Un Nombre Ilustre y Excéntrico para un parangón de la Historieta Argentina: Inodoro Pereyra, por Fontanarrosa.

Blog # 353  (y con éste restan 12 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Recuerdo que un amigo decía en los años de la aguadepanela que Gina Parody era una política muy chévere. Ahora que sabe que es lesbiana y que tuvo que ver con la famosa cartilla para los colegios, ya antes hace parte de la cacería de brujas contra ella. Cómo cambian los tiempos).

Inodoro Pereyra
Que yo de gauchos no más sé lo que vi de Martín Fierro y Don Segundo Sombra.

Roberto “El Negro” Fontanarrosa hacía historieta por inercia, que sus dos personajes más populares, Boogie el Aceitoso e Inodoro Pereira surgieron como sugerencias instantáneas para la Revista Hortensia de parte del autor, que una vez publicadas ambas, se vio en la obligación de continuar con la vida y obra de estos dos personajes, que originalmente eran parodias de otros caracteres, siendo Boogie un calco de Harry el Sucio, y Pereyra muy similar al legendario gaucho Martín Fierro. Pero aunque comenzaron como parodias, con el tiempo Fontanarrosa  hallaría una identidad y un estilo para ambos.

inodoro-39_1
Hay que ver lo coplero que está nuestro héroe.

Debutando en 1972, Inodoro, que recibe su primer nombre por su papá, que era sanitario, era un gaucho a la vieja usanza con un modo de hablar bastante original – el autor escribía sus parlamentos con una mala ortografía para emular la forma en la que Inodoro pronunciaba las palabras- e iba siempre acompañado de un perro parlante llamado Mendieta, quien pasaba de decir puntualmente frases como “Que lo Parió”, y al que el misterio lo envolvía, puesto que se insinuó que originalmente era humano y que poseía forma de can por culpa de un eclipse.

inspiración
Por lo mordaz me recuerda a una historia de Cervantes sobre perros parlantes que pudieron ser dos niños que nacieron como cachorros.

Aunque originalmente Fontanarrosa lo publicara en la revista de humor Hortensia, junto con una caricatura, en las cuales demostraba su mordaz sentido del humor, entre esta publicación y el Diario el Clarín el personaje iría a buscar aventuras, que se podían seguir en varias entregas, desde tres hasta diez, situándolo como un aventurero en medio de una situación, y que buscaba como resolverla. Pero esa es sin duda su época de plata, su adolescencia, donde definía mejor su estilo, que más adelante pasaría de irse por ahí a vivir emociones a reflexionar y hablar de actualidad.

6EC
No más hay que ver que Inodoro tenía quien suspirara por él, una Eulogia que sufrió cambios más drásticos que su media naranja.

Como bien sabe todo autor, al protagonista de una historia hay que rodearlo de personajes y allegados, y eso mismo hizo Fontanarrosa con Inodoro, que pasó de ser un trotamundos aventurero a pasar el tiempo en su casa, rodado de su fiel perro Mendieta, sus loros, un cerdo que lleva por nombre Nabucodonosor II, y una parvada de indios que venían a desafiarlo o a consultarle. Claro, tenía adversarios, siendo el más notable  El Escorpión Resolana. Pero todo estos personajes no llegan a equipararse con Eulogia, quien ocupa un lugar especial en la vida y el corazón del gaucho, y que pese a vivir en unión libre, se quieren como si estuvieran casados, siendo esta una condición en la que la Iglesia ha intentado ajustarlos.

evolución-inodoro-pereyra
Las mil Caras de Inodoro Pereyra. Polifacético.

Un caucho honesto y franco que vio publicadas sus aventuras hasta 1995, época en la que ya su rostro era irreconocible por lucir demasiado diferente de cómo era cuando apareció – Fontanarrosa sobre la marcha desarrolló su estilo- era un personaje icónico y representativo de la historieta argentina. Y aunque se haya dejado de hacer hace ya 21 años y ya su “Tata” no esté con nosotros ya para dibujarle nuevos cuentos, Los trabajos del distinguido personaje han sido recopilados por Ediciones La Flor, quien también dio a conocer al autor antes de publicar sus tiras en tomos recopilatorios, que preservan el legado de alguien que no parecía tomarse muy en serio el trabajo de historietista – que dibujaba detrás de posters  o calendarios las propuestas finales- pero que se empeñaba en crear, a pesar que le tomara mucho tiempo desarrollar sus ideas.

inodoro-y-fontanarrosa
Hijo y “Tata” en una discusión de nunca  acabar.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s