La Triste Decadencia y Vuelta a la Gloria del Guerrero Ancestral: El Héroe, Libro 2, por David Rubín.

Blog # 281 (Y con éste restan 84 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. ¿Les he dicho lo aburrida que puede ser la reseña de Bennet the Sage y el Crítico de la Nostalgia sobre El Guyver?).

Scan001
¿Ya vimos la edad dorada y parte de la plateada de Heraclés en el primer volumen, no? Pues prepárense para ver de lleno a la Edad Oscura.

Seguro que cuando Jack Kirby dijo una vez a un artista que no se dedicara a hacer cómic y que se centrara en ilustrar porque según él – y por su experiencia en el campo- los cómics romperían su corazón, no alcanzaba a imaginar el alcance que sus aportes al medio y su estilo tendrían en el futuro. Y es que el estilo de Kirby marca una época en la que monstruos aterradores y originales por partes iguales, héroes de ciencia  y también de magia deambulaban en el mundo editorial, siguiéndoles muchas más ideas que brotaban de la fértil mente del Rey de los Cómics.  Y es por eso, por su status  y la calidad de su obra se dio a conocer más allá de Estados Unidos, e influenció a varios artistas a seguir su estilo, o al menos a homenajearlo, como es el caso de David Rubín, diseñador gráfico, ilustrador y animador que creó una de las versiones más originales del mito de los Doce Trabajos de Heracles, El Héroe, del cual ya tuve la ocasión de hablar aquí.

Scan009
Y las onomatopeyas tan orgánicas de Rubín se siguen robando el protagonismo – para mí- de cada secuencia de acción.

 

Y es que si la primera entrega de El Héroe nos presentó la infancia de Heracles – cuyo destino modificó Hera por despecho y odio hacia Zeus, haciéndolo inferior hacia su medio hermano y tiránico monarca Euristeo- su adolescencia y cómo con los años su status de figura heroica y mediática crecía entre el imaginario colectivo –pasa las pruebas mortales que Euristeo le pone a hacer, hazañas que le crean fama y fortuna- hasta completar nueve de doce tareas que Hera ideará para eliminar a aquel “bastardo” producto de las infidelidades de su incorregible marido, sin éxito. Esto hasta aquí, Camino del Héroe puro y duro, pero al que le faltan más elementos trágicos, como desafíos para mostrar que no todas las pruebas de Heracles van de golpear al monstruo peor, que existen cosas peores.

Scan028-29
Que sin saberlo, el monstruo puede ser uno mismo.

 

El primer capítulo, luego del explosivo prólogo en el que Heracles manda al espacio de un puñetazo a Poseidón por atacar una villa, nos cuenta con rápidas secuencias como nuestro protagonista conoce a Megara, luego de salvarla de dos sátiros,  y se casa con ella, teniendo vida en común, un hogar y dos adorables niños. Pero como Hera no iba a aceptar que aquel al que más odiaba tuviera una vida feliz, se las ingenia para hacerle matar a su familia con ayuda de una desmedida furia ciega, que lo convierte en un paria que renuncia a su status de héroe, aún cuando se le necesita para mantener al reino de Nauplia a salvo del mal.

Scan033
Un descenso crudo para aquel que había sido elevado más allá de la categoría de “Rockstar”.

Acompañado sólo por las almas de su familia a los cuales mató sin querer, Heracles vivirá solo como un ermitaño durante los siguientes 15 años en la cima de una montaña, hasta que Yolae, oficial de la guardia de Nauplia le pedirá volver al redil heroíco asegurándole que todos ya le han perdonado por sus crímenes. Medianamente satisfecho por ello, Heracles regresa, y todo en Nauplia vuelve a ser tal cual era antes de que se fuera, preparándose así para la décima tarea que le impondrá Euristeo, ahora acompañado por su nuevo compañero de armas, y a futuro algo más.

Scan047-48
Heracles es consciente del caluroso recibimiento, pero todavía no supera la culpa.

Así, sintiéndose medianamente aliviado porque el pueblo tiene entre ellos a su más aclamado héroe, Heracles y Yolae emprenden el viaje al reino de Gerión, una bola de energía consciente con la capacidad de ocupar el cuerpo artificial que le plazca, y al que sólo deben robarle los rebaños para entregárselos a Euristeo. Es interesante aquí como Rubín realiza su versión de la décima Tarea, poniéndonos no a un gigante de tres cuerpos unidos entre sí sino a una entidad eléctrica de existencia retorcida, que en sí es el mal de todo un pueblo al propagar radiación a los aldeanos, que aparte de mantenerlos enfermos, los mantiene pobres también. Pero para nuestros héroes, algo de esfuerzo y ganas lograrán combatir a esta temible amenaza.

