¿Han pensado lo que se siente ser un fan de serie clásica de Doctor Who cuando buena parte del fandom aboga a la serie moderna?: Una crónica personal sobre cierta serie de Sci Fi Longeva

Blog # 244 (Y con éste restan 121 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día.  Como todo, aprender a dibujar figura femenina se aprende de a pocos. Por el momento el aprendizaje va bien).

tumblr_llrctjmBj71qf0ksdo1_500
Cuando te aguantas las ganas de hacer un botón en el que demandes el regreso de los seriales históricos porque sabes que nadie más le hallará la gracia.

Estando en la universidad adquirí muchos vicios hasta el sol de hoy,  tras diez años de haber pisado por primera vez la facultado no he querido soltar: los cómics, que se conseguían a precio de huevo en aquel entonces, navegar por internet, y bajar los cómics que no me podía comprar, y Doctor Who. Para aquel entonces sólo Los Simpson y un libro de ciencia ficción que refería brevemente el programa eran mis únicas referencias al programa, que presentaba a un tipo que se veía muy corriente – se esmeraban en sobreexponer la encarnación del cuarto Doctor, como si no hubiera otras encarnaciones antes o después que él- en la más corriente máquina del tiempo que jamás ha existido, una cabina policiaca azul – pero todavía con más clase que la de Bill y Ted-, que por dentro era enorme, y que hacía devanarme los sesos preguntándome si podría existir tal cosa.  Luego vería la serie 1 de la etapa moderna, esa y otras dudas que iban surgiendo se me irían aclarando de a pocos.

doctor-who-chris-eccleston4
Un Doctor corriente para una nueva era igual de corriente. Con el Noveno Doctor se dijo definitivamente “Adiós” a la sombra camp que rondaba en  Doctor Who.

En 2006 toda la serie 1, de Rose a The Parting of the Ways me la vi y repetí por People + Arts, que se esmeraba en traer series de la BBC a Latinoamérica. El problema surgió cuando tuve que esperar hasta fin de año para ver el siguiente episodio, el especial de Navidad que presentaba al relevo de Christopher Eccleston (9no Doctor) en la serie, el escocés David Tennant, quien sería el nuevo y mejorado Décimo Doctor. Éste no se dejó ver hasta fiestas de fin de año, y hasta entonces todo el consuelo que me quedó fue leer e investigar en foros todo lo que pudiera de la serie, comenzando por supuesto, con la serie clásica. Y esto sí que fue una experiencia sobrecogedora y fascinante al escarbar en reseñas y descripciones sobre la serie antes de la serie.

Dvdut1b
Saber el nivel de historias de los seriales y lamentar los episodios perdidos. Ese 2006 fue toda una experiencia.

Exceptuando el hecho de que casi me tiro el semestre por “estudiar” todo lo que Internet tenía para ofrecerme sobre Doctor Who ese año, el indagar y ver los episodios disponibles en red de la era clásica me fijó a esta etapa como mosca a la miel, y aunque la serie moderna tenía sus aciertos, las amenazas presentadas en los nuevos episodios no se igualarían con las que los seriales clásicos presentaban. Monstruos que devoraban tiempo, criaturas de antimateria, planetas tripulados para minar otros planetas, todo con una esencia bien camp, pero que te dejaba pegado al asiento hasta el final de la historia. Así fue que, como si descubriera mi espíritu totémico, desarrollé cierta empatía con la Segunda Encarnación del Doctor, un hombre de menos de 1,70 Mts de estatura al ocasionalmente le daba por tocar la flauta y correr como poseso , y que era interpretado por Patrick Troughton, un excelente actor inglés responsable de una de las dinastías actorales más concretas de la farándula británica.

Patrick_Troughton
Rechazado por su peinado a lo Moe Howard, el Segundo Doctor llegó a mí casi como una epifanía.

