Porque Papá Noel no actúa solo: Personalidades Navideñas del Mundo que o Conocen Poco o son tan Raras que Desearían no  haber Sabido de Ellas.

Artículo # 83 del año 2 del blog (Y sería el artículo # 449, pero como ya acabó el bonito experimento de un blog por día, se reinicia la cuenta. Algún día reseñaré Operación Regalo, que aunque es buena y plantea de forma interesante la forma de Papá Noel de entregar regalos, sus primeros diez minutos me dejaron exhausto. Sí, los duendes del comando especial de entrega de regalos hacen bien su trabajo, pero verlos aquí y allá casi me quitó el aliento).

santa_claus_png9992
¿Qué Papá Noel se encarga él solito de llevar los regalos a todo el mundo? Pues la verdad ya no es ningún secreto.

Aquí en Colombia tenemos la costumbre de invocar al Niño Dios en Navidad  para que dé regalos a los niños, o esa es la creencia más popular – aunque realmente se dan regalos en honor a su nacimiento-, que la idea del personaje es desplazar la creencia de que Papá Noel es el que trae presentes. Particularmente no somos el primer país que cuenta con un personaje propio que se encargue de tal misión, que cada parte del mundo, tan única una de otra, cuenta con su propio embajador decembrino, y éste suele variar según la región. Así que en la siguiente lista que he elaborado para mi último artículo, no se vayan a sorprender mucho con lo que encontrarán a continuación, que lo que habrá será mucha variedad.

Hoteiosho.

natale-giappone
Aquí sólo le han quitado a Papá Noel barba y abrigo, que sobraban, y se han dejado lo demás a la vez que le han “niponizado”.

Como Japón no es un país que sea precisamente cristiano, que lo que impera allá es el budismo, han adaptado las navidades a sus costumbres, que la convierten en una celebración más para parejas y enamorados (algo así como un San Valentín Decembrino para ellos), quienes comen torta de frutas e intercambian presentes, razón por la cual han decidido adoptar la fiesta pese a no ser cristianos, por el lado comercial.  Con esa intención, no sólo han acomodado la Navidad a su conveniencia, sino también a su principal representante, Papá Noel, a quien han combinado con una divinidad budista a quien han encomendado la misión de repartir regalos. Ése es Hoteiosho, un gordito bonachón que es tanto dios de la fortuna o encarnación futura de Buda, y que reparte regalos a las parejas y a los niños. Para sumarle omnisciencia, Hoteiosho tiene ojos en la nuca, con los que puede ver a quienes se han portado bien y a los que no, lo que lo hace bastante extravagante, pero en menor medida si tenemos en cuenta que lo que vendrá lo es todavía más.

Ded Moroz y la Doncella de Nieve

ded-moroz
Y no, a éste “Papá Noel” soviético no lo escolta Elsa de Frozen, aunque pareciera.

Originalmente un hechicero malvado, Ded Moroz se dedicaba a secuestrar niños pequeños y pedía rescate por ellos a sus angustiados padres. Pero seguramente se debió cansar de eso – que lo comprendo, ya que lidiar con niños a veces puede ser agotador- y se reformó, dejando de lado sus crímenes para volverse el repartidor oficial de regalos a los más pequeños en Serbia , Ucrania, Rusia y otras naciones que conformaban la U.R.S.S. A Ded Moroz también lo acompaña su nieta – y vete a saber si era su cómplice en su pasada carrera criminal- Snegurochka, la Doncella de la Nieve, con la que viaja en un trineo con forma de caballo durante el último día del año para entregar presentes a los niños.

Pedro, el Negro

image
Sí, algo racista, pero ya saben que la abolición de este prejuicio llegó a su debido tiempo a Europa.

En lugares como Alemania, Holanda o España, Pedro el Negro sería considerado el ayudante de San Nicolás, personaje tradicional navideño  que pareciera que en Alemania reemplazara al terrible Krampus con la figura de niño sirviente que asiste a su señor en la entrega de regalos. Como con el tiempo la esclavitud ya no sería  bien vista, nuestro amigo Pedro ya no sería considerado esclavo, sino un deshollinador, lo que significa un suspiro de alivio para quienes comen de los prejuicios, que su representación de un hombre pintado de negro para simular ser un afrodescendiente es bastante racista. Aunque su existencia siempre siembra algo de polémica, precisamente por  ser un estereotipo racista, su popularidad es innegable, y se le conoce como el encargado de repartir los presentes de San Nicolás a los niños, metiéndose a las casas por  las chimeneas para dejar regalos a los niños buenos y sal o carbón para los malos.

Belsnickel

mc-pictures-pennsylvania-dutch-belsnickel-is-s-002
Y volviendo con los ayudantes raros, éste tipo.

