Una maldición elemental: Raras historias no canónicas de Sherlock Holmes.

Blog # 243 (Y con éste restan 122 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Koutetsujou no Kabaneri para la otra semana. Habrá que ver cómo compensar el que no tenga mi dosis semanal de tremenda serie).

db_41290_45
Hay que ver lo que pasó con Holmes luego que sus derechos fueron liberados según el copyright. Hubo cosas geniales, rescatables, terribles, y estoa.

El artículo de hoy es uno de esos que saco sencillos porque el resto del día me ha dejado agotado – perdí la cuenta de cuantos ensayos hice hoy, y apenas sí siento las huellas de los dedos- , pero no por eso va a dejar de ser interesante (La otra semana sigo con la quinta parte de “Una Chica Llamada Kei, lo prometo). Como sabrán,  he estado hablando una vez por semana de historias no canónicas de Sherlock Holmes tanto en el cine como en la televisión.  Se supone que en el blog  que sigue iba otra, pero como no voy a alcanzar a hablar de todas las historias alternativas de Holmes, hoy voy a comentarles algunas de ellas.

moviescreenshots
Un joven Sherlock Holmes al inicio de su carrera. Sí, Otro.

Recuerdo con especial cariño Sherlock, a Case of Evil (O Sherlock Holmes: El Caso de los Traficantes Asesinos), que es un tvfilm de HBO de 2002 que colocaba al actor James Darcy como Sherlock Holmes, un joven detective con mucho potencial que acababa de derrotar a Moriarty  – encarnado por Vincent “Kingpin” D´onofrio-  y se aliaba con Watson para volver a enfrentarlo, e  intentar frenar su negocio ilícito de una potente y adictiva droga.  Destacables las escenas en las que Watson le prepara un bastón que dispara una bala, casi como un Q victoriano para nuestro protagonista, y la recreación de Holmes con su hermano Mycroft (Richard E. Grant) de El Intérprete Griego, en la que ante un sorprendido Watson comienzan a deducir las vidas de los que ven pasar por la calle.

They-Might-Be-Giants-01
Toca el turno de los imitadores.

They Might Be Giants (El Caso Justin Playfair, o El Detective  y la Enfermera) es una película de 1971 sobre  un juez de la suprema corte, Justin Playfair, que tras la pérdida de su esposa pierde la cordura y se refugia en la idea de su personaje de ficción favorito, Sherlock Holmes y adopta su identidad. Y sin duda lo hace bien, ya que es muy noble, muy calculador, y las deducciones le salen perfectas. Incluso demuestra que su mejor arma contra los enfermeros que quieren retenerlo es el Jiujitsu. Así, tenemos a un “quijotesco” personaje cuyo hermano es un tramposo, y quiere despojarlo de sus bienes y recluirlo en un manicomio junto con los que lo chantajean, pero afortunadamente no estará solo, que en su busca de pistas contra el único que considera quiere derrotarlo, el profesor Moriarty, tendrá a Watson, una psiquiatra que no tiene otra alternativa que seguirlo.

ShedlockJones
Vale, que hay versiones animalizadas de Holmes para rato.

Tendría 14 años cuando me vi un episodio de Pato Aventuras (¡U-uuuu!) en el que Rico McPato se volvía un inestable Sr. Hyde al recibir un extraño cofre de una subasta con la fórmula del Dr. Jekyll dentro. Para resolver el caso, Hugo, Paco y Luis intentaban recurrir a Shedlock Jones, un famoso detective y miembro honorario de los Jóvenes Castores para que resolviera el caso, vinculado con un criminal de poca monta llamado Jack el Tropezador – ¿Cogieron la referencia?- , por ir tras la pista de su archienemigo, el Profesor Oodidoodie, el equivalente a Moriarty en este mundo. Aunque Shedlock Jones parezca que se las sabe todas y que de su olfato no escapa nada, no logrará descubrir sino hasta muy tarde que tanto el profesor como el tropezador son la misma persona.

tom-and-jerry-meet-sherlock-holmes
Y ya que estamos en el terreno de las caricaturas, paso a mencionar esta cinta.

Todos sabemos que en buena parte de las historias de Tom y Jerry a los humanos no se les muestra de la cintura para arriba o la cara, con lo que terminan siendo siempre personajes sin identidad en las caricaturas del dúo. Esta tendencia se dejó a un lado cuando gato y ratón hicieron equipo – en cierto modo- con otra famosa dupla de personajes, Sherlock Holmes y Watson, que van tras la pista de Moriarty, quien con su grupo de gatos bandidos – sí, leyeron bien- hacen millonarios robos de joyas, y también las de la corona real para crear un potente rayo láser que funcionará espléndidamente para sus propósitos cuando ocurra el eclipse y aprovechen su luz para desatar el mal. Incluso aparece Red, la famosa bailarina creada por Tex Avery, como damisela en apuros.

muerte_en_el_aire_001
Y para terminar, una historia alternativa sobre como empieza la carrera de Sherlock Holmes desde su adolescencia.

Y por hoy termino con una novela no canónica, la segunda de una serie de tres libros publicados hasta el momento sobre Holmes como adolescente. Aquí el autor canadiense Shane Peacock nos sitúa en una historia muy anterior a La Corbeta Gloria Scott, y en la que sugiere a un joven Sherlock que comienza a resolver casos desde sus 13 años. Sólo he leído la segunda novela, Muerte en el Aire, en la que conozco de cerca a este chico, huérfano de madre y con un padre dolido por la muerte su mujer que se distancia de su hijo. Solo y con una herencia judía que parece marcarlo,  el chico se hará pupilo de un boticario, Sigerson Bell, quien a cambio de que le arregle el local, le da techo, de comer y lecciones que podrían servirle para resolver su segundo caso, el de un acróbata que por poco pierde la vida al tener una mortal caída libre en su acto, y del que Holmes será testigo de sus últimas palabras antes de perder el sentido, en las que le hace entender que intentaron silenciarlo en un falos accidente. Aparte de Bell – referencia al Profesor  Bell, del que Conan Doyle fue su alumno- se mencionan a unos “proto- irregulares”, liderados por un pillo llamado Malefactor, Irene Doyle – en lugar de Adler- interés romántico de Holmes, y a dos Lestrade – padre e hijo.

serie-sherlock-holmes
Faltó mencionar a estos, pero los dejo para otra ocasión.

Ahí tienen, varias versiones del personaje o arquetipo de Sherlock Holmes que abundan a lo largo y ancho de las obras de ficción. Espero haberles entretenido, y no cansarlos tanto con la sobredosis del célebre inquilino de 221B de Baker Street. G

elementary-season-3-episode-15
Y como voy a olvidar a éste – cosa que hice a conciencia, jaja, que a nadie le gusta Elementary-.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s