Una peligrosa aventura por las mareas del tiempo: Yoko Tsuno # 11, La Espiral del Tiempo, por Roger Leloup (Parte 1)

Blog # 143 (Y con éste restan 222 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Que faltan 20 días para la película de Deadpool, y hasta ahora caigo en cuenta que dejé de hacer reseñas sobre sus cómics. Ahí realmente lo siento, que surgían otros temas que me interesaba reseñar más).

Laspiraledutemps_07032004
Que no los engañe la portada, que el cómic tras ella es todo menos infantil.

Bien esperaba reseñar algún día los álbumes de Yoko Tsuno, esa ingeniera electrónica japonesa que desde la década de los setentas sigue teniendo aventuras aunque pase desapercibida en el medio, al menos fuera de Bélgica y Europa. Y si de algo estoy seguro, es que nada le queda pequeño a esta audaz creación del dibujante belga Roger Leloup, quien colocó en la heroína de sus historias una mezcla de audacia, belleza, habilidad y valentía que haría que los que buscan el “Empowerment” de las heroínas femeninas de las dos grandes editoriales de cómic americano se sintieran avergonzados al saber que su trabajo no le llega ni a los talones a Yoko Tsuno. Para el número 11 de su publicación, Yoko ya ha viajado a otros planetas, detenido complots que involucran descubrimientos de tecnología antigua pero mortal, y perversos planes para el uso de los elementos como armas de aniquilación masiva. Pero como nunca es bastante para la joven aventurera, una visita familiar la lleva a la oportunidad de viajar por el tiempo, para impedir el fin de la humanidad en el futuro lejano, al tener contacto con La Espiral del Tiempo.

y1
Y la historia empieza con una escena que se haría bien familiar en historias como El Libro de la Selva.

De visita a Borneo por un trabajo de documentación de las especies vegetales y animales de la isla, Yoko y sus amigos Vic Video – sí, el nombre es curiosísimo- y Pol Pitrón pasan su tiempo de manera distinta, que mientras los dos muchachos viajan por helicóptero en la isla, Yoko saca a pasear a su elefante Gounda en el último día de descanso que tiene en las propiedades de la familia de su primo, Izumi, que al día siguiente tendrán que poner manos a la obra con la agenda prevista. Aprovechando el tiempo que le queda antes de laborar, Yoko dirige a Gounda a un riachuelo para que se bañe, y de paso ella visita unas ruinas donde suele visitar siempre que puede a una bailarina tallada en las paredes. Pero como si ella estuviera justo en el lugar y momento indicados, al caer la noche, puede ver como dos hombres, uno armado y otro ocupado montando equipo electrónico en el suelo hacen de las suyas. Sólo es cuestión de tiempo hasta que Yoko vea aparecer en medio de la extraña escena un objeto que hará que los fans de Doctor Who se sientan identificados.

y2
Está claro que si Yoko no va hacia las aventuras, las aventuras van hacia Yoko.

Una cabina se ha materializado en medio del circuito colocado por uno de los hombres, quien da instrucciones a su compañero para emboscar a quien salga de la cabina, una niña de 14 años llamada Monia que apenas abrir la puerta, pregunta por un Profesor Leyton. El hombre, alarmado al ver que Monia no tiene la edad que esperaba que tuviera al arribar a Borneo, escucha lo que la niña tiene que decirle al respecto, asegurándole que su viaje se ha visto adelantado por la muerte de su padre. Pero esto no parece interesar al hombre, quien centra más su atención en la cabina de Monia, y le confiesa que el Profesor Leyton ha muerto, y otro hombre, Webbs, de quien se suponía debían encargarse, está vivo, pero que eso no le importa, teniendo la cabina, que puede significar una fortuna para ambos. Monia no tolera el grado de egoísmo del hombre y decide irse del lugar, sin contar con que Shangi, el compañero del hombre está esperándola para evitar su huída. Yoko ha visto y oído suficiente y decide intervenir, liberando a Monia de Shangi, y dando una lección al otro hombre por disparar a la niña. Pero al demostrarle sus habilidades en artes marciales, es testigo de un acontecimiento increíble.

y3
Y para Yoko, quien ha viajado a otros mundos y descubierto mensajes que se siguen emitiendo décadas después en las colinas esto es de no creer.

Sí, el hombre al que ha acabado de desarmar y vencer se ha vuelto de luz y ha desaparecido en medio de un torbellino. Sólo quedando Shangi para encargarse de él e impedir que termine el trabajo de su cómplice, Yoko decide mantenerlo controlado empuñando la pistola del desaparecido hacia él mientras revisa la condición de Monia a quien el disparo sólo le ha ocasionado un leve rasguño, que ella insiste en que puede curar rápidamente. Absorta ante la descripción de la tecnología mencionada por Monia para curarse las heridas, Shangi aprovecha para escapar, cosa que Yoko no parece importarle tanto cuando escucha sorprendida que su nueva amiga proviene del siglo XXXIX, que su cabina es una máquina del tiempo, y que su misión allí es eliminar al inventor de la bomba de contracción, responsable de la destrucción de la Tierra en el futuro lejano.

y4
Cuando una niña con antenas que salió de una cabina poligonal te diga que viene del futuro, obviamente hay que creerle.

