CRÓNICAS DESDE LA CUARTA DIMENSIÓN, DOCTOR WHO, LA BUFANDA DESHILACHADA : LA SEMANA DE DOCTOR WHO (IV)

Artículo # 63 del año 2 del blog  (Y sería el artículo # 429, pero como ya acabó el bonito experimento de un blog por día, se reinicia la cuenta. Un año después del incidente del Chicho Serna cuando prometió llevar a unos niños a Argentina para presentarlos a clubes de fútbol y me sigo riendo de los memes que generó su caso. Debo ser idiota o algo así, pero es que esos memes no han perdido su gracia, sea o no el Chicho inocente del caso).

35.jpg
A veces creo que sólo faltó que en los setentas se hiciera una recolección de firmas para cambiar el nombre del programa, de Doctor Who a The Tom Baker Show.

Cierto es que las temporadas 12 a 15 fueron las más populares de toda la serie clásica tanto por Tom Baker como por el productor -¿Showrunner?- Phillip Hinchcliffe, que permitió la introducción de una atmósfera gótica al programa, traducida en los desafíos que tuvo que enfrentar el Cuarto Doctor, que iban desde destructores de mundos, criaturas de anti-materia, al “padre” mismo de los Daleks, y fugitivos del siglo LI que se escondían en el siglo XIX de los Agentes del Tiempo. Sí, Tom Baker fue afortunado en coincidir en esta buena época, la cual sirvió para que perpetuara su permanencia en el programa por cuatro años más, y si mal no recuerdo, nos quedamos ayer recapitulando hasta la temporada 17, en la que el Doctor seguía con su segundo K9 y la segunda encarnación de Romana.

El Cuarto Doctor y Romana eran La Pareja. Sino, ¿Cómo explican que casi que los “shipearan” en comerciales de computadoras?

Con la segunda encarnación de Romana -que según nos dejó claro el show las damas del tiempo se regeneran como quien se cambia la camisa- el equipo de aventureros era más óptimo, que al fin la aventajada alumna de la Academia Gallifrey consideraba al Doctor su igual tras apreciar su habilidad para lidiar con toda amenaza al continuum espacio temporal que se le atravesara, que eso para un nómada de la cuarta dimensión era un día de campo. Entre las historias destacadas de la temporada 17, en una el Doctor se las vuelve a ver con Davros y los Daleks en el último serial escrito por Terry Nation, otra fue reescrita por Douglas Adams para que el timelord y  Romana visitaran Paris para enfrentar a un alien que ha estado en este mundo antes de que surgiera la vida en la Tierra,  otra fue memorable por incluir al sobreactuado villano Soldeed y su respuesta sobre  cuántos Nimons ha visto hoy, y  como no, hubo lugar para un serial sin terminar, el mítico Shada – también de Douglas Adams-, que por huelga en la BBC quedó inconcluso, aunque más tarde se le dedicaría una novelización y una escena del mismo se vería en el especial por el 20 aniversario de la serie.

dw_cl_0480_fourth_doctor_in_the_leisure_hive_11
Tom Baker luce obviamente satisfecho con su nuevo vestuario.

La temporada 18 marcaría un precedente para la serie, y ése sería John Nathan Turner, quien supliría al entonces productor Graham Willians, ocupando él su cargo, y siendo a partir de aquí el último showrunner de la etapa clásica, que se mantendría en el cargo hasta su cancelación en 1989.  Y Turner tenía bastantes planes, que una de sus primeras “jugadas” fue reemplazar el traje de Tom Baker por uno todo de color burgandy, con pantalones hasta más debajo de las rodillas, una bufanda todavía más larga que la anterior de colores, e interrogaciones en el cuello de la camisa. ¿Qué quería decir esto? Que John Nathan Turner era alguien que quería tener control sobre todos los aspectos de la serie, y por eso no extraña que la temporada 18 fuera la última de Tom Baker, que a la salida de Lalla Ward – poco después casada con Baker-  y K9 en Warrior´s Gate, estos serían reemplazados por Adric, un niño de la dimensión Espacio-E interpretado por un veinteañero – que en Inglaterra son raros al poner a adultos hacer papeles de niños- Nyssa, hija del cónsul del pacífico planeta Trakken, y a quien The Master habría robado el cuerpo para regenerarse, y la azafata australiana Tegan Jovanka, que por cruzarse con el Doctor había perdido un puesto en una aerolínea. A Tom Baker no le gustaría uno sólo de estos cambios, y lo más sensato para él en aquel momento era irse, decisión a la que Turner no se opuso, pese a que en producción pusieron el grito en el cielo, que en lo que a ellos les concernía, Tom Baker era Doctor Who.

Te vas a ir Tom, pero con todos los honores.

