Envuelta en Finas Capas de Horror y Nostalgia: Stranger Things, la serie.

Artículo # 1 del año 2 del blog  (Y sería el artículo # 367, pero como ya acabó el bonito experimento de un blog por día, se reinicia la cuenta. ¿Alguien sabe qué se fuma Dracer para hacer sus videos? El del opening del anime de Chabelo fue la tapa).

stranger_things_tv_series-875025085-large
Y al final no he podido ignorar el llamado de esta curiosa serie ambientada en una época que tuvo las mejores series animadas que eran comerciales largos de juguetes.

Los ochentas. Hay quien los vivió plenamente por haber nacido una década antes, o quienes estamos al tanto de esta por tanto enlatado y película vieja de la época durante los noventas. Una década que tenía la Guerra Fría en su momento más álgido y que vería cómo el consumismo lo invadía todo. Ah, y como no, estaba la cultura popular. GI JOE, Transformers, He-Man, el final de la primera trilogía de Star Wars, el Disco al fin se muere, Stephen King y esas películas de chicos que se entrometen en un misterio, llegando a las últimas consecuencias para resolverlo. Y es obvio que los hermanos Matt y Ross Duffer vivieron rodeados de toda esta parafernalia “zeitgeist”, y cuando fueron ya lo bastante mayores, decidieron hacer algo con toda esa nostalgia que les colgaba, una serie revelación del verano en Netflix con el sutil nombre de Stranger Things.

stranger-things
Y se va a poner más raro.

Tras ver la serie gracias a que mi misterioso benefactor me prestó su cuenta para dedicarle la semana de receso que termina justamente hoy en el blog –gracias, Misterioso Benefactor, y de la cual estiré su visionado de los ocho episodios que la conformaban hasta por cinco días -que eso de poner toda una temporada disponible de una buena serie para verla de una sentada debe ser parte de un plan macabro de dominación mundial para enajenar a todo el mundo- tenía que hablar de entrada sobre ella tras retomar las labores en el blog. Y aparte del ambiente de paranoia de la lucha entre comunismo y capitalismo y el fantasma del MK Ultra, programa americano que estaba en la carrera con la URSS para ver quien sacaba primero superhombres psíquicos, y las referencias culturales más notables – hablaré de ellas más adelante- Stranger Things está una historia que hace guiños constantes a esas películas de fines de los setentas y  finales de los ochentas donde un elenco coral se enfrenta a una amenaza desconocida en una producción que aunque ahora parezca PG 13 para los ochentas habría sido apta para toda la familia. Pero vamos por partes que la cosa apenas empieza.

337733
En el pueblo se les pierde un niño, y a cambio les llega otro. Ley del intercambio equivalente, que le llaman.

Como si fuera Maine en 1983, la ciudad de Hawkins, Indiana, una noche es testigo  de dos acontecimientos misteriosos, y eso es mucho decir de un lugar donde no pasa realmente nada, y la Policía se muere de aburrimiento al no tener criminales que amonestar. Los hechos en cuestión tienen que ver con la desaparición de Will Byers, un niño que volvía a su casa muy tarde un domingo en su bicicleta y la aparición de una niña con la cabeza rapada y vestida con una bata de hospital que apenas sí habla. Pero la cosa se pone todavía más rara cuando ambos casos están estrechamente relacionados, conectados por ocurrir durante la misma noche, y que además traen una tercera consecuencia que helará la sangre a todo el que se ponga en medio, que esto trasciende todo lo conocido sobre tiempo y espacio, porque un visitante de otro mundo ha llegado para poner las cosas todavía más raras.

stranger-things-3-970x546-c
Y luego de esta sesión de D&D nada sería ya igual para ellos.

