¿Telarañas y colmillos?: Spidey y Drácula en Giant Size Spider-Man # 1

Artículo # 33 del año 2 del blog  (Y sería el artículo # 399, pero como ya acabó el bonito experimento de un blog por día, se reinicia la cuenta. Entre el fraude de la tal Haku con un poster de Gears of War en México y la situación del ataque de los payasos bromistas en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido no sé qué es peor, y más ridículo).

01_1974-07-giant-size-spider-man-v1-001
Todavía mejor que Batman v Superman: Dawn of Justice.

Si algo han notado mis lectores es que este año se redujo la dosis de “Draculitis” en mis artículos de Octubre. Pero ya llegó la solución a esa deficiencia de Vitamina D- por Drácula-, que les vengo a narrar los acontecimientos ocurridos durante el Giant Size Spiderman # 1 de 1974, que como primera edición tiene como personaje invitado al ilustre señor de los No Muertos, y que para entonces gozaba de su cabecera propia. Ya enterados más o menos de la premisa, pasemos pues a contarles qué pasa en esta historia escrita por Len Wein,  y dibujada y entintada por Ross Andru y Don Heck titulada como “¡Barco de Demonios!”.

pag084
Y como entremés: “¡Spidey contra la Silueta Sigilosa!”.

Nuestra historia comienza con un Spider-Man a punto de retirarse de su acostumbrado patrullaje nocturno, pero que se desvía por un momento de su trayecto para intentar detener un robo de joyas en proceso. Lo malo es que el perpetrador, del que apenas sí se ve su silueta, tiene algo sobre su cuerpo que evita que la telaraña del Trepamuros no se le quede pegada – probablemente  debido a una capa resbalosa que lo cubre todo – con lo que consigue escapar, dejando atrás al vigilante con un mar de dudas de las que no tendrá respuesta hasta mucho después cuando se revele en otra historia posterior la identidad del villano, Equinox, personaje con la capacidad de congelar y generar fuego que se las verá después con la Antorcha Humana y Ice-Man en otra entrega pero que tiene su debut en éste número.

pag085
Eso con lo que tropezó Spider-Man era hielo legítimo, pero en blanco y negro da la impresión de ser cualquier cosa.

Tras llegar finalmente a su casa para ver a su tía May, Peter se entera por Anna Watson que su querida tía está enferma y un Doctor la mantiene en cama y la cuida con diagnóstico reservado, debido a que ella ha contraído una nueva variable de la gripa que es más fuerte que el  resfriado común, y que ha desatado una epidemia en el país. Temiendo por el hecho de que la Gripa de la Tía May resulte matándola, Peter decide entonces actuar  e ir él mismo por el médico responsable de crear la cura  contra  la nueva cepa del resfriado, A. J. Maxfield, que según sabe por parte del doctor, debido a su miedo a volar, se dirige al país a bordo de un barco para distribuir la vacuna.

pag087
Relato digno de una telenovela.

Ya en el Edificio Baxter, Spider-Man le solicita desesperadamente a Johnny Storm, la Antorcha Humana, una forma de llegar al barco donde está  Maxfield, que el Doctor de su tía le ha soltado hasta el nombre de la nave, y Storm, algo molesto, decide deshacerse del arácnido prestándole un vehículo súper veloz, la última creación de Reed Richards, para llegar rápido y a tiempo para así pedirle a Maxfield que vaya con él a Estados Unidos y lleve la tan indispensable cura.

pag089
Sin duda estos dos son los más grandes amigos.

Dejando la nave suspendida sobre el barco y escondida en un camuflaje que simulaba una nube, Spider-Man desciende a la cubierta y adopta su identidad civil de Peter Parker para buscar a A.J. Maxfield. Pero lo que no sospecha es que no es el único que en ese momento aborda la nave, porque Drácula  también está tras la pista del médico, que está seguro que eliminarlo a él y a su vacuna le permitirá eliminar de raíz una futura molestia en sus planes para dominar el mundo, porque se las tiene juradas a las farmaceúticas o algo así. Y lo más curioso es que pese a que la portada nos insinúa que el Príncipe de la Oscuridad y el Teje Redes se van a liar en tremendo enfrentamiento, no van a pasar de tropezarse el uno con el otro sin darse cuenta de quién es quien, con lo que la portada es algo mentirosa en este caso.

pag091
Y aquí queda el supuesto encuentro épico entre ambos que nos prometían en un principio.

Y si un héroe neoyorkino y un villano rumano están tras Maxfield, el crimen organizado no se podía quedar atrás, que Anthony Cavelli, susurrante ex – jefe de la Maggia, desea para sí al científico y a la vacuna para solicitar al gobierno de los Estados Unidos un pasaporte para volver y un perdón que lo exonere de sus crímenes a cambio de ambos, en un plan  en el que la ayudará Seymour “El Simio” Simms, quien lidera a un grupo de matones que irán a buscar al Doctor por todos los rincones del  barco, aprovechando la fiesta de disfraces que allí se celebra.

pag092
No me sorprendería ya que hasta la Hermandad de Mutantes Malvados viniera a participar aquí.

Luego de evadir el lente de un pasajero que acompañaba a una mujer vestida de valkiria a la cual quería drenar su líquido vital, Drácula tiene un encuentro con la gente de Maggia, quien lo toma por Maxfield al verificar que su rostro no aparece en las fotos de la lista de los pasajeros a bordo ni en la lista de la tripulación. Drácula ve esto como un contratiempo, y luego de demostrar que sus armas no le hacen ni una caricia y que su fuerza supera su número, hace uso de su mirada hipnótica para hacerlos saltar al mar para que mueran.

pag095
Vale, que estos pagaron más de lo que debían por su ignorancia con respecto a cómo se ve Drácula.

