Un día para quitarse el sombrero por: La Pluma de Robert E. Howard.

Blog # 152 (Y con éste restan 213 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Ya tengo mi sombrero y bastón para bailar por la salida de Steven Moffat de Doctor Who el año que viene. Bien hará al recluirse voluntariamente en Sherlock).

howard
Robert E, Howard, a quien yo sí que le agradezco por los buenos ratos que me hizo pasar con su Solomon Kane.

Vaya si pasó tiempo antes de que me enterara de la vida y obra de Robert E. Howard. Claro, yo conocía a Conan el Bárbaro, personaje creado por él, y además un ícono cultural que ha sido popularizado gracias al cine – con dos de Arnold Schwarzenegger y otra de Jason Momoa- la televisión – dos series animadas y un live action- y los cómics – Marvel publicó series regulares de Conan durante los Setentas, y Dark Horse también-, pero ignoraba el resto del grueso de la obra del autor, que era numerosa antes de que cumpliera los 30 años.

Pero vamos a comenzar hablando del autor, que justo hoy se cumplen 110 años desde su nacimiento, y ya tocará hablar de su legado.

Robert Ervin Howard nace en Texas, Estados Unidos el 22 de Enero de 1906, como un muchacho enfermizo, digno de los anuncios de cómics viejos de Charles Atlas, pero que al crecer se aficionaría al ejercicio y a las pesas para obtener un físico con el que dejaba atrás su escuálida figura, que sí que le había acarreado bastantes complejos que le evitaban tratar directamente con la gente, mismos que arrastró hasta la edad adulta, aún luego de convertirse en un joven alto moreno y apuesto.

1REH-armsfoldedinfrontofwindow-Keeganscan
A este si le creo que puede levantar una espada en honor a Crom.

Como ahora el medio de los ensimismados para conectar con el mundo exterior es el internet y los medios sociales, en la modesta época de Howard el medio para comunicarse además del teléfono eran las cartas, a las que dirigía a varios amigos epistolares suyos, como los miembros del Círculo Lovecraft, que también compartían interés en temas que le apasionaban como los relatos históricos, las décadas prehistóricas donde el salvajismo y las civilizaciones antediluvianas destacaban. Esto sin duda fueron los cimientos de sus historias más populares, que Howard fue uno de los precursores del género literario fantástico conocido como Espadas y Hechicería, plasmado principalmente en historias de personajes como Conan el Bárbaro y Kull de Atlantis, creando una cierta continuidad entre unos relatos y otros, a pesar de que se dieran en momentos históricos distintos.

Weird_Tales_1934-08_-_The_Devil_in_Iron
Conan como lo veía el artista de turno en Weird Tales. Hay que ver que la versión del portadista se aleja mucho de como se le describe en la historia.

i algo destaca la obra de Howard, es el dinamismo que inyecta en sus historias, en las que sí que ocurre algo. He tenido la oportunidad de leer mucho más que Solomon Kane, y uno que otro relato histórico – La Sombra del Buitre me abrió los ojos sobre Red Sonja, que en realidad se llamaba Sonia La Roja, no usaba bikini de cota de malla, era rusa, y vivió en la época del asedio a Viena por parte del imperio otomano-, que el autor también se cultivaba leyendo sobre historia. Hace poco un libro sobre sus relatos de terror cayó en mis manos, y puedo decir que era la prueba encuadernada de la versatilidad del autor, al que le iba bien contar relatos ambientados tanto en el oeste americano como en la época colonial. Muchos de estos relatos – los del tipo sobrenatural- tuvieron acogida en la revista Weird Tales, en las que también se daban cita autores como Lovecraft, Bloch y Ashton Smith, también parte del ya mencionado círculo de autores.

2147922-p1solomonkane
Hay que ver que el bastón que porta Solomon Kane es más viejo que la humanidad.