Como la desaparición de Will hace eco en la comunidad, los protagonistas toman respectivamente por su lado para dar con su paradero. Sus amigos harán lo suyo, buscándolo mientras hacen referencias a cultura popular como el Uncanny X-Men # 134,  de la saga de Phoenix Oscuro, cuando dan con la pobrecita niña que huye de un grupo de gente armada y decidida a barrer con quien sea con tal de dar con ella, siendo ella, a quien sólo conoceremos como Eleven/Once, el eslabón que los encaminará al misterio de la desaparición de su amigo.

0e3e1561-0b90-4d2a-8b32-73f796834f8d
Un eslabón que puede aplastarte el área del cerebro que te permite leer y entender este blog con sólo pensarlo.

Vale, que aquí los chicos, pese a ser marginados  han demostrado que pueden ser listos y capaces, siendo Mike (Finn Wolfhard)  – ¿el líder?- bastante aplicado, Lucas (Caleb McLaughlin), bravucón y decidido a quien le queda como anillo al dedo el ser a veces el policía malo, y Dustin (Gaten Matarazzo), el carismático y audaz, que como toda película familiar de los ochentas debía contener en su elenco principal al menos a alguien que gustara del buen comer, tocándole ese rol también a él. Obviamente Eleven completa nuestra Pandilla del Misterio al ser la única chica, con el giro de tuerca de que posee el increíble don de la telequinesis – puede levantar objetos incluso más pesados que ella sobre su cabeza con sólo pensarlo- y sintonizar las palabras de un intérprete a través de aparatos electrónicos, razones por la que una agencia gubernamental secreta la quiere de vuelta, que tras años de reclusión y pruebas con ella, se les ha fugado, que el que no le dejen llevar un corte decente de pelo, más los maltratos ya no le hace gracia a sus doce años.

stranger-things-on-netflix
Aunque todos pensemos que la trama va alrededor de los chicos, se les debe prestar atención también  a los demás.

Y en una trama donde se deja a los niños el peso de investigadores  más listos que el promedio, en contraste a los adultos que son menos aplicados, destacará un puñado, siendo estos el jefe Hopper de la policía local y Joyce Byers, madre del desaparecido Will, que hacen parte de la segunda subtrama. Hopper es un hombre algo tosco, pero listo y rudo cuando la situación lo requiere, torturado por la muerte de su hija,  y que desde el comienzo está envuelto en el misterio de la desaparición del joven Byers, siendo el personaje que permita que la trama avance a pasos agigantados gracias a su rol de “Race Bannon” que no se deja amedrentar por nada ni por nadie. Por el lado de Joyce –Wynona Rider y su regreso triunfal a las grandes ligas- , tenemos a una madre cabeza de hogar. Se ha divorciado, y tiene a su cargo a dos hijos, Will y Jonathan, y cuando pierde al menor cae en una depresión que sólo la puede sacar una serie de corazonadas que le indicarán , gracias a que recibe extrañas llamadas y los aparatos en la casa se ven afectados, que su hijo sigue vivo, y que está en ella el dar con la manera de traerlo de vuelta, a pesar que todos le digan que ha enloquecido, aún cuando le anuncien más adelante que ha muerto.

960
No jodas con Hopper (y no te metas con Joyce).

Pero si chicos y adultos están metidos hasta el cuello en esta historia, los adolescentes no quedan atrás, que hay una especie de triángulo amoroso, con Nancy, hermana de Mike, y un pesado llamado Steve que busca a toda costa ligársela – aunque esté más bien flaca y sea una típica niña de casa de los suburbios-. El tercer elemento es Jonathan Byers, quien hace lo posible por aliviar el dolor de su madre, y el suyo propio al buscar pistas sobre el paradero de Will, su hermanito menor, pero que termina haciendo de mirón en una “fiesta especial” de Nancy y Steve con amigos que termina con resultados sexuales y la pobre amiga de la flaca, Barb, más sola que el uno, cosa que hará que termine siendo ella otro nombre en la lista de desaparecidos, al ser víctima de la misteriosa entidad que se ha llevado a Will, y de la que poco o nada se ha mostrado por querer mantener la tensión. Esto más adelante unirá a Nancy y Jonathan para enfrentar a aquel ser, cuya presencia ha quedado plasmada en las fotografías que el mayor de los Byers les tomaba a los felices amantes, justo antes de la desaparición de la chica.

