Una peligrosa aventura por las mareas del tiempo: Yoko Tsuno # 11, La Espiral del Tiempo, por Roger Leloup (Parte II)

Blog # 144 (Y con éste restan 221 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Y la Parca sigue añadiendo más estrellas al firmamento este año, que llevarse al Alguacil de Nottingham y al que le hacía la voz a Robin Hood de la película animada de Walt Disney no parece una coincidencia).

Laspiraledutemps_07032004
Que miro más atentamente a Yoko y le hallo cierto parecido a la compañera del Segundo Doctor, Zoe Heriot, que hasta el peinado tiene.

Retomando La Espiral del Tiempo, undécima aventura de la heroína Yoko Tsuno, creada por Roger Leloup para la revista Spirou, continuamos donde la dejamos, pero antes un recuento para los que llegaron tarde.

Yoko Tsuno, ingeniera electrónica japonesa y aventurera, visita a su primo en la isla de Borneo para un trabajo junto a sus amigos, técnicos de televisión, Vic Video, y Pol Pitrón. Pero en la primera noche de su estadía, al sacar a pasear a su amigo el elefante Gounda, ella descubre cómo un par de hombres esperan a que una cabina se materialice para sacar de combate al piloto y apoderarse de ella. Esto no ocurre gracias a la intervención de Yoko, que se encarga de los dos hombres, uno de los cuales se desmaterializa ante sus ojos en una espiral. Pero el misterio apenas empieza, que quien ocupaba la cabina es una niña de 14 años llamada Monia, que proviene del siglo 39, época donde el planeta Tierra y toda la vida en el mundo ha dejado de existir por culpa de la poderosa bomba de contracción, y cuya misión es impedir que el científico que la creó en una base científica en Sulawesi, el profesor Webbs, siga adelante con la investigación. Al llegar a la base, para Yoko y sus amigos el misterio se pone todavía más neblinoso cuando descubren unas inscripciones en japonés junto a una puerta en un sector inaccesible del complejo que prohibía el acceso al lugar, y las cuales fueron hechas por el tío abuelo de la protagonista. Ahora, vinculada al misterio de la Bomba de Contracción por un asunto familiar, Yoko estará totalmente implicada en la resolución del caso, que le ofrecerá una aventura que va más allá de visitar lugares exóticos y el espacio.

y9
Y es el mismo destino el que parece haber llevado a Yoko allí.

Webbs no encuentra relación con la visita de Yoko y sus amigos al lugar, quien insiste en que quien firma, el oficial superior Toshio Ishida, aparte de ser su tío, hizo posible que muchas investigaciones se cumplieran y beneficiaran a la población en general, y que después, gracias a los amigos que hizo durante su estadía en Borneo, ayudaron a asentar a su familia en la isla. Convencido por la noble declaración de Yoko, Webbs decide llevarse a ella y a Monia a la antena de transmisión para confesarles el secreto de lo que se esconde detrás de la puerta clausurada, una criatura que descubrieron y les permite conocer el secreto de la anti-materia.

y12
A veces es mejor acallar la vena de la curiosidad, pero con los científicos toca usar la persuasión para evitar que toquen fondo.

Una vez descubierta la cosa que los japoneses escondían en la Montaña del Dragón, Webbs ha decidido alimentarla con la energía del acelerador de partículas a cambio del descubrimiento de la anti-materia, la cual si es usada para fines bélicos, podría significar la obtención de un poder inimaginable, del que el teórico fue advertido por Leyton, colega del padre de Monia. Pero la chica del futuro decide hacerle entender a Webbs de manera casi que didáctica los peligros del manejo de la anti-materia y la bomba de contracción al usar una carga en una gran roca, que extrañamente termina reducida de tamaño, pero pesando lo mismo que pesaba antes de sentir el efecto de la antimateria. Este resultado coincide con el hallazgo de piedras similares cerca a la montaña, con lo que Webbs queda convencido y asume que pudieron ser reducidas por los japoneses. Así, Yoko tiene carta blanca preparar un plan y actuar.

y11
Como dije arriba, algo de persuasión siempre es de utilidad.