Volviendo a la continuidad entre los relatos de Howard, un ejemplo de esto se puede encontrar en los relatos de Solomon Kane, que ya reseñé acá hace un tiempo. Kane, un puritano justiciero del siglo XVII que ha jurado erradicar a la maldad donde sea que esta repose, llega a encontrarse en África con descendientes directos de Atlantis, y el bastón que le regala su amigo hechicero, N´longa es una reliquia que da la apariencia de provenir del antiguo Egipto por el gato tallado en su parte superior, pero que la misma, tanto su magia como la madera que la compone, son todavía más antiguas. Otro ejemplo similar se puede hallar en el relato de terror El Espanto en el Anillo, en el que el profesor John Kirowan – personaje aportado por Howard a los Mitos de Cthulu- se involucra en un caso de posesión que padece la esposa de un amigo, gracias al anillo que lleva, y que en contra de su voluntad la lleva a intentar matar a su marido en varias ocasiones. El anillo es una reliquia de la época hiboria, de donde proceden los relatos de Conan, y que perteneció a un enemigo suyo, el hechicero Toth-Amón, que cae en manos de un enemigo de Kirowan e intenta sacarle provecho.

rehfence
Lástima tanta genialidad no respaldara un aura de buena suerte para Howard.

Pero si Robert E. Howard no tenía límite para desplegar su imaginación en relatos heroícos donde el héroe triunfaba a pesar de lo incierto o peligroso que pudiera ser el enemigo, en su vida personal esto no aplicaba al no apegarse a un guión prestaablecido. Si bien es cierto que Howard era huraño y callado, su obra le valió una novia profesora de escuela, que no le duró mucho cuando hizo parte de las razones por las que reconsiderara quitarse la vida en un punto álgido de sus tragedias personales, ya que lo dejó por un amigo cercano. Sumado al rompimiento amoroso su bolsillo no andaba bien, ya que en Weird Tales rechazaron comprarle su última historia, y su madre, a la que estaba apegada desde niño debido a que esta era muy sobreprotectora con él, enfermó irremediablemente de Tuberculosis. Al poco tiempo de morir, viendo como su vida se hacía pedazos, Robert E. Howard, que escribía relatos donde el héroe siempre hallaba un hálito de esperanza para vencer siempre al final, encontró una salida al jalar el gatillo de un arma – irónicamente las armas le apasionaban bastante, llegando a dar descripciones detalladas sobre su mecanismo en sus historias- y terminar con su vida a los 30 años el 11 de junio de 1936.

dyn008_original_632_900_pjpeg__9a4b663a3533c96ff1a6ecd5bf7bda19
Y el legado del autor le sobrevivió, incluso en forma de obras inéditas.

Como el principal ejercicio de Howard era ejercitar la habilidad de escritor, dejó muchas historias inéditas que se descubrieron después de su muerte, sumando a estas las historias que no llegó a ver publicadas en vida debido a su deceso. Tanto unas como otras siempre parecían tener algo de racismo cuando se refería a la gente de color, llamándolos negros, o negroides en tono despectivo, e incluso considerando que un afrodescendiente de piel oscura era menos puro racialmente que uno con la piel más clara, o de apariencia mestiza, justo cuando es lo contrario. Pero esta acusación a la obra del escritor podía caer bajo su propio peso al encontrar que la gente de raza negra ocupaban roles de héroes, villanos y víctimas, sin rayar la discriminación.

Sin embargo es una pena que Robert E. Howard muriera tan joven, y no alcanzara a vivir para ver el alcance de su obra dentro de la cultura popular, siendo trasladada a otros medios fuera del literario, e inspirando a otros autores gracias a sus imaginativos relatos, magníficos la gran mayoría de ellos, y capaces de hacer que uno se los lea de corrido por su sorprendente capacidad para enganchar la atención del lector, que permanece cautivado por la historia hasta el final.

groocover30m
Uno no puede evitar ver al Groo de Sergio Aragonés sin evitar pensar en el pasado que comparte con cierto espadachín cimmerio.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s