Sobre la Maldad que Aguarda en la Penumbra: Berserk (2016), Noche de Milagros (Parte I).

Blog # 328 (y con éste restan 37 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día.  El cómic es mostrar más, contar menos… ¡Que es un medio visual, Dios Santo!).

nm1
Fantasmas y la reconstrucción de un evento relevante en el nuevo sendero de Guts se citan aquí hoy.

Berserk, la nueva serie animada va ya por su tercera semana – cómo pasa el tiempo- y continúa develando su manera de adaptar los sucesos anteriores y posteriores al arco de la Edad Dorada, momento de la historia que ya es harto conocido por todos los aficionados de la obra cumbre de Kentaro Miura. Como sabrán, para el episodio anterior, Guts, por sus heridas, quedó a merced de Los Caballeros de las Sagradas Cadenas de Hierro, siendo interrogado por su capitana, Farnese, y posteriormente encarcelado, sólo logrando escapar gracias a la ayuda de Puck. Durante su escape, nuestro héroe toma a Farnese de rehén y huye horas antes del anochecer sobre el lomo de un caballo y se adentran en las tinieblas, donde los esperan fantasmas atraídos por la marca de sacrificio, mientras que Serpico les pisa los talones en una persecución que sólo puede tener un resultado, uno sangriento y devastador para todos.

Berserk 2016 - 03 (HD).mp4_000013638
Y Serpico abrió los ojos hasta donde pudo al sentir las presencias demoniacas.

La adaptación del capítulo de La Cadena que Ata continúa, aunque con variaciones, que tras cabalgar y partir espectros  con su espada, Guts llega hasta un retiro abandonado que construyó un Conde tiempo atrás para dedicarse a la cacería, y el cual, según Serpico, tiene fama de sobrenatural debido a que allí desaparecían viajeros de manera misteriosa. Una vez han llegado allí para resguardarse de los espíritus, todo parece ir de mal en peor cuando los perros que viven ahí son poseídos por los espectros, dándoles una grotesca apariencia humanoide a sus rostros, y aumentando su ferocidad, y esto es algo a lo que Farnese (en un censurado “topless”), no parece dar crédito, pues una vez más ha comprobado lo que le dice Guts sobre la clase de milagros que Dios da a los hombres.

nm2
Y realmente asustan los chuchos porque se asemejan a lo que más temen los hombres, a sus semejantes.

Luego de una lucha brutal en la que tiene lugar varios perros destrozados a punta de Mata Dragones – que me he fijado y carece de los eslabones de cadena a ambos lados del pomo que la espada posee en el manga – Guts, Puck, Farnese y el Caballo logran alojarse al interior de la mansión. Para la mala suerte de Farnese, se topa con el único habitante de la casa un hombrecito rechoncho de ojillos negros que asegura ser el velador del lugar, y que no aceptará ninguna retribución de ella para que la libere de sus ataduras, salvo su carne.

nm3
Y de repente el hombrecillo se nos hace curiosamente familiar.

Sí, este sujeto es aquel hombrecillo grotesco que siguió a Guts hasta la casa de Godo el Herrero, y que fue el primer apóstol que el Espadachín Negro enfrentó desde su salida del eclipse. Y por lo que parece, los escritores de Berserk decidieron no desaprovechar a este personaje del final del arco de La Edad Dorada, y crearle una mejor historia, en la que era un criado del conde dueño de la casa que lo maltrataba, y que al convertirse en apóstol devoró a su patrón y a su familia, convirtiéndose en un apóstol y conviviendo con los perros de caza del lugar, con quienes sentía una gran empatía, lo que podría explicar porqué su forma demoniaca guarda tanta semejanza con un perro.

nm4
Siendo francos, el CGI no favorece mucho a este apóstol.

Así, el Profesor Guts tiene la ocasión de explicar a Farnese otra lección, su motivación para emprender su cruzada contra el mal: enfrentar a los apóstoles, demonios caníbales que se juró a sí mismo exterminar de la faz de la Tierra de forma definitiva. La lucha tiene lugar cuando el apóstol siente el poder de atracción de la Marca de Sacrificio de Guts, y por motivos de espacio, se le dificulta manejar su espada, que queda atorada debajo de la escalera principal de la casa, y que lo obliga a usar sus manos para matar a los perros poseídos, cosa que enfurece al apóstol, quien accidentalmente termina ensartado por la espada, que con su furia concentrada, Guts  logra romper la escalera lo suficiente y al tiempo lanzar al monstruo en el aire.

nm5.jpg
¡No jodas con Guts!

Desafortunadamente, el apóstol no está tan malherido para no seguir atacando, y se lanza sobre Guts, a quien logra morderle una pierna con sus enormes fauces, llevándose a cambio el que el Espadachín Negro le entierre la Matadragones en la cabeza. Como el apóstol demostrará, bastará más para sacarlo del juego, y mientras saborea la pierna de su enemigo – quien le asegura que su carne es dura y tiene mal sabor- le jura que luego de comérselo a él irá tras Farnese, quien le recuerda a su joven ama, de quien tiene un busto demasiado realista en la pared, y el cual Puck notó desde un principio.

nm6
Aquí Guts le enseña al apóstol las consecuencias de hablar con la boca llena.

Mientras el apóstol habla de que la carne de quienes lo tratan de inferior y feo es mala y dura, Puck hace contacto con el busto de la chica que está colgado en la pared con varios trofeos de caza, y al mirarlo mejor nota que efectivamente es una humana disecada. Gracias a su empatía, Puck ve a través del contacto con el busto la vida del apóstol cuando era humano, los maltratos a los que era sometido, y la piedad que recibía de parte de la joven ama de la casa e hija del Conde. Posteriormente el elfo llega a ver cómo un behérit llega a sus manos gracias a que uno de los perros que tanto quería lo trae entre sus fauces, y posteriormente la ceremonia de sacrificio, donde da como ofrenda a La Mano de Dios a su patrón y su familia.

nm7
Da pena ver hasta donde llegaron las consecuencias del maltrato a aquel tipejo.

Enojado porque el busto de la chica está siendo profanado, el apóstol arremete contra Puck, cosa que Guts aprovecha para liberarse del agarre de sus fauces y de paso cortar una buena parte de la cabeza del apóstol, quien no puede atacar más tras romper el busto y debilitarse por la pelea. Cansado de oír los balbuceos hipócritas de su enemigo, Guts decide interrogarlo sobre cómo puede encontrar a La Mano de Dios a punta de ballesta automática, sin conseguir mayor respuesta de la criatura a la que termina matando de un golpe fulminante de su espada en su principal punto débil, la única parte de su cuerpo que sigue siendo humana.

nm8
No hubo cañonazo, pero sí una referencia a cuando Guts llenó de saetas la cara agonizante del Barón.

Una vez concluida la batalla, las sorpresas del capítulo 3 no paran ahí, y se las develaré mañana con el final de este análisis del más reciente capítulo de esta nueva adaptación, que fuera de los aspectos técnicos, parece brillar en el aspecto argumental.

nm9
Y lo que nos temíamos que  iba a pasar: Farnese conoce a Caballo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s