Un legendario romance en la ciénaga: Swamp Thing # 34, Ritos de Primavera, Por Moore, Bisette y Totleben

Blog # 169 (Y con éste restan 196 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Agradezco a Claro por devolverme la señal de Internet -que me dejaron todo el día también  sin teléfono ni tele- que necesito publicar mi artículo del día).

swampthing1982series34
Cuidado lector, que a partir de aquí todo se pone bastante raro, en el buen sentido, aclaro.

Para mí revisitar mis lecturas al trabajo de Alan Moore es como día feriado, sobre todo cuando una de las historias de sus mejores series regulares, Swamp Thing, se adecúa para ser reseñada en mis blogs de temporada. Siendo Febrero el mes del amor  – en algunas partes del mundo , salvo aquí en Colombia, que se celebra en Septiembre- , Ritos de Primavera me vino a la mente para hablar de ella en mi blog. Esta historia ocurre en Swap Thing # 34, catorce números después de que Moore llegara a la revista, y matara a Swampy, replanteara su origen y lo llevara al infierno de ida y vuelta para rescatar a Abigail Cable, lo pusiera junto a unos extaterrestres de caricatura que viajaban a bordo de una tortuga/OVNI e hiciera un homenaje a la historia corta del primer Swamp Thing, creado por Len Wein y Bernie Wrighston.  Para el # 34, ya lejos del estrés de aventuras tan extrañas y reacomodo de los orígenes por medio de la continuidad retroactiva, Alan Moore junta a Abby con Swampy, en una historia donde lo que destaca es el romance y el amor como una experiencia que puede llegar a ser extracorpórea por tratarse de algo que vincula las consciencias de los enamorados, y que además se llevó varios Premios Kirby  – galardones para cómics excelentes de la industria americana- en el año 1985.

250px-SwampThing22
Algo así de “sexy” es lo que encontraremos en la siguiente reseña.

Abigail Cable ha tenido días mejores que el que vive hoy, que tiene a su marido Matt en el hospital, conectado a máquinas de soporte vital, que luego de su accidente y la posesión del espíritu de Anton Arcane está vuelto un desecho, y muy cerca de morir. Pero lo extraño es que a Abby no parece afectarle tanto como debiera.

st1
Y es porque en su corazón hay alguien más. O más bien algo.

Así, Abby se dirige al Pantano de Houma, residencia permanente de Swam Thing, quien desde un tiempo para acá ya no era Alec Holland  mutado sino un ser vegetal mutante que por una fórmula experimental se terminó convirtiendo en algo parecido a un humano y con las memorias de Holland  – más información en The Saga of the Swamp Thing # 21-. Mientras contempla la apariencia que Swampy ha adquirido en Primavera, ya que como la naturaleza, él también florece, Abby intenta hallar las palabras para lo que siente, pues intenta decirle a ST que siente algo por alguien más, ya que su amor por Matt se había agotado hace rato. Luego de preguntarle si sentir algo por alguien que no sea su esposo era malo, Swamp Thing intenta reconfortarla, animándola a que recomience su vida con otro, que todavía era joven y bonita.

st2
Aquí Swamp Thing haciendo de confidente de Abby sin imaginarse qué va a decir ella a continuación.

Animándola a que siga su corazón y confiese su amor a quien sea que quiera, Swamp Thing recibe una respuesta que parece noquearlo de parte de Abby, pues le insinúa que es a él a quien quiere decirle que lo ama. Y esto es algo que alguien hecho de plantas y barro y que ha combatido cosas raras durante su existencia vegetal  en su pantano parece no creer.

05
¿Y ese destello en el ojo de Swamp Thing fue un “Zing”?

Abby rompe a llorar, ya que piensa mejor lo de andar con Swamp Thing no es buena idea, y a saber con qué ojos mirarían el que ella ande con una mole de raíces y plantas de pantano como su novio. Ante la situación Swampy rompe el silencio  y le dice que él la amaba desde hace tiempo atrás en secreto, pero que no le dijo nada, temiendo asustarla. Ya habiendo revelado lo que uno siente por el otro, la inusual pareja de los pantanos decide sellar un amor con un beso, que incluso resulta siendo una curiosa experiencia sensorial.

st3
Deberían comercializar los Besos de Swamp Thing con sabor a limón como una golosina, que sí que se venderían.