Este Doctor, al contrario de su encarnación anterior, en la que era un señor terco pero de buen corazón al que le fueron cambiando las maneras altivas y condescendientes con las que trataba a los demás durante sus aventuras, tenía un buen sentido del humor, era gracioso, y aprovechaba el que sus enemigos lo subestimaran para realizar bajo sus narices elaborados planes para desbaratar sus malvadas intenciones. El elegir a este Doctor como mi “Doctor Totémico” me ha significado dolores y penas, pues es al que más le faltan seriales, destruidos en una época en la que la BBC pensaba más en ahorrar cintas que en preservar su patrimonio fílmico. Pero nada, que esto tampoco me ha impedido dejar mi devoción ante tan simpático personaje, sus aventuras y los compañeros que lo siguieron durante su etapa.

tumblr_lnmyd0WCVf1qde6jf
Ese Jamie, más que un compañero, era un amigo para el Doctor.

Seguir las aventuras de los Doctores clásicos, y desear aprender Aikido Venusino mientras contemplaba al Sexto Doctor sin quedarme sólo en su feo abrigo de colores me irían llevando a una afición desmedida por la serie. Eso no se vio reflejado en la cantidad de merchandising que pudiera conseguir – que según mi poder adquisitivo ligado a mi falta de empleo no era mucho- ni en que me la pasara haciendo fanfics o fanarts, sino en la cantidad de información que acumulaba en la serie, y en que me sentaba a ver los seriales que pudiera conseguir. Esto, aunque parezca una actividad inútil, me llevaría a hacer parte de un grupal de cosplay, administrar contenido en una página colombiana sobre la serie, y a ser considerado para postear sobre serie clásica luego de fundar mi página dedicada a esta etapa del programa pero en español.

No creo que llegue a grabarme a mí mismo declarándome fanboy como acá.

Entonces retomo, luego de soltar todo lo que han leído, la razón   de este artículo. ¿Es difícil ser fan de la serie clásica? Bueno, depende del lugar en el que te encuentres. Yo soy colombiano, como habrán deducido ya con las pistas de mi país de origen que doy en mis blogs, y el fandom de Doctor Who está en plena efervescencia. Gracias a las ferias y convenciones los fanáticos se dejan ver y celebran su afición a Doctor Who, y también por medio de las redes sociales comentan y comparten todo lo relacionado con el programa. Pero algo que he visto a nivel local, y que es constante, es que la afición por Doctor Who existe, pero se limita a la serie moderna, y pare de contar.

pag
Fundas una página sobre serie clásica para Latinoamérica, esperando a que te sigan muchos de tus compatriotas, terminan siguiéndote en gran parte sólo fans mexicanos.

Pues si, que en ese caso uno se siente como un pollo a cuadros. Las coges cuando repiten sin cesar “Don´t Blink” , pero poco van a reaccionar si uno dice “Reverse the polarity”, o se rememora que una de las decisiones más difíciles que tomó el Doctor fue llamar a los Señores del Tiempo para devolver a un montón de soldados desaparecidos de varios momentos históricos, a costa de que lo encontraran y juzgaran, y saber que no vale mucho comparándolo con el hecho de que muchos opinan que lo peor que pudo pasarle al Doctor fue ver como Amy y Rory desaparecían para siempre por el toque de un Ángel Llorón – cosa que pudo solucionarse de una forma bien práctica, pero bueno-.

Momentos tristes como sentirse relegado porque tu companion se va a casar con un hippie comedor de sopa de hongos. Comprendo tu dolor, Tercer Doctor.

Ah, y las convenciones de fans, en las que se resaltaba de entre montones de trajes a rayas y corbatines acompañados de tirantas con una levita y un pantalón guango de anciano, que sabías que te sentías que estabas entre quienes compartían tu pasión por Doctor Who, pero sabías que de una forma distinta. Sigo confiando en que algún día todos apreciaremos ambas eras por igual, que eso nos proporcionará mucho conocimiento, y sabremos apreciar mil veces mejor Doctor Who, incluso antes de pisar el terreno del Universo Expandido, que es otra frontera que sí o sí hay que explorar. Igual qué más da si esa meta se alcanza llegando a un fan a la vez, como en mejores tiempos.

14009_1597569800526496_4228207186086294980_n
Esta imagen resume que ser fan integral de Doctor Who no es nada fácil – y de paso dejas media vida de paso intentando alcanzar ese ideal.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s