Una vez son recogidas por Vic y Pol, Yoko da instrucciones a ambos de traer las fotos que han tomado del complejo y el correo del su tío para averiguar más de la época en la que los japoneses ocuparon la Montaña del Dragón, y parten con Shangi a su aldea para prepararlo todo. Antes pasan por las tumbas funerarias de los toraja, la gente del nativo para ir por la segunda cabina de viaje temporal inventada por el padre de Monia y Leyton, descubrimiento que hará que Yoko se decida a cruzar las barreras del tiempo para viajar al pasado.

y13
Sin importar que pueda ocasionar daños colaterales al viajar hacia el pasado, Yoko parece decidida a arrojarse a una aventura a través de la Cuarta Dimensión.

Una vez escondida la segunda cápsula en una espiral de tiempo, Yoko y Monia son llevados por Shangi a la aldea de los Toraja, donde Roger Leloup nos deleita la vista con las construcciones típicas de este pueblo, y las formas curiosas de sus casas, que o Leloup se documentó muy bien, o estuvo allí para presenciar la aldea con sus propios ojos y plasmarla en su undécimo tomo. Aquí, Yoko se preparará durante un par de días, con ayuda de las cartas de su tío, las narraciones de los ancianos de la aldea y las fotos tomadas por sus amigos para identificar el día exacto al que debe arribar en su viaje hacia el pasado.

y14
Vic asegura que lo pasará mal mientras espera el regreso de Yoko porque Leloup insinuaba que había una relación sentimental entre ambos, la cual terminaría descartando por el bien de los lectores, inconscientemente enamorados de la protagonista.

Al llegar la noche, Monia y Yoko deciden partir, preparándose con la vestimenta adecuada para el viaje temporal y el cinturón biológico que permite al viajero temporal permanecer en la época que ha viajado mientras lo tenga puesto. Una vez a bordo, la joven heroína ve en los contadores de la consola cómo dejan el presente para viajar hacia atrás en el tiempo hasta el 5 de Febrero de 1943, donde la cabina reposa y se detiene. Monia deja a Yoko para que se desenvuelva en la misión, que aunque fue encomendada para la joven viajera temporal, gracias a que hay vínculos familiares de por medio, la chica japonesa decide plantarle frente. Y seguro que fue para mejor.

y15
Y en Doctor Who a veces ponen tan sencillo esto del viaje temporal…

Una vez se ha cambiado de ropa, Yoko se esconde entre una grieta y ve cómo unos soldados japoneses roban joyas de las tumbas de los Toraja. Una vez se han ido con su mal ganado botín, Yoko aprovecha para abordar el camión de los hombres y dirigirse a la base japonesa, mientras los escucha hablar de compartir lo obtenido con el Teniente Amemiya, del cual Yoko tiene conocimiento por las cartas de su tío a su esposa, donde lo describe como un fanático pretencioso. Al llegar a la base, la joven baja del camión sin ser descubierta, escondiendo su bolso en un carrotanque pendiente para ser reparado. Pero justo ahí es cuando un oficial que hace la guardia la descubre y la lleva con Amemiya, quien escucha que Yoko es la sobrina de Toshio Ishida, y que para probarlo tiene su pasaporte, el cual resulta ser falso, y que además está firmado por su tío. Viendo que Amemiya no le cree, Yoko no tiene otra opción que huir y dar con su tío por cuenta propia.

y16
Si una cosa es cierta, es que se necesita más que una bayoneta para persuadir a Yoko de permanecer en su sitio.

O eso es lo que Yoko quiso hacer creer a los oficiales, que en realidad se esconde bajo la oficina, esperando a que no den fácilmente con ella, lo que a su vez juega a su favor, ya que su tío entra en ese mismo instante para preguntar a Amemiya lo que ocurre. Interesado por la presencia de una chica que dice ser su sobrina, vuelve a su cabaña, no sin antes insistir al operario del centro de comunicaciones en que no está para nadie, salvo para el Profesor Minai. Pero antes de que Ishida se de cuenta, el encuentro con su sobrina de otro tiempo se dará al momento mismo de cruzar su oficina.

y17
Y aquí es cuando el continuum tiempo- espacio parece torcerse alrededor de tan inesperada confesión.

