Los criminales tienen los días contados en la inusual ciudad de: The Nevermen, por Phil Amara y Guy Davis.

Blog # 160 (Y con éste restan 205 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Toca de a pocos responder los mensajes de cumpleaños, pero me pongo a esa tarea hoy. Ver las felicitaciones hace reflexionar).

00
Yo sé que ver a Xena, la Princesa Guerrera en la portada distrae y haría que quisiéran mejor que reseñara una historia de ella, pero vamos a enfocarnos en el tema de hoy.

Dark Horse Presents fue una revista antológica de la editorial del caballo para presentar premisas de posibles nuevas series, ya que la casa le apostaba también a las creaciones propias, aparte de hacer cómics basados en sagas cinematográficas de las cuales habían adquirido la licencia – como Star Wars, cuyos cómics ahora parecen condenados a ser borrados del universo expandido-. Sin llegar más lejos, aquí debutaron las historias cortas de Hellboy -personaje que Mike Mignola ya había presentado en Next Men-, y también lo hicieron las aventuras de un grupo dibujado por un colaborador del universo del personaje -que más adelante haría lo suyo en las páginas de B.P.R.D-, Guy Davis. De la mano de Davis, el escritor Phil Amara se esforzaría por crear la más inusual historia de vigilantes en un ámbito noir, y que llegó a aparecer por entregas en DHP #148 a # 150 en el año 2000, y que más adelante se ganaría el derecho de tener al menos dos miniseries, The Nevermen.

La serie “molaba” tanto, que incluso tenía su videoclip promocional.

Al comienzo de la historia, tenemos la visita inusual al dueño de un restaurante llamado Sully por parte de dos misteriosos e intimidantes hombres con los particulares alias de Mr. Fingers y Mr. Match. Sully no se deja amilanar de la presencia de esos dos, que seguro cobraban cuota de protección, y armándose de un bate, decide arremeter contra el primero, contra el que el bate se hace aserrín ya que éste es mecánico, y hace añicos con sus dedos a la caja registradora poco antes de sacar de combate al dueño. Una vez en eso, Mr. Match revela porqué se ganó ese nombre y demuestra sus habilidades piroquinéticas en todo lo que es inflamable dentro del recinto.

04
Yo me pregunto, como Mr. Fingers hacía para moverse si en vez de piernas tenía una base para mantenerse de pie. (Respuesta: tiene unas ruedas pequeñitas al final, pero apenas sí se ven).

Huyendo apenas ileso del lugar, Sully cae a los pies de alguien a quien parece conocer, y cuya identidad se mantendrá en el misterio hasta cierto punto de la trama. En otro punto de la ciudad, un hombre con gabardina y googles – obviamente uno de los Nevermen- es golpeado por varios hombres en el club privado de uno de los villanos de la ciudad, un híbrido entre hombre y pulpo llamado Honshu, y que ordena a un hombre enmascarado con una enorme cimitarra que termine con su vida. Como descubriremos a partir de este punto, los Nevermen nunca van a una misión peligrosa sin tener un as bajo la manga, y ése es los artefactos que esconden bajo la gabardina, y que les sirven en cualquier situación, como las bombas de humo que salen disparadas desde su espalda, y que le crean una cortina que le permite acabar con todos los esbirros de Honshu, mientras va hacia él en busca de respuestas.

07
Como Lawrence de Arabia, pero post-nuclear y Noir.

Mientras tanto, alguien desde un monitor puede ver lo mismo que ve el Neverman a través de sus googles, manteniendo su identidad en un completo misterio, salvo por su apariencia mecánica.

Volviendo a lo que quedó del restaurante de Sully, un Nevermen llega al lugar y encuentra a un ex miembro de su organización, un hombre mejorado con tecnología al que se refiere bajo el nombre de The Murderist, y que será vital para el desarrollo de la historia.

09
Murderist es algo Inspector Gadget.

Para la segunda parte de la historia, el desfile de fenómenos sigue cuando se nos presenta a otro inusual villano de la ciudad, la cabeza de un hombre que se presenta en una caja al dueño de un club, y al que éste último se refiere con el nombre de Cadáver. Luego de hacerle preguntas sobre si estaba pensando estafar a las personas en su club, le insta a abrir un regalo, que no contiene otra cosa que una mano que la cabeza parece controlar a distancia. Y yo me pregunto, como hizo para envolver la mano, asumiendo que originalmente era suya.

