Crónicas de una Amenaza Feral: Acerca de la Bestia de Gévaudan

Artículo # 37 del año 2 del blog  (Y sería el artículo # 403, pero como ya acabó el bonito experimento de un blog por día, se reinicia la cuenta. Timeless, o cuando en Estados Unidos las televisoras no tienen pudor a la hora de plagiar producciones extranjeras. Seguro en SONY sí que pensaban que porque El Ministerio del Tiempo era español nadie iba a comparar ambos programas, pero ya ven que no).

tumblr_nlzsl3v5g41syrjl3o1_1280
Y el misterio sobre la cosa hiena-lobo-perro-lo que sea sigue, a pesar del paso de los siglos.

Los monstruos son objeto de fascinación todavía en el presente. Desde bestias prehistóricas, criaturas de pesadilla de los mitos y leyendas del mundo hasta horrores provenientes del espacio enriquecen el imaginario colectivo, ansioso por saber más de estos originales engendros de pesadilla. ¿Pero qué pasa cuando el monstruo pasa de ser un mito a volverse realidad? Esa pregunta seguro se la hicieron los pobladores de la localidad de Langogne, en Francia, en la mitad del siglo XVIII, cuando un ser de pesadilla asoló el área rural con su sed de sangre, que iba más allá de satisfacer su hambre, ya que su verdadera ansia se podía calificar como criminal al compararse su modus operandi con el de un asesino serial, cosa que era de sobra.

beast-attaque
Cuando veía esto de niño me ponía a pensar sobre la supuesta maldad de la bestia, que aquí no parece que estuviera haciendo nada malo.

1764 no era un año propicio para Francia, que acababa de salir de la Guerra de los Siete Años, y tenía al rey Luis XV más preocupado por su gabinete que por el bienestar de su gente, que pasaba hambre y necesidades. Lo que menos necesitaban ahora era un problema mayúsculo para atenuar la crisis, pero como éstos vienen sin avisar, de repente se dio la alarma en las zonas rurales del sudeste del país de una serie de ataques realizados por una criatura salvaje que había dado muerte a una pastora de 14 años llamada Jean Boulet, que si no era la primera víctima del monstruo, sí era la primera documentada, ya que se sabe de un ataque anterior a otra chica. La Bestia de Gévaudan, como sería conocida, seguiría con su sendero de muerte, seleccionado mujeres y niños desprevenidos para mutilarlos de las formas más espantosas, y separando las cabezas de sus cuerpos, según algunas fuentes y testigos, que aseguraban ver a la criatura decapitando y luego poniendo cuidadosamente la cabeza en el cuello del cadáver.

bestia_gevaudan
Y los retratos basados en declaraciones de testigos  sobre este “verdugo cuadrúpedo” no faltarían.

Según testigos y sobrevivientes, la Bestia que durante tres largos años asollara Gévaudan era de pelo rojizo, cabeza grande, una enorme cola peluda, y una franja blanca en toda la mitad de su espalda. Si el desconcertante aspecto exterior de este ser no era suficiente, quedaba entonces saber sus monstruosas dimensiones, ya que se le creía tan grande como un caballo o un asno y un peso de 100 Kg. La situación era desesperada, y la gente moría sin posibilidad de que la masacre se detuviera. Para el 15 de Noviembre del primer año de ataques de la bestia, Luis XV enviaría a los Dragones, una división del ejército, a caballo y a pie que liderados por el capitán Duhamel, darían caza al asesino serial más desconcertante desde antes del orangután de Asesinato en la Calle Morgue. Jornadas de cacería de los dragones, junto a cazadores informales atraídos por la recompensa que se ofrecía por la bestia irían tras ella, pero descubrirían su alta resistencia al daño físico y su persistencia a la hora de matar, lo que la hacía un caso difícil, muy lejos de ser considerada una criatura natural.

209886dz
Mientras doncellas mueren por la bestia, los muy tontos se ensañan con los lobos.