Swamp Thing pronto dará muestras de  un modesto intelecto, que parece disimular con esa forma tan lenta de hablar – que debe ser exasperante charlar con él-  y esa apariencia de grandulón clorofílico, pues todavía tiene dudas para plantearle a Abby, ya que en su estado él no podrá proporcionarle placer sexual, pero eso a ella lo tiene sin cuidado, que sólo busca que él la quiera.  Pero como esto no le basta a Swampy, decide buscar una alternativa para que haya una comunión entre los dos, así que se aleja un poquito de su enamorada y germina de su pecho una batata que le pide que coma.

st4
¿Haría la diferencia Para Abby si se lo trajera de la tienda?

Luego de dejar de lado que se comerá algo  que hacía parte del cuerpo de su pareja, Abby le da un mordisco a la batata, la cual se le hace que sabe a canela, pero pronto descubrirá que si Swamp Thing le hizo comerla, no es por el hecho de degustarla, sino de compartir un lazo con ella.

st5
“Si te drogo porque te quiero”.

La batata que Swamp Thing le ha dado de comer a Abby resulta ser un potente alucinógeno que le permite ver el mundo como lo ve Swamp Thing, en una secuencia psicodélica que se le pudo ocurrir a Alan Moore después de comer Hachís y Peyote , y de compartir la mezcla con  los artistas Steven Bisette, John Totleben y la colorista Tatjana Wood, que si algo destaca en esta historia a partir de este punto son los cambios constantes del sentido de las secuencias de viñetas, que obligan al lector a voltear el cómic en todas direcciones para leerlo mejor. Así Abby parece hacerse una con el mundo, y con Swamp Thing, en una experiencia chamánica inolvidable.

13-14
Me surge un temor inimaginable el pensar cuantas páginas y palabras Moore tuvo que emplear para explicar a los artistas como plasmar semejante distorsión sensorial.

La mujer parece experimentar una sensación que hace que comparta lazos con todo insecto, pez, planta o criatura del planeta, e incluso se hace una con Swamp Thing, compartiendo su existencia vegetal, que el dibujante Steven Bisette interpreta como una versión femenina de Swampy, y eso que todavía falta un poco antes que Abby alcance el clímax.

17
Un viaje de ida y vuelta por toda la biósfera del planeta, de Swampy para Abby.

Experimentando además el amor como lo ven otros seres vivientes del planeta, Abby comparte existencia con los seres vivos, los fenómenos naturales,  los recién nacidos, y criaturas que son víctimas de sus depredadores, encontrando al final la satisfacción de haber sido uno con su enamorado, en una forma casi que literal gracias a la batata que éste le pidió que comiera.

st6
Y tienen la palabra “Orgasmo” escrito en sus caras en Mayúscula.

Al final de la experiencia, Abby le pregunta a Swamp Thing si con eso demostró que él la quiere, pero como su novio se demoraría horas intentando darle la razón con palabras, le disipa cualquier duda con otro de sus besos de limón, comenzando así uno de los romances más enternecedores y también controvertidos del mundo de los cómics.

23
Una historia poco convencional que incluyó romance y sexo, y que sólo Alan Moore – y en cierta medida Neil Gaiman- pudo plasmar de forma tan adorable y natural.

Tonto sería decir que en los números que vinieron no surgieron  obstáculos que intentarían separar a ambos, que si en el exterior Abigail Cable y Swamp Thing son tan diferentes como un plato y una llave inglesa, por dentro ya son uno – compartiendo un vínculo vital que estimulan con la ingesta de batata sabor canela de Abby- pero no todo el mundo estará de acuerdo con ese punto de vista. Que parecía que el destino se empeñaba en separarlos, para después juntarlos en una relación que incluso dará como resultado la concepción de una niña, pero eso se los contaré en otro momento.

st7
Me va a tomar un buen tiempo superar volver a superar lo del limón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s