En el cumpleaños de Perrault, hay que recordar a John Hurt como: El Narrador de Cuentos

Blog # 142 (Y con éste restan 223 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Y cuando te quedas sin ideas para escribir un blog, siempre puedes recurrir al motivo por el que Google sacó un Doodle el día de hoy).

Gracias a la “Perubólica” más de uno pudo conocer a este personaje, a su perro y sus historias.

Jim Henson, ése hombre que aportó al mundo del entretenimiento a los entretenidos Muppets, tenía gran facilidad para desenvolverse en campos como la música, la escritura, ilustración, actuación y dirección, pero como se le daba más fácil ser inventor y titiritero, todo su mundo giraba principalmente alrededor de estas dos vocaciones, aportando todavía más que unos muñecos bien hechos que vivían en una calle. Películas de fantasía algo oscura como The Dark Crystal y Labirynth, y series que no pueden olvidarse fácilmente como Dinosaurios eran más elaboradas a nivel técnico y argumental, y a este grupo de producciones del papá de la Rana René y amigos no puede faltar la mención de la serie que seguro marcó la infancia de más de uno, en la que un viejo cuentista sentado frente al fuego contaba historias clásicas de toda Europa acompañado de su perro, para el deleite de grandes y pequeños.

the-storyteller-01
John Hurt hizo del Narrador a la edad de 48 años, valiéndose del maquillaje para deformar sus rasgos y parecer más viejo.

Antes que fuera conocido como el Doctor de Guerra en Doctor Who y Ollivanders en Harry Potter, en 1988, el actor inglés John Hurt se metió en un viejo abrigo hecho de retazos y se hizo acompañar de un perro parlante -marioneta con la voz del hijo de Jim Henson, Brian – con la que conversaban hasta que del intercambio de opiniones o por alguna experiencia derivaba una historia que el cuentista relataba a la audiencia. La forma de relatar cada cuento narrado en el programa siempre se hacía de forma muy original, trasladándose al escenario donde ocurría originalmente y complementando con escenas muy sencillas que ocurrían entre el mobiliario del viejo castillo en el que vivía el hombre que en el día se ganaba la vida contando cuentos, como las nueve historias narradas de manera magistral y de una forma muy diferente a las versiones tradicionales de las que conocemos.

dc93ef233c967fbc3b59c73467d0a23d
¿A que impresiona el erizo, no? Que salió de Jim Henson´s Creature Shop.

Aunque pareciera que el Narrador debía permanecer al margen de sus cuentos por el sólo hecho de relatarlos, en ocasiones se daba la libertad de participar en ellos, como en la historia Hans, Mi Erizo, en la que es encarcelado por el Rey por ver en su futuro a través del Tarot que la princesa se casaría con un erizo. Caso muy distinto ocurrió en Cuando me Faltó un Cuento, que fue una anécdota de su vida en la que un rey prometió darle una corona de oro por cada cuento que le narrara durante todo un año, pero que al final, con la ayuda inesperada de un mendigo que manejaba la magia y que le debía un favor, pudo cumplir con la tarea encomendada por el monarca.

captura-00006
La historia de Natura era cruda por su cierto tono polémico, pero aunque comenzó mal, terminó bien.

Muchos de sus cuentos se movían tanto en la Edad Media como en épocas posteriores para el narrador, que estaba en el Renacimiento, y no sólo eso, que las locaciones variaban, desde Rusia, Noruega, Inglaterra y hasta Alemania, permaneciendo casi siempre en esa nación, y que es cosa que no extraña si tenemos claro que ésta es la nación de los Cuentos de los Hermanos Grimm, los cuales veremos en la serie un tanto diferentes a como la tradición popular nos los ha ofrecido. Éste sin duda parece ser el caso de Sad Sorrow/Natura, que cuenta la historia de la hija menor de un Rey, que al ver que el anillo de su madre le calza en el dedo anular, está obligada a casarse con su padre, cosa que ella rechaza al huir y cubrirse de plumas y pelo para parecer una andrajosa que cada noche con la ayuda de los animales del bosque dejaba esa apariencia para usar uno de los tres hermosos vestidos que luciría en los bailes organizados por un rey para su hijo el príncipe. Una historia que en cierta manera recuerda a la Cenicienta.

captura-00011
Con los Tres Cuervos quedaba claro que el número 3 se paseaba bastante por los cuentos del Narrador.