Scan083
Tres cuerpos, y ninguno dará la talla contra el Héroe.

 

La siguiente tarea será de menos golpes y más razonamiento, que luego de toparse con el infeliz Prometeo -castigado por  desafiar a los dioses al intentar revivir a su esposa muerta, lo que le lleva a combatir a la muerte como si fuera una enfermedad- llegará con Atlas, quien sostiene a la bóveda celeste y está conectado a las almas de todos los hombres, por lo tanto es consciente de cada alegría y tristeza que aflige a los mortales. Heracles experimentará la presión de llevar uno de los conectores de las almas que soporta el titán, sintiendo la gran presión que soporta él, y al final declarará, tras conversar con él que no dejará de ser un héroe para los humanos hasta que los dioses se aparten de en medio, dejando así a la humanidad a su suerte para valerse por sí misma.

Scan124
Triunfo usando la razón.

 

A puertas de su Duodécima tarea, esta vez sin compañía de Yolae -quien lo deja al considerar que a Heracles le importa más el mundo que él- y poco después de purgar sus culpas a través de los Misterios Eleusinos – consiguiendo que se despeje su culpa por la muerte de su familia tras participar de una versión alternativa de su vida si Hera no hubiera alterado su tiempo de nacimiento-  nuestro protagonista tendrá que viajar al Inframundo para traer a Euristeo al mastín guardián del Hades, el perro de tres cabezas, Cerbero. Más que la misión en sí, lo duro serán los desafíos que prepara Hades para Heracles, en complicidad con Euristeo y Hera, quien da al monarca su última oportunidad para matar al héroe, poniendo al desdichado héroe Meleagro, personificado como un luchador enmascarado, en su contra.

Scan174
Aquí cada cuadro, cuidadosamente colocado, duele con sólo verlo.

 

Luego de liberar al pobre Meleagro de la máscara que lo obligaba a portarse hostil con él, Heracles vencerá a la Gorgona Medusa, quien no puede hacer mucho contra él al no hallar en su alma horrores que pueda usar para petrificarlo, y pasará a un descorazonador encuentro contra su mejor amigo, Teseo, irónicamente atrapado en una armadura plásmica con apariencia de minotauro, manipulada por Hades por medio de un control de videojuego. La derrota y liberación de éste lo llevarán a obligar a Hades a entregarle a Cerbero, en realidad un tierno cachorrito tricéfalo, y a dar a Meleagro su pase a los campos Elíseos, el paraíso en el Inframundo.

Scan192
Una misión nada sencilla, si tenemos en cuenta los adversarios con los que el bueno de Heracles se tuvo que enfrentar.

 

Finalmente, tras batallas y aventuras que Heracles tuvo luego de liberarse del yugo de su hermanastro, muerto por Hera por sus constantes fallas, Heracles conocerá al amor de su vida, la guerrera Deyanira, con quien darán muerte al Dios Río Aqueloo  y con quien compartirá su vida y su lecho. Y se preguntarán si éste es el final feliz que Heracles se merece. Sí, en cierta medida, pero mientras Hera ande por ahí, urdiendo males para el hijo de Zeus que siempre quiso tener pero no pudo, la vida de El Héroe será todo salvo sencilla.

Scan220
Si conocen medianamente el mito de Heracles y Deyanira, se imaginarán cómo termina todo.

 

Y dejando aquí la reseña de El Héroe, Libro 2, para no arruinarles la lectura, agradezco que me hayan prestado la conclusión de los Doce Trabajos de Heracles según David Rubín, ya que en la Biblioteca Luis Ángel Arango sólo tienen el primer tomo,  cosa mala si has quedado enganchado al cómic y quieres saber cómo termina.  De principio  a fin, línea clara y tópicos de Jack Kirby en una historia que homenajea a los superhéroes, ese género tan fantástico que lleva entre nosotros por más de 70 años, convirtiéndose en un legado de mitología moderna imperdible, mismo que el autor quiso plasmar en su obra, intensa hasta el final, y que ojalá algún día haga parte de mi colección de cómics. Y mientras ese día llega, no dejaré de recomendar su lectura usando el voz a voz y mi blog.

portada_02
Porque el mito de los Doce Trabajos necesitaba una adaptación tan intensa como esta.

 

Anuncios

Un comentario en “La Triste Decadencia y Vuelta a la Gloria del Guerrero Ancestral: El Héroe, Libro 2, por David Rubín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s