Desconsolada por no encontrar a su contacto en esta época y por el intento de robo de la cabina de Stanford, el hombre que se ha volatilizado para regresar a su época, Monia acepta la invitación de Yoko para ir con sus amigos y pasar la noche en casa de la familia de su primo, no sin antes depositar la máquina en una espiral de tiempo, donde pasará desapercibida. Y usando el lomo de Gounda, animal que Monia ve por primera vez en persona al admitir que sólo ha visto a los de su especie en registros, ambas muchachas dejan el templo.

Llegando a la casa del primo Izumi, Monia pierde el sentido y es llevada a la habitación de Yoko para que se reponga, donde la joven japonesa pone al tanto a todos sobre la extraña aventura de la niña, que luego de despertar, decide contar a todos la historia de su vida y como llegó allí del futuro, en el año 3872, una época en la que dos civilizaciones terrestres entraron en guerra, y que por culpa de la facción que iba perdiendo, que estaba en posesión de la bomba de contracción, acabó con la corteza terrestre y con todo ser vivo en la superficie, arrasados por los mares de lava inadescente que surgieron más adelante.

y5
Me avisan cuando la historia sea demasiado oscura para ustedes.

Monia asegura que los únicos seres humanos sobrevivientes eran ella, su padre y el profesor Leyton, que estaban en un laboratorio experimental, que escapó a la detección de quien quisiera derribarlo. Su padre, y el profesor ya estaban desde mucho antes, aguardando la llegada de la niña tiempo después gracias a que su madre la envió allí antes del cataclismo. Pero lo que Monia desconocía hasta poco después de abordar, es que en el módulo en el que fue enviada, Stanford, quien era un asesino puesto en hibernación para siempre por sus crímenes, estaba con ella, con lo que su padre decidió incluirlo en la tripulación para viajar al pasado con Leyton en una cabina para viajes en el tiempo experimental que desarrollaron para impedir la destrucción de la humanidad al detener a Webbs y sus trabajos en la antimateria.

y6
Un viaje para salvar a la humanidad de su terrible fin ha comenzado.

Desafortunadamente para el padre de Monia, él moriría al poco tiempo de que Stanford y Leyton partieran al siglo XX a causa de la radiación que captara en su trabajo científico, dando antes instrucciones a su hija para que viajara a la época donde los primeros fueron enviados en un segundo módulo preparado. Gracias al conocimiento inculcado por la niña mientras dormía gracias a una máquina para el aprendizaje futurista, Monia tenía el conocimiento técnico para operar la cabina, llegando al presente y siendo recibida por Stanford, quien quería la máquina para él.

y7
La única sobreviviente del siglo XXXIX hace que sintamos pena por su desdichado destino.

Luego de sorprender a Shangi, el cómplice de Stanford fugado usando el teléfono de la casa, éste les confiesa que lo hacía con la intención de llamar a quienes alquilaron el helicóptero que los llevaba a él y a su jefe hacia las ruinas para que recogieran la nave y a él lo devolvieran a su pueblo. Al ser interrogado por Yoko, éste confiesa que los dueños del aparato hacen parte de una empresa de telecomunicaciones que monta una antena gigante en la montaña del dragón en Sulawesi, con lo que deciden acompañarlo una vez Yoko escucha de boca de Shangi que quien derige el equipo de investigación es el profesor Webbs, el mismo hombre al que Monia debe persuadir de seguir con sus investigaciones. Con Shangi compensado por Izumi con una cantidad de dinero para comprar su silencio, Yoko y Monia parten junto con Vic y Pol en dos helicópteros hasta la Montaña del Dragón.

y10
Una vez Yoko descubre las razones por las que Stanford se ha desmaterializado, uno ya no vuelve a ver igual los viajes en el tiempo.

Una vez llegan allí, el helicóptero donde viajan las dos chicas es recibido de mala manera por los miembros del equipo de investigación mientras la nave ocupada por Vic, Pol y Shangi da vueltas por el lugar tomando fotografías aéreas. Aunque con sus dudas, uno de los trabajadores permite el ingreso de las dos chicas y a los niveles inferiores donde reposa un acelerador de partículas y el encuentro con Webbs, quien explica que Leyton murió en circunstancias desconocidas vinculadas con fenómenos inexplicables que Yoko y Monia están a punto de sentir de primera mano.

y8
Y con seguridad, algo o alguien no las quiere allí.

Una vez han comprobado como un electroimán que algo ha elevado ha intentado aplastarlas, les queda claro que Leyton también murió víctima de un objeto contundente arrojado hacia él por un campo de fuerza que Monia detecta con sus aparatos hasta una puerta blindada, que según le dice Webbs, es un transformador de energía, cosa que la chica le cree más bien poco. Pero la mayor revelación del momento llegará cuando Yoko vea unas inscripciones en las paredes y reconozca que están en japonés, y que prohíben bajo pena de ley marcial el ingreso a ése nivel. Yoko sin duda verá la sorpresa de su vida cuando, bajo lo escrito en la pared descubra la firma de su tío, escritor de la advertencia.

y9
Así que Yoko estaba vinculada a esta aventura antes de saberlo.

Este descubrimiento llevará a Yoko a tomar obligatoriamente las riendas de esta aventura, en el que su familia está vinculada desde hace mucho tiempo atrás. Pero eso lo veremos mañana, con la conclusión de esta aventura, que promete ponerse todavía más rara hasta el final.

maiport5
Se puede decir que con el hecho de que Yoko consiga la forma de viajar en el tiempo ya lo ha hecho todo, pero sus aventuras seguirán dejando con la boca abierta a más de un aficionado a la ciencia ficción.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s