La confrontación entre los hombre de la Maggia sólo ha hecho que Drácula tenga más ansia por sangre, con lo que se detiene a tomar la de una pasajera antes de proseguir en su búsqueda de Maxfield. Como Parker andaba en las mismas, ve a la chica drenada por el vampiro y se la lleva enseguida al Doctor del barco, quien en ése momento no se encuentra cerca. Pero a falta de médico de cabecera, llega A. J. Maxfield, quien era el hombre que intentó fotografiar a Drácula, acompañado de la mujer vestida de Valkiria y listo para atender el caso de la chica desangrada. Desafortunadamente Maggia también se presenta en el sitio y a punta de pistola persuaden a A. J. de que los acompañe. Peter ve que no puede hacer nada, pero la mujer vestida de guerrera nórdica intenta noquear al líder, “Simio” Simms, sin éxito, pues es ella quien termina saboreando la derrota.

pag098
Cuando una mujer en bikini vikingo tiene más agallas que tú en tu propio “Giant Size”…

Aprovechando las distracciones, Parker se va de la habitación por la ventana, adopta su identidad del cabeza de telaraña y camina por el exterior del barco  para ir tras Simio y sus hombres, a los que dirige hacia cubierta al sellar las puertas con redes de su telaraña. Ya en cubierta, y al pensar que un enclenque que andaba por allí era Spider-Man, el verdadero los recibe desde el aire  y les da una probada de sus habilidades para la lucha mientras exhorta a Maxfield a escapar, pero una vez termina la conflagración, no hay señales ya del médico, lo que deja al héroe justo donde empezó.

pag102
Villano que se respete no se puede ir sin antes haber probado los golpes de Spidey.

Ignorante de lo que sucede, Drácula intenta mezclarse entre los asistentes a la fiesta de disfraces a bordo, sin lograr otra cosa que mirarlos a todos con absoluto desdén. Pero la vista mejora para él cuando ve entrar al mismo Maxfield al salón, solicitando ayuda porque la gente de la Maggia está tras él. Pero lo peor del asunto es que el asedio de la organización no terminó en la cubierta, porque Anthony Cavelli percibe al médico en las sombras y decide hacerse pasar con él por un pasajero enfermo para luego restringirle su libertad y llevar a cabo sus planes. Pero con Drácula presente y observando lo ocurrido no le será fácil.

pag107.jpg
Mala noche para llamarse Maxfield.

Tras deshacerse de “Simio” Simms al usar sus trucos hipnóticos, Drácula alcanza a Cavelli para que le entregue a Maxfield, pero el susurrador ex – jefazo de Maggia sabe que si quiere conservar a su lado al científico que le permitirá volver a Estados Unidos tendrá que luchar por él. Pero la batalla será bien desigual porque Drácula posee habilidades que lo hacen inmune al cuchillo de su adversario, con lo que termina matándolo.

pag108
Si al menos hubiera sido de plata ese cuchillo sus chances de sobrevivir habrían aumentado.

Con Maxfield sin protección, al final Drácula opta por lanzarlo al mar para que muera, y así lo hace. Pero para fortuna del médico, cae encima de Spider-Man, quien llevaba buscándolo un buen rato. Pero una vez más Simio vuelve a escena como un “Gatillo Alegre” que dispara al aire al creer que ve monstruos de todas partes.  Spider- Man se encarga de él, habiendo ayudado a derrotar  ya a todos los miembros de la pandilla de Cavelli. Pero la sorpresa estaba por apoderarse de todos en ese instante.

pag111
¿Qué, Qué? Exigimos una explicación, y esperamos que sea buena.

Como han podido leer en la última viñeta, quien se suponía que era A.J. Maxfield no era tal, pues sólo era el médico del barco, y ahí la cosa comienza a tener sentido si nos remontamos a cuando Maggia arremetió contra él cuando Peter Parker lo esperaba para que atendiera a la víctima de Drácula. Pero sabiendo esto, ¿Quién podría ser el excéntrico doctor?

pag112
¿La valkiria era Maxfield? Sería un mentiroso si admitiera que no me ha sorprendido.

Pues la cosa va de que en inglés la palabra Doctor no cambia al referirse a éste si es hombre o mujer, como pasa en nuestro idioma, ya que sí se define el género al incluir una “A” al final, así que en la traducción  al español el que todo mundo creyera que Maxfield era un hombre no tiene tanto sentido, teniendo en cuenta que  pudieron referirse a ella como Doctora sin mucha complicación ni complejo, pero bueno, la cosa como que iba de sorprender a todos atacando el machismo al dejar claro que las mujeres también pueden tener un doctorado, y más o menos eso nos da a entender Alice Joy Maxfield cuando explica que usa esa táctica para viajar de incógnito y evitarse problemas, lo que realmente le ha resultado, ya que hasta se libró de Drácula. Y al final todos felices, que Maxfield acepta que Spiderman la lleve a Estados Unidos en la nave que le prestó Johnny Storm  para introducir la vacuna al país y salvar a su tía May mientras Drácula se va a dormir la mona en su ataúd sin sospechar que una mujer le ha visto la cara.  Y la verdad, hay que admitir que el cómic en ningún momento fue aburrido, y que mantuvo la atención sobre el misterio del Doctor, pero lo que realmente frustra es el hecho de que Spider-Man y Drácula no se enfrentaron en singular combate, lo que habría sido genial de ver, pero lo bueno es que todos al menos se tienen que encontrar dos veces en esta vida.

dracula-vs-spiderman
Y alguien en Marvel sí que quería que estos dos se enfrentaran de verdad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s