Pero para quien se creía que Doctor Who se lo podía poner de corbata poco le importaba la audiencia, que la cifra de 10 millones de televidentes por episodio emitido los sábados por la noche seguro era algo que podría superar en el tiempo que permaneciera como productor ejecutivo. Pero algo que ni Nathan Turner podría negar en aquel entonces era que Tom Baker había dejado el listón muy en alto con sus siete años de permanencia en Doctor Who, y que quien le sucediera debía mantener el nivel que la serie tenía hasta el momento, con lo que el entonces productor buscó entre sus opciones a un actor que ya se hubiera establecido en las mentes de los televidentes, un actor reconocido que diera la talla y fuera capaz de guiar a la audiencia del programa a una transición de la era de Baker a la suya como hiciera Patrick Troughton en el 69. Y ése actor fue Peter Davison.

castrovalva_part1
Davison era respetuoso con la tradición de los actores que le sucedieron, que deshacían todo lo relacionado con el intérprete anterior del Doctor.

Peter Davison, conocido como el veterinario Tristan Farmon en la serie All Creatures Big and Small, definitivamente estaba en el imaginario colectivo en ése papel, y verlo ponerse un traje de cricket simulando ser el nuevo Doctor seguro debió ser un “brainstorming”, ya que los televidentes verían a su veterinario favorito surcar el espacio tiempo y no al Señor del Tiempo al que ya estaban acostumbrados, que aparte del cambio físico – con diferencias más que marcadas ante el porte de Tom Baker- las maneras del Quinto Doctor cambiarían, situándolo en un regreso a los orígenes, donde el Doctor dejaba de ser ese personaje casi infalible y más vulnerable como en los primeros tiempos, de porte diplomático y poca paciencia para con sus compañeros cuando éstos se concentraban en llenarlo de preguntas.

four-to-doomsday-3
Ahora con Davison, el que el Doctor tuviera una pelota de Cricket en su uniforme de Cricket tenía más sentido.

He de confesar que a la etapa de Davison le he corrido como a la peste, que entretiene poco o nada, y ya estaba acostumbrado a ver al Doctor tomar iniciativa en situaciones difíciles, y no verlo relegarse mientras se miraba el apio que le colgaba en la solapa, que en un principio no tenía más razón de ser que la de servir de un vegetal decorativo. Pero en los tres años en los que permanecería en el programa, aconsejado por Patrick Troughton para que no permaneciera más de ese tiempo para evadir el encasillamiento, como el Quinto Doctor atestiguaría luchas más seguidas contra The Master, a la vez que seguía a cargo de sus compañeros heredados de la era anterior, una Tegan enojada – todavía- por perder el trabajo, un Adric que se veía como una versión molesta de Zoe Heriot, y una Nyssa que seguía igual de cándida pese a perder a su mundo y a su padre a manos de uno de los enemigos más peligrosos del Doctor.

adric_-_earthshock
Recordar la temporada 17 porque Adric – que no era tan malo- dio su vida para evitar que una nave Cybermen destruyera al Tierra en el Cretácico no tiene precio.

La temporada 19 había dejado una lección, que si en el pasado los acompañantes eran propensos a morir durante sus viajes con el Doctor – como Katarina con el Primer Doctor-, esto volvería a ocurrir en algún punto del programa. La muerte de Adric en Earthshock dejaría no sólo marcas y traumas en la tripulación del Doctor – asi Tegan ya dejaba de fregar con que le hicieron perder el trabajo- sino en la audiencia, que para fines prácticos Adric era el Jason Todd de Doctor Who, que aunque fastidioso y molesto, su muerte había hecho mella en la audiencia. Pero tras dos seriales de la temporada 20, conocida por regresar a varios enemigos clásicos, como Omega y el Guardián Negro, a quien el Doctor le corriera de la temporada 16 a la 18 temiendo represalias por frustrar su plan de hacerse con la Llave del Tiempo, a Adric lo reemplazaría Vislor Turlough, un joven alienígena del planeta Trion que serviría al Guardián como asesino personal para acabar con su acérrimo enemigo.

fiveturloughcap1
Vislor Turlough era la principal razón por la que gritarle al Doctor que ya dejara de ser un confiado.

Como el principal villano de The Key to Time merecía algo más que un solo serial, el Guardián Negro aparecería en tres historias, donde Turlough, a quien había prometido devolverlo a Trion – cosa que el Doctor gustoso habría realizado- , ganando la confianza del Doctor, intentaría acabar con su vida, principalmente saboteándole la TARDIS para que muriera en algún lugar peligroso y recóndito del Universo. Y claro que el Doctor debía estar bien ocupado en ver cómo de verdes estaban las hojas de su apio para no darse ni cuenta que le manipulaban la TARDIS a sus espaldas para una muerte segura. Pero nada, que al final Turlough se quedaría tras una derrota temporal al Guardián Negro, Nyssa dejaría la TARDIS en una estación espacial para convertirla en estación espacial, y se vendría encima el especial de aniversario por los 20 años del programa, en formato telefilm de una hora, más o menos.

five-doctors-discussion
Prometía superar el especial anterior, pero tenía al menos dos puntos en contra. Uno de los Doctores estaba muerto, y el otro no quería saber nada de Nathan Turner.

