CRÓNICAS DESDE LA CUARTA DIMENSIÓN, DOCTOR WHO, El AUGE DE LA EDAD DORADA: LA SEMANA DE DOCTOR WHO (II)

Artículo # 61 del año 2 del blog  (Y sería el artículo # 427, pero como ya acabó el bonito experimento de un blog por día, se reinicia la cuenta. El Mannequin Challenge se ve que es un reto que pone a prueba la imaginación, y aunque no pegue tanto como el Harlem Shake (jodida moda que nadie ya recuerda), será considerado por futuras generaciones como una especie de arte).

troughton7
¿Entonces nos quedamos ayer en Patrick Troughton? Obviamente la respuesta es sí (nada, nada, sigamos).

Si a William Hartnell le tocó ver su retiro de Doctor Who de una forma casi que forzada, quedándose en casi un total de 3 años, Patrick Troughton adoptaría la misma cantidad de tiempo, que según él, actor ya con una vasta experiencia en televisión, ese era el tiempo preciso para evitar el encasillamiento. En sus tres años en el programa las aventuras en otros mundos se multiplicaron, y al contrario de su intrigante antecesor, que te forzaba o te forzaba a viajar con él y a visitar parajes alienígenas en las condiciones que fueran –resumo la primera parte de The Daleks (1963), el Doctor hacía amigos de sus acompañantes, a quienes obviamente no dejaba tocar su consola de la TARDIS, que eso era privilegio de él, por más amigo que fuera Jamie o más lista que fuera Zoe. Pero si algo se destaca de esta segunda etapa del programa, que con la salida de Troughon iría por su temporada 6, era que eso que se insinuó en la era Hartnell, y que iba relacionado intrínsecamente con el origen del Doctor, los Señores del Tiempo.

the-war-games-4
El Doctor entre sus iguales. El final de la era Troughton fue épica.

Porque si con el Primer Doctor supimos que él y su nieta Susan no eran los únicos de su raza surcando el continuum tiempo-espacio – que un tal Monje Entrometido también hacía de las suyas aquí y allá, pero no precisamente para el bien-  en la era Troughton conoceríamos a otro antagonista e igual del Doctor, el Jefe de Guerra, que se había aliado con los beligerantes War lords para crear un planeta-diorama habitado por ejércitos de la Tierra sustraídos de distintos puntos de su historia para ponerlos a combatir entre ellos y conformar con los sobrevivientes un poderoso ejército para sus conquistas. El Doctor metería mano en el asunto, y al final tendría que convocar a los Señores del Tiempo para que le ayudaran a devolver a cada combatiente abducido a su respectiva época, pero esto le costaría ser atrapado por sus “paisanos” para ser juzgado por sus crímenes.

doctor-who-cliffhanger-3
Aquí el Doctor tenía buenos puntos, pero omnipotentes como eran, los Señores del Tiempo a cada alegato le dijeron “no”.

Los Señores del Tiempo se revelaron como entidades poderosas capaces de retener incluso al mismísimo Doctor que había salido avante de cuanta situación se le presentara en anteriores aventuras. Resignado y derrotado tras ver que sus compatriotas no le pasarían por alto su intervención en otros mundos y épocas, aunque fueran de naturaleza benigna, sería condenado al exilio en la Tierra del siglo XX, como castigo ejemplar, que no podría ir por ahí a bordo de su TARDIS, que se quedaría con él para hacerle compañía. Además su cara se iría, con lo que Patrick Troughton dejaría vacante el papel del Doctor para que otro actor lo ocupara. Éste no sería otro que Jon Pertwee, quien a sus 50 años tomaría el reto de encarnar a la tercera encarnación del protagonista para seguir la tradición de dejar atrás lo realizado por su antecesor para moldear una nueva personalidad para el Doctor.

2013-11-05-08-51-43-b4-max-cmykpertwee2
Abran paso que el camp y el color llegan con toda.

En algún punto en la BBC debieron pensar que eso de aventuras espaciales y por el tiempo ya como que se sabía añejo y ya visto -y que el presupuesto estaba algo bajo y no daba para tales desvaríos-, con lo que el exilio en la Tierra se presentó como una oportunidad para ambientar las nuevas aventuras del Doctor en Reino Unido, y como parte de la UNIT, una organización militar afiliada a las Naciones Unidas, creada con el único propósito de enfrentar amenazas de origen extraterrestre o sobrenatural. Y esto sería justo lo que el Señor del Tiempo caído en desgracia necesitaría, que sin una TARDIS y sin la capacidad de manejarla, se encontraba desamparado en medio de un mundo que ahora se le presentaba hostil, pese a salvarlo en más de una ocasión, pero que era gran amigo del líder de UNIT, el Brigadier Alastair Lethbridge-Stewart (desde la invasión Yeti a Londres), la situación se le suavizaría, y tendría a su disposición los recursos necesarios para intentar volver a sus acostumbrados viajes por el Universo.

a168ad5fdde2bfdc63578d5760a0ca87
El Doctor y algo de Agente Secreto.

Pero como la acogida del Brigadier era algo así como parte de un convenio, el Doctor les ayudaría a combatir a monstruos venidos del espacio y a villanos megalómanos nihilistas con sus métodos y ciencia, que cuando llegó a hacer parte de UNIT, la tan celebrada fuerza anti-monstruos no era más que un puñado de soldados que sabían disparar (más o menos) bien, pero nada más. Y como combatir Daleks y otras cosas no sólo iba de arrojar arsenal como locos a ver si les pelaba la pintura, el Doctor, junto a sus acompañantes de turno y varias caras conocidas dentro del regimiento se las verían con terrores venidos del espacio y criaturas que dormitaban en las entrañas de la Tierra, ya fuera junto a la Doctora Liz Shaw, quien era su igual a nivel científico, como con Jo Grant, una jovencita inexperta afiliada a UNIT por favores políticos que relevaría a Shaw porque los productores pensaron que una mujer con doctorado que rivalizara con el Doctor  no era lo que quería la audiencia. Ay, esos tiempos.

jo
Y nada, que el Doctor necesitaba más a quien aleccionar y callar que a alguien que le entendiera al instante su verborrea científica.