stranger-things-1x03-nance-steve
Y aparenta ser una estudiante modelo en toda regla…

Y aquí lo que hay es guiños, que Mike y su grupo de amigos, todos ellos nerds por definición,  son equiparables a los niños protagonistas en Los Goonies, Cuenta Conmigo, The Monster Squad o The Lost Boys, juegan Calabozos y Dragones, muy popular en la época, y el cual no tardaría mucho en ser desaprobado por la sociedad por opinión pública y películas como Mazes and Monsters. Los posters en sus cuartos – The Thing de Carpenter- los juguetes de Kenner de Star Wars y hasta mención a Poltergeist hacen parte de un compendio que representa al legado de la que para muchos fue la mejor década del siglo pasado. Y es de apreciar que la labor de los niños actores sea destacable, siendo Millie Bobby Brown quien brilla con más intensidad en el elenco, que ha tenido que recurrir a los gestos y el lenguaje corporal para dar a entender la trágica vida de Eleven debido a que sus parlamentos son más bien breves, eso y los flashbacks, que funcionan bien para ella, para la pobre señora Joyce Byers cuando Will estaba con ella, y al final para Hopper, de quien se nos revela la triste historia de su única hija y cómo dejó este mundo.

netflix-stranger-things-trailer
En una película de Spielberg de la época esto no pasaría.

Con Mike  siendo quien acoge a Eleven y que, reitero, parece la voz cantante y decidida del grupo, es muy evidente desde un comienzo que se ha fijado en la pobre chica, en un enternecedor momento de amor pre-adolescente, que todos esperamos a que saliera bien, aunque la historia acogió otro rumbo, que si la cosa iba de hacerlos pareja cuando Eleven era un personaje todavía más complejo, capaz de lo mejor y lo peor – capaz de matar por unos waffles con sus poderes, por ejemplo-, pero a la que entendemos por lo que ha tenido que pasar, que no es fácil ser una niña con habilidades codiciadas por los dementes, como su propio padre, cosa que no iba a facilitar que tuviera un final feliz.

Stranger-Things-Como-sera-la-segunda-temporada_landscape
Y acá no podían faltar los momentos conmovedores (sob).

 

En Stranger Things se  abordó de una forma magistral el misterio de la criatura de otra dimensión que se trasladaba a ésta, lo suficiente  para mantener enganchado al espectador, que aunque no era novedoso, se presentó de manera que nos preguntáramos qué estaba sucediendo, con el Demogorgon como fuente de irregularidades en el espectro electromagnético, lo que me dio ideas sobre lo que pasaba, que podía ser que la criatura desintegraba a la gente y la convertía en señales eléctricas, eso antes de llegar al final, que mientras avanzaba la trama, el argumento de la serie se me hizo muy similar  en buena parte al del  episodio de Doctor Who, Hide, que tiene a criaturas de otras realidades, un universo de bolsillo, y una psíquica presente para resolver el caso.

once-demogorgon-stranger-things
Hide y  Strangert Things  tenía en su elenco a un monstruo feo, pero la lucha contra el Demogorgon fue más épica.

La serie terminó bien, con finales inesperados, que por ejemplo, hubiera sido ideal que Nancy y Jonathan terminaran juntos, pero los Duffer mandaron al basurero esas conclusiones predecibles y al final ella vuelve con Steve, que pese a ser un patán y a caerme mal desde el inicio de la serie, el tipo no era tan malo, y estaba predispuesto a redimirse, que además ayudó a combatir a la criatura.

stranger-things
Y todas las partes involucradas se pusieron en marcha para enfrentar al mal definitivo, y sus variaciones.