Como muchos ya sabrán a estas alturas, el número tres suele ser un número mágico en los cuentos de hadas, si tenemos en cuenta a los Tres Cerditos, Los Tres Osos, los tres deseos de Aladino en las Mil y Una Noches, etc. Y esta condición no podía faltar en El Narrador de Cuentos, donde podemos ver al tres como la cantidad de zapatos de hierro que tuvo que usar la princesa de Hans el Erizo, los tres hermanos de la princesa maldecidos por su madrastra bruja en Los Tres Cuervos, los tres panecillos duros que tenía el protagonista de El Soldado y la Muerte en su Bolsillo, y los tres maravillosos vestidos de Natura en la historia del mismo nombre, según el doblaje latino, dándole un valor adicional y un guiño interesante que el televidente puede descubrir por sí mismo una vez vista la serie.

monst
Si una cosa demostró Jim Henson en Labirynth y Dark Crystal, es que podía hacer criaturas que se veían reales, y en El Narrador de Cuentos se mantiene esta opinión.

Criaturas y monstruos del folklor se dieron cita en cada una de las historias, que daba lugar a espantosos ogros, valerosos leones blancos, grifos antropófagos, gigantes, demonios y hasta la misma Muerte, que parecía más bien un pequeñín al que le faltaba comer más papilla y concentrado. Es muy probable que ésta fuera la razón más poderosa para que más de uno se sentara a mirar el programa, que como sea la visión de estas criaturas engancharía a cualquiera para escuchar los cuentos del narrador, que en la mayoría de los casos terminaban bien para los protagonistas. También se daba en ocasiones el caso en el que uno de los personajes de las historias hacía presencia al final, como estableciendo una conexión entre el Narrador y el cuento ya relatado. La situación se dio al menos dos veces, cuando un demonio de El Soldado y la Muerte sale de un saco que estaba en el castillo que servía de hogar a los dos, y cuando una estatua con la forma del león de La Verdadera Novia que reposa cerca a la chimenea abre un poquito los ojos antes de acabar el relato.

1303130
Y como olvidar cuando el perro viajó atrás en el tiempo para cambiar al narrador por un cuentista de mitos griegos.

Como lo bueno no dura para siempre, El Narrador de Cuentos concluye luego de nueve episodios, dando lugar a un spin-off que traslada la serie a la Antigua Grecia, donde el nuevo narrador, interpretado por Michael Gambon – conocido por los fans de las películas de Harry Potter como Dumbledore-, es un cuentista griego encarcelado en el laberinto del Minotauro junto con su perro – el mismo perro de la serie anterior- , con el que huyen del mítico monstruo mientras recuerdan varios relatos griegos que no poseían la misma alegría y candidez de los cuentos contados por el narrador anterior, siendo en esencia más depresivos y dramáticos, salvo la excepción de Perseo y la Gorgona. De esta serie sólo se produjeron cuatro episodios que sufrieron algunos cambios en su adaptación, como el de Orfeo y Eurídice, cuyo final se modifica a uno más moderado y apto para la audiencia.

storyteller-preview-marz1
Y lo que suele pasar con las cosas bien hechas es que trascienden a otros medios, como el cómic.

Pero ése no fue el final de El Narrador de Cuentos, quien pasó a los formatos VHS y DVD para llegar a los hogares de los aficionados de la serie, y también hizo parte de adaptaciones en formato libro de las historias narradas, y una serie de novelas gráficas que nos devolvía al Narrador retratado tal cual como aparecía hace menos de 28 años en pantalla en las viñetas junto a su fiel compañero canino que le reprochaba cuando menospreciaba la participación de los perros en las historias.

Aquí concluye una reseña que me dio justo en la nostalgia, y que me despertó el antojo de, una vez publicada en el blog, dedicarle el visionado a la historia en la que un muchacho que nació sin miedo busca lo que significa sentir temor, porque es uno de los episodios de El Narrador de Cuentos de los que mejor recuerdo tengo. Ah, si, y feliz día de Charles Perrault, que sin duda deja una valiosa lección, que sin importar la edad se puede lograr hacer algo bueno por lo que la gente lo recuerde a uno, que escribió sus “Cuentos de Mamá Gansa” a los 69 años.

john
¿Saben qué sería genial? Que la serie volviera, y con John Hurt de nuevo ocupando el sofá que está junto a la chimenea.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s