Pero se vería pronto un crecimiento de la cantidad de secundarios en la serie, que a Pertwee no sólo lo acompañarían el Brigadier, Jo, y el Sargento Benton, a quien conoció en su época de cabo durante la invasión de los Cybermen, que vendría Mike Yates, de cargo capitán, y uno de los villanos más memorables de esta etapa, The Master, quien en más de una ocasión probaría sus movimientos en la enigmática doctrina marcial del Aikido Venusino, y que además de ser su igual, un Señor del Tiempo renegado como él, al tiempo era su opuesto, que mientras nuestro héroe era hombre de viajar por el tiempo y el espacio para aprender y conocer, The Master quería ser un conquistador, y sin ruborizarse admitía que lo de él era obtener el dominio de todo el universo, con su TARDIS funcionando a toda máquina y con planes malvados y alianzas locas cada vez que asomaba la cabeza para causar jaquecas a quien lo consideraba su “mejor enemigo” y a sus aliados.

9hgco3v
Que el malo te caiga tan bien como el bueno aquí no debería ser motivo de discusión, The Master era literalmente el Amo.

Las peripecias con The Master irían con una fórmula típica en cada uno de los seriales en los que el actor Roger Delgado, encargado de personificarlo, hizo aparición, pues casi siempre figuraba como aliado de alguna raza alienígena en vistas de conquistar la Tierra, pero llegaba a un punto en el que las cosas se le salían de las manos y el Doctor debía ayudarle – el colmo- para que no lo forzaran a regenerarse  sus antiguos aliados cuando decidían traicionarlo. The Master se había convertido en parte de la “Familia de UNIT”, como se conocía al elenco de esta etapa, y que bien se pudo quedar la serie con esta etapa, pero desafortunadamente el fallecimiento de Delgado frustraría este plan.

jonpertweekatymanningrogerdelgadonicholascourtney3
Una foto mientras hay tregua.

En esta época se sabría todavía más de los Señores del Tiempo, aquellos que en la etapa anterior habían demostrado su terrible omnipotencia, siendo capaces de bloquear al Doctor su TARDIS en caso de que consiguiera hacerla funcionar y que además le manipularon la mente para que olvidara algoritmos para hacer posible el viaje en el tiempo. Que la segunda aparición de los Señores del Tiempo tendría lugar en el especial por los 10 años del programa, The Three Doctors, que reunía a William Hartnell y Patrick Troughton con Jon Pertwee en una historia donde los Señores del Tiempo, aquí en serios problemas, requerían la ayuda del Doctor para confrontar a Omega, uno de los tres padres fundadores de la cultura de los amos de Gallifrey y a quien se le creía muerto por caer en un agujero negro, pero al que realmente le tocó acomodarse en un universo de antimateria, donde pretendía vengarse de sus compatriotas por olvidarlo en aquel lugar. Y la cosa iba en serio si tenían que confiar la misión a tres facetas del Doctor para acabar con un villano.

the-three-doctors-3
Tanta magnificencia en esta imagen.

No sólo se vería a los Señores del Tiempo en acción, devolviendo al final al Doctor la capacidad de viajar por el Tiempo y el Espacio, cosa que de buen grado aceptó, y que desde entonces haría de forma ininterrumpida pero sin separarse de UNIT, que todavía quedaba mucho por hacer, aunque Jo Grant, la incondicional compañera de esta etapa, no lo acompañara hasta el final. A su reemplazo vendría la reportera feminista Sarah Jane Smith, que se pondría rápido al corriente de lo que era el Doctor y sus aventuras, además de estar presente cuando su “mentor” revelara al fin el nombre de su planeta, cosa que se mantuvo sin revelar durante diez años – y luego hay quien se queja de que a Moffat no le ha dado la gana de revelar el origen de los Ángeles Llorones tras 9 años de su debut-, que junto con él los viajes y las misiones en la Tierra y otros mundos estaban garantizadas, hasta el triste y mal final.

91ba35ed083ddb1bf255559bb7ebeb4e28de5125
Creo que apenas sí se habían conocido. Pero nótese la felicidad en sus caras.

Cinco años en el papel del Doctor dejarían a Jon Pertwee en ese momento como el actor que llevaba más tiempo en hacer del Viajero Temporal, que aparte el retiro fue más que obligado, que tras la muerte de Roger Delgado y la partida de Katy Manning, la actriz que encarnaba a Jo, al actor no le quedaba nada porqué quedarse. Una conmovedora escena tras una fatigosa aventura donde el Doctor moría envenenado por radiación cerraría el ciclo de este actor, y comenzaría otra amplia etapa que pondría en su punto más álgido la etapa dorada de Doctor Who, que a la partida de Pertwee, el conocido actor por papeles de villano que a ratos trabajaba en la construcción, Tom Baker, daría a la serie un éxito inesperado del que se hablaría durante décadas, que Baker pasaría de ser un Doctor más a ser El Doctor, a partir de 1974.

tombaker
Baker sería bautizado como “Dientes y rizos” por Pertwee en algún punto de la serie. Y no le faltaban razones para esto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s