Bajando la guardia, y también su  katana, Toshio se dispone a escuchar la historia que su “sobrina” tiene para decirle, teniendo claro que la única sobrina que tiene es tan sólo una niña, y el hecho de que Yoko le mencione que llegó allí gracias a una máquina del tiempo tampoco parece ayudar a convencer al oficial. Estando así las cosas, Toshio Ishida decide hacer que lo comuniquen con Masako, su sobrina de 13 años y madre de Yoko, y luego de hacérsela pasar, pese a la negativa de la chica, que está consciente que así pone en peligro su propia insistencia. Toshio sólo deja en claro con esto que es una gran coincidencia que el nombre de la joven extraña que alega ser su sobrina coincida con el que le da Masako, al preguntarle como llamaría a su hija en caso de tenerla en el futuro algún día.

y18
Menos mal la mano de Yoko no ha comenzado a desvanecerse, que si no…

Desafortunadamente para Ishida, que intentó mantener la estadía de Yoko en secreto, es descubierto por Amemiya, que gracias al operario del centro de comunicaciones de la base, logra escuchar la conversación del oficial con su sobrina. Presto a descubrir el misterio de la chica y el pasaporte falso que su superior porta, el corrupto teniente llega a la oficina de Toshio, que para proteger a Yoko, alega que es su sobrina. Pero la chica sabe cómo hacer que las ansias del oficial de darle desprestigio a su tío liberen toda sospecha de ambos al revelar en una breve frase los asuntos turbios que Amemiya tiene con unos subalternos al compartir las ganancias de lo robado en las tumbas de los Toraya, cosa que funciona, y permite que le sea devuelto el pasaporte. Convencido de las palabras de Yoko, Toshio Ishida decide llevarla con el profesor Hideki Minai para comparar notas.

y19
Las cosas van bien para Yoko, pero surgen eventos que podrían desbaratar sus planes a futuro.

Al enterarse de que Yukiko, su esposa, podría sobrevivir a un mal incurable gracias a la penicilina, introducida por los estadounidenses a Japón – cosa que sin saber, Yoko le revela cuando su tío le dice que el pasaporte falso era para traer a su esposa a Borneo con él-, a Toshio no le queda duda de que los aliados ganarán la Segunda Guerra Mundial, además de confirmar todavía más el que la jovencita que lleva consigo viene del futuro. Una vez han llegado a la Montaña del Dragón, la reunión entre la viajera temporal y Hideki Minai, el científico japonés que antecedió a Webbs en la investigación de la antimateria tiene lugar. Allí la chica logra ver el primitivo acelerador de partículas de la época y lo que se esconde tras la puerta que se ha prohibido cruzar a cualquiera en su propio tiempo, descubriendo un horror que bien puede provenir de más retorcido relato de Lovecraft y que está más allá de cualquier cosa que Yoko Tsuno haya visto en sus aventuras antes.

y20
Una criatura colosal que vive dentro de una montaña y se alimenta de antimateria. Y todo lo que nos separa de ella es una intrépida y joven ingeniera japonesa desplazada de su propio tiempo.

Viendo qué es lo que está detrás de los trabajos de Minai y Webbs, Yoko contempla la totalidad de la amenaza que Monia debe enfrentar, pero que ella también ignora, ya que sólo está rascando la superficie al intentar detener el invento de la bomba de contracción. Pero como la reseña se ha hecho ya muy larga – los cómics franco-belgas son cosa de analizarse con lupa, en serio-, la concluiré mañana, dando final a esta historia, que comenzó como una misión para detener un cataclismo en el futuro desde el presente y ahora hasta tiene un monstruo en nómina.

PLAQUE_YOKO_Red
Que no los engañe la frágil apariencia de Yoko Tsuno, lectores, que si algo es cierto es que sus aventuras están a la altura de cualquier aventurero – ¡Incluso a las de los Cuatro fantásticos en sus buenos tiempos!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s