Si una cosa queda clara es que en la antigüedad los europeos disfrutaban meterle miedo a los niños, que no les bastaba decirles a los pequeños que un demonio los iba a castigar por portarse mal, que también tenían a una suerte de hombre vestido con pieles que no acompañaba a San Nicolás en sus recorridos nocturnos, aunque se ocupaba de la comitiva. Su gracia reside en llevar un látigo para azotar a los niños que se han portado mal, mientras que a los buenos les da dulces y tortas, lo que deja pensando que a éstos últimos no es que precisamente los premie, si tenemos en cuenta que con semejante dieta les puede dar unas buenas caries, o peor, una temprana diabetes. Se le suele relacionar con el Krampus y en Estados Unidos, más precisamente en Pensylvania, se le ha acogido como personaje festivo local.

La Befana

mmnn
Con ustedes, una exiliada de Halloween.

Cuenta la leyenda que los Reyes Magos no eran precisamente infalibles, y seguir la estrella de Belén no los llevó precisamente a donde nacería el niño Jesús. Confundidos como estaban, pidieron en el camino la ayuda de una anciana, que les señaló el camino correcto. Los reyes, agradecidos, le pidieron que los acompañara, pero ella se negó, cosa de la que se arrepentiría después. La mujer intentaría dar con los reyes para ir con ellos a recibir al niño, pero al no dar con ellos – cosa rara, pues les indicó el camino- decidiría expiar su culpa llevándole regalos a todo niño que encontrara, compuestos principalmente por dulces, misión que con los años iría creciendo, pues la señora no sólo haría esto en su vecindad. Con los siglos, ella se volvería una bruja, y se haría conocer como La Befana, que visita los hogares italianos el 5 y 6 de Enero para repartir dulces a los niños y carbones a los que se han portado mal. O según variaciones de la leyenda, dulce con forma de carbón, que no es precisamente mala, aunque en las épocas del fascismo se impulsaba la creencia en ella.

Olentzero

olentzero-baja-del-monte-ninos-ferreria-mirandaola-001
Ya que el carbón nunca puede faltar en Navidad, ésta también cuenta con un carbonero.

Olentzero, un personaje paródico del País Vasco, es relativamente reciente como personalidad navideña, ya que en la década de los ochentas sufrió una transformación que lo ubicó como ícono decembrino. Su historia habla de un hombre que vive aislado del mundo, fabricando carbón vegetal  en medio del bosque, y siendo un aficionado del buen comer y beber, que baja una vez al año de las montañas montado en su trineo con forma de caballo para entregar los regalos a los niños que le han enviado cartas. A su juicio ve quien se ha portado bien y quien no, repartiendo de esa manera regalos a los niños que los merecen. Tiene una variación gallega llamada Pandegueiro, que es más corpulento, y que su juicio para dar regalos a los niños es palparles el vientre para saber si han comido bastante, lo cual es bastante raro.

Tío de Nadal

11356344433_242e013565_b
No se dejen engañar por la carita de este tronco, que su historia es sin duda la más perturbadora de este artículo.

Y concluímos con un  representante ibérico, el catalán Tío de Nadal, que ha ganado últimamente popularidad en las redes debido a su particular historia.  Como personaje navideño pre-cristiano, Tío de Nadal nace de la costumbre de tapar con una cobija un tronco durante 22 días  para que no pase frío – en serio-. Según la leyenda, se le hace una cara decorada en uno de sus extremos y  se le da de comer hasta  Nochebuena- muy en serio -, cuando los niños se reúnen para pegarle al tronco, lo que lo obliga a defecar regalos debajo de la manta – muy, muy en serio, que no hay modo que me haya podido inventar eso-, que al principio eran cosas pequeñitas como dulces o pequeños juguetes, pero que después tuvo la habilidad de evacuar cosas más grandes, porque los niños con el tiempo no se conformaban con pequeñas cosas ya. Agradezco no haber nacido en Cataluña y haber sido parte de esta tradición.

Como ven, lo que hay es de donde escoger, que los íconos navideños no siempre son señores bonachones con risas particulares y porte para figurar en postales, que en tiempos lejanos se tenía la idea de que un buen personaje de fiestas decembrinas debía ser uno que castigara severamente o premiara, o ambos, y no debía ser precisamente un humano el escogido para llevar la alegría a los hogares. Como el mundo es ancho la variedad está a la orden del día en lo referente a la Navidad y sus variaciones según la nación, lo que sin duda quedó claro en mi último artículo.

Ni idea de quién representa la Navidad en Australia, pero en este Sketch de SNL nos dan un personaje perfecto, pero muy estereotípico, por cortesía de “Wolverine”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s