Mucho se llegó a especular en aquellos tiempos sobre la Bestia de Gévaudan, cosas sobre que su existencia se debía al cruce de fieras, que darían como resultado a un híbrido monstruoso y amaestrado para causar el terror según un elaborado plan que buscaba derrocar a Luis XV, o un castigo divino que asolaba la región, según las autoridades religiosas, que no descartaban tampoco la naturaleza diabólica de éste ser, que según un obispo de la época, debía contrarrestarse su presencia y hábitos asesinos con una jornada de rezos. Ante la retirada de los Dragones, que tan sólo se ocuparon de matar lobos, principales sospechosos, la recompensa por dar muerte a la bestia se infló, siendo codiciada por muchos, y que sólo era consecuencia de las críticas que recibía el monarca por dar signos de no poder manejar esta situación, que se le salía de las manos, pese a darse en una comarca. Finalmente en 1966 se da muerte a la criatura, o eso pensaron muchos, que desconocían que era una estratagema de la Corona Francesa para hacer pensar a todos que la crisis había terminado, que la loba muerta y alterada con taxidermia que se llevó a palacio era de lejos el verdadero asesino.

wolf_of_chazes
Como quien se lava las manos y manda hacer su monstruo para que los demás le bajen a los chismes.

Esto significó una temporada de paz en la región del sudeste del país, pero para el resto de 1966 la Bestia volvería a sus andadas, en una clara manifestación de intenciones en las que dejaba claro que todavía su sombra no dejaba de aterrar a la región. Las muertes seguirían y las cacerías serían infructuosas, aunque un acto heroico sin precedentes se añadiría a la leyenda ya que un grupo de niños pastores harían frente al monstruo, al socorrer a uno de sus compañeros y una mujer, Marie Jean Valet, que sería víctima de uno de los ataques de la criatura, pero que se la quitaría de encima al clavarle una lanza en el pecho. Casos como los de los niños héroes y la Dama de Gévaudan, como sería conocida Marie Jean no dejarían que se perdiera la esperanza con respecto a la difícil situación que vivía el país, que estaba a punto de llegar a su final.

bestia_gevaudan2
Una estatua para la heroína.

Ya vendría después el caso de los Chastel, siendo Jean, un cazador letrado y estudioso, y su hijo Antoine, acusado de ser creador del monstruoso híbrido y quien lo adiestraba para atacar, siendo encarcelado. Pasaría 1966 y la ola de asesinatos se recrudecería, pero en 1967 toda esta historia pararía cuando Jean Chastel, hombre convencido de su devoción religiosa y  la inocencia de su familia, decide fundir medallas de plata de la virgen y convertirlas en balas. Finalmente, con el detonante de la muerte de un niño en la aldea, Chastel y un grupo de cazadores le dan muerte a la criatura, terminando con su reinado de terror y probando que su familia no tuvo nada que ver con la concepción de aquel horror que aterrorizó a la buena gente de las zonas rurales del país.

3ll2i-p1000111
Chastel, el héroe inmortalizado.

Fuera de la especulación que medios sensacionalistas dan a la leyenda de la Bestia de Gévaudan, que la acusan de ser un hombre lobo, o una conspiración de los Illuminati, hay registros de gente estudiosa de la época que dedicó sus esfuerzos a entender a la criatura a partir de sus restos mortales, de los que se conservó sólo el esqueleto cuando fue llevado a la capital francesa, que lo demás desapareció en la descomposición del cadáver debido a una mala taxidermia. Los exámenes dejaron claro que se trataba de un ser de la familia de los cánidos, muy cercano a los lobos y a  los perros, lo que explicaría su fácil adiestramiento, en caso de saberse de un tercero que estuviera detrás de las muertes.

gevaudan_stat
Pero Gévaudan ganaría el que la bestia se añadiera al folklor local como atractivo turístico.

Y aunque sólo se llegaron a hacer suposiciones sobre el posible culpable – se llegó a acusar a Jean Francois de Morangias  de ser un conspirador en contra de la corona, y la mente maestra tras los ataques-, hasta hoy la razón de los actos de la Bestia de Gévaudan sigue siendo un misterio, que aunque hasta el día de hoy no se revele aún ni qué cosa era la bestia – desafortunadamente su esqueleto desapareció en un incendio del siglo XIX- inspira desde series televisivas hasta obras teatrales y largometrajes como El Pacto de los Lobos, de 2001, que intenta esclarecer desde la especie de la criatura, hasta la participación de Morangias, aunque eso sí, sin que falten los agregados fantásticos, como un indio mohicano que hace frente al monstruo y una sociedad secreta responsable de crear a uno de los monstruos más fascinantes y sanguinarios del viejo mundo, que captura la atención incluso en el presente.

Película recomendada, que en serio, no aburre – y Monica Belluci participa en ella-.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s