The Five Doctors representaría un serio desafío para la producción, que prometía entregar 5 Doctores interactuando entre ellos mientras cada encarnación existente hasta el momento del Señor del Tiempo era encerrada en la Zona de la Muerte de Gallifrey junto a varios acompañantes y villanos por un villano que, desde las sombras dirigía los pasos del Doctor para buscar para él el secreto de la inmortalidad de uno de los tres fundadores de los Señores del Tiempo, Rassilon. Desafortunadamente William Hartnell había dejado este mundo en el 75, con lo que no pensaron contar con el personaje del primer Doctor, hasta que la viuda del actor intercedió por una carta para que no vieran como un obstáculo la seria desventaja de que Hartnell llevaba ya 8 años muerto, con lo que el veterano actor Richard Hurdnall haría de la primera encarnación. Pero si por un lado la muerte era una desventaja para que un actor participara, por otro estaba el resentimiento, que Tom Baker seguía enojado con John Nathan Turner por su experiencia en la temporada 18, y aseguró que no participaría del especial, con lo que, para reemplazarlo se echaría mano de la creatividad, y se usaría un fragmento de Shada donde el Cuarto Doctor y Romana daban un paseo en góndola, poco antes que un “pañuelo” que aparecía de la nada intentara secuestrar al Doctor, dejándolo atorado en el vórtice temporal al no poder hacerse con él. Para las fotos promocionales se usaría un maniquí del Cuarto Doctor, que por supuesto sería el blanco de bromas del elenco.

doctor-who-five-doctors
El mejor momento del especial, el cara a cara de las encarnaciones, donde incluso el Quinto Doctor resulta “trolleado”.

La temporada 21, última para Peter Davison y  también significaría la línea de meta para Turlough y el acompañante mecánico que el Doctor acogiera en la temporada anterior, Kamelion, el cual era digno de una creepypasta debido a que se le vinculaba con una maldición que involucraba la muerte para quien escribiera sobre él o lo personificara como su versión humana – que la gracia del robot es que era un cambia formas- a partir de la muerte de su creador, que no dejó pistas sobre los complicados códigos para manejarlo. Al final, el tieso de Kamelion tendría que ser forzosamente eliminado, luego de que se le evitara salir en el especial y en episodios posteriores por su complejidad técnica. Tegan dejaría definitivamente al Doctor, y esto lo dejaba con la única adquisición a su “tripulación” que el Doctor conoció poco antes que Turlough se devolviera a Trion, Peri Brown.

46pqb
Cuando ves la foto promocional con la que JNT decidió presentar a Peri al público es cuando te pones a dudar sobre si el señor showrunner sabía realmente qué programa era el que estaba manejando.

The Caves of Androzani sería el penúltimo serial de la temporada 21, y sería escrito por Robert Holmes, quien seguramente se animó para darle al fin una explicación racional de porqué el Doctor se colgaría un apio en la solapa, que al final resultaba bastante útil ya que le ayudaba a detectar gases a los que era alérgico, detectándolos cuando el apio se ponía morado luego de absorber un poco. La historia era vagamente basada en El Fantasma de la ópera, que en ella un villano deformado por lodo candente urdía su venganza contra el culpable de sus heridas en el interior del planeta Androzani Minor. En medio de esta guerra entre estos dos adversarios, surgía la urgencia de hallar una cura para Peri, que junto con el Doctor terminaron envenenados por la versión cruda de la codiciada droga de Androzani, Spectrox, y que sólo podría ser contrarrestada con el único antídoto conocido, la leche de murciélago gigante. Así que tendríamos a un Doctor de apariencia débil sacrificarse para ir a buscar al raro animal en las profundidades, y por si no fuera poco,  eximirse de tomar lo que quedaba del antídoto para salvar a su compañera, mientras concluía de esa forma otra etapa de su larga vida como Señor del Tiempo.

La secuencia de regeneración del Quinto Doctor  sería parodiada en un corto para el 50 aniversario.

Con Peter Davison dejando el listón en alto con esta última aparición, la vacante para Doctor sería ocupada  en el último serial de la temporada 21 por un actor que ya había pasado previamente por el programa – un hecho que se adelantaba al caso de Peter Capaldi varias décadas después-, Colin Baker, quien ya había hecho del gallifreyano Comandante Maxil en Arch of Infinity en la temporada 20, y que John Nathan Turner juzgó como el adecuado reemplazo de Davison. Pero después quisiera Colin Baker que Turner nunca se hubiera fijado en él, porque sus planes hacia su persona involucrarían desde un osado cambio de vestuario hasta una nueva personalidad algo sicótica para el nuevo Doctor.

1418693429331
Y créanme cuando les digo que lo del vestuario era lo de menos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s