11
Aquí los villanos no se van con sutilezas.

El Nevermen y Murderist hablan sobre lo ocurrido a Sully, y sobre el que no quisiera pagar a unos criminales por protección causó la destrucción de su local y sus heridas. El primero le recuerda al segundo que antes hacía parte de ellos, pero que una vez decidiera salirse del grupo, dedicado a combatir el mal en la ciudad, se puso a la tarea de mejorarse a sí mismo, y a buena hora, que las cabezas criminales del lugar estaban peleándose por el territorio. Como alguien a quien le gusta más trabajar sólo, Murderist le refiere que en una torre hay alguien que está manejando todo lo que ocurre como si fuera parte de un gran plan, y que probablemente está relacionado con Diggs, un Neverman desaparecido.

14
Los Nevermen son algo Batman también.

En una oficina en el interior de un rascacielos, un miembro de la Liga de los Cuervos, un grupo de ladrones profesionales que usan artefactos para cometer sus crímenes, es emboscado por un Neverman, al que logra quitarse de encima con unos disparos al aire, dándole tiempo para escapar del recinto con unos documentos que sustrajo de una caja fuerte en su propia nave voladora. Como los Nevermen demuestran a lo largo de la serie, siempre están preparados para los adversarios que enfrentan, con lo que otro de los miembros aguarda la huída del criminal para participar en una persecución aérea en su propio avión.

16
Esto se va a poner bueno.

Mientras el hombre mecánico sigue viendo lo que ocurre en los lentes de los Nevermen a la vez que se pregunta por qué ellos combaten al crimen, otro de los miembros combate a un ser escamoso y con largos punzones como brazos conocido como Samek, al que también le exige respuestas, aunque en primera no parezca que pueda hablar o articular palabra con una boca enorme y generosamente dentada que parece revelarle en la batalla poco después de caer desde una gran altura a un contenedor de basura.

18
Samek, la pesadilla de los odontólogos.

Siguiendo una pista dada a través de un acertijo, otro Neverman llega al cementerio de la ciudad, al encuentro con un señor de los muertos llamado Manboulian, elocuente como él mismo, y a quien la mitad de la cabeza de la nariz hacia arriba está desprovista de piel, y viste a la vieja usanza. Como han hecho otros villanos, despliega sus fuerzas contra el Neverman, que se siente como en una película de George A. Romero.

19
¿Quién dice que éste cómic no tiene de todo?

Volviendo a Murderist, él tiene un altercado en un callejón con un hombre llamado Laurel, al que en medio del combate le cercena un brazo con una hoja de espada que le surge del brazo derecho. Antes de que pensemos que esta medida fue demasiado radical por parte del Ex-Neverman, del muñón le crecen tantos tentáculos que ponen a Murderist en una situación difícil.

20
Murderist en: “Delirio Lovecraftiano”.

El hombre mecánico vuelve a escena, e intrigado por lo que le revelan los monitores que le permiten ver todo lo que hacen los Nevermen, que interrogan a cada villano que han enfrentado a lo largo del cómic, pregunta a un hombre al que llama “Padre” por el Neverman al que buscan, el llamado Diggs, y que desapareció sin dejar rastro. ¿Pero estará conectado este robot al hombre por el que los misteriosos vigilantes buscan? Eso muchísimo más adelante lo sabremos.

23
A estas alturas, el descubrir que el tipo con apariencia de robot también tiene alas no parece sorprenderme.

La serie termina con los Nevermen reuniéndose luego de una noche de patrulla y hablando entre ellos sobre lo poco segura que es la noche en la ciudad. Y afortunadamente sabremos más sobre las intenciones de héroes y villanos en un futuro, ya que The Nevermen dio el salto de Dark Horse Presents a miniserie, como muchos títulos de la editorial, salvo The Strain, creo.

24
Y al final, Murderist triunfó.

Puede que al leer esta historia, dé la impresión de seguir a Dick Tracy, cuya galería de villanos tenía mucho de todo, que si algo ha enseñado también Mazinger Z, es que es una buena jugada hacer de los villanos memorables por medio de una apariencia grotesca. Sobre las capacidades de la tecnología de los Nevermen que esconden bajo sus gabardinas sabremos más a futuro, que éste tan sólo es el comienzo.

nevermen1_lg
Y esta serie debió ser regular, y durar muchos números, hasta hoy, que estaba la mar de interesante.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s