Quedaron cosas en el aire, como el destino real de Eleven tras encargarse de Demogorgon y el porqué nadie se preocupó por Barb salvo Nancy, pero esas son cosas que prometen solucionarse en una segunda temporada, confirmada por los creativos de la serie, donde también dejaron abierto el hecho de que Will Byers no regresó precisamente de una pieza de la dimensión oscura, dondeno terminó como alimento de la criatura, más sí parecía que sirvió como depósito para asquerosas babosas que expulsa como flemas cuando tose.

will-stranger-things-ending-700
Los estudios de rigor brillaron por su ausencia para Will, o el seguro no se los cubría, no sé.

La verdad, hubo un punto en el que intenté ignorar las listas de referencias, porque no quería que el típico ” hizo alusión a tal película, o se basó en esta otra” me impidiera disfrutarla. Al final la serie en todo su conjunto me mantuvo al borde de la silla y me permitió tener empatía con los personajes, incluso con los que aparecían poco, como Bernie, el del restaurante, y al final con Steve, quien pese a ser un desgraciado, sabía al final que había llegado muy lejos por tener amigos idiotas, e incluso se pone manos a la obra para reparar todo lo que hizo mal, que le regala a Jonathan una cámara nueva en reemplazo a la que le rompió. Si en unos surgían las ganas de redimirse, en otros ni se asomaron, como el caso del padre de Eleven, el Dr. Brenner, quien durante toda la historia demostró que los medios justificaban el fin, y de quien no supimos nada al final, dejando otro cabo suelto que seguro se resolverá más adelante.

matthew-modine
Brenner, villano como pocos.

Una banda sonora a punta de sintetizador que a veces me recordaba a Kavinsky, pero que era evidente el empleo de la misma porque eso era lo máximo en música durante los ochentas – y como no saberlo si  Yazoo y Erasure pegaban con esa onda -además de recurrir a canciones como una versión de The Bangles  de Hazy Shade of Winter que sonó al final del episodio 2, y que para los nostálgicos que vivieron en esa época enseguida se vieron teletransportados al escuchar la melodía del intro y la música incidental.

Todavía no encuentro un videoclip con escenas de la serie con esta canción de fondo.

Y como vamos a pasar por alto el título, que aunque debió ser la primera cosa que debí mencionar aquí, lo hago acá porque la cantidad de cosas que quise decir a un principio las dejé claras ya varias líneas arriba. Trabajado varias veces por Imaginary Forces, compañía encargada de realizar las secuencias donde se presenta el título de un film – que hay quienes se encargan de esto y lo hacen bien aunque uno no lo crea- y que empleó la tipografía Benguiat para dar cuerpo al nombre de la serie, misma que se usaba para las portadas de las novelas de Stephen King, que ya que lo menciono parece que con su Firestarter, una novela sobre una niña con poderes piroquinéticos – genera fuego mentalmente- sirvió de inspiración para Eleven-.

Stranger-Things-intro
El logo es prácticamente otro protagonista de la serie.

Con los Duffer prometiendo una segunda temporada, cosa que agradecemos quienes quedamos con ganas de más, no está de más rogar que se haga cuánto antes, que siendo buena parte de los protagonistas niños, en nada podrían crecer y entrar a la adolescencia, restando algo de la esencia inicial de la serie a su disposición. Pero entretanto, disfrutar de la explosión de fanart de la serie, que se ha convertido en un fenómeno cultural altamente comentado y que goza de una aprobación general en internet, con reseñas y homenajes a la que probablemente sea la mejor serie de lo que lleva el año. Vale la pena repetirla y prestar atención para dar con esos detalles que en el primer visionado se pasaron por alto hasta que podamos volver a saber de Eleven y de lo que alberga Will Byers en su interior en otra tanda de episodios que se hacen pocos para una serie tan buena.

QLTHos7FAr4SRvwnj6TtvR
Stranger Things, Porque la partida contra las fuerzas del mal apenas comenzó.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s