Un accidentado viaje a la nación del Vodka: Tintín en el País de los Soviets

Blog # 136 (Y con éste restan 229 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Que Hideaki Anno dirigirá la nueva película de Godzilla.Y seguro que pone a Jet Jaguar al nivel de un EVA).

tin8426119889
No, no es una mala imitación china de Tintín. Es Tintín en su primera historia.

Un logro que me haga sentir orgulloso de lograr el año pasado es el haber leído todos los álbumes de Tintín. Pero claro, no los empecé a leer desde el primero hasta el último, que hasta haberme leído Las Siete Bolas de Cristal y El Imperio del Sol decidí retomar la lectura en orden – me seguía matando la curiosidad sobre cómo habían terminado esas historias, ¡Desde los 10 años!-. Si algo he de confesar, es que me daba algo de desgano leer Tintín en el país de los Soviets, que juzgué a la primera su estilo simple de dibujo, que lo hacía ver como una “proto-aventura” del entrometido reportero belga. Claro, lo eran, y también tenía tela de sobra para ser todavía más polémico que Tintín en el Congo, pero al final termina siendo una serie de viñetas, todas ellas a tinta y sin ningún color sobre como Tintín y Milú se las arreglan para escapar de la policía secreta rusa, que no quieren que anden husmeando por ahí.

5
Aquí una bomba se llevó medio tren y a los pasajeros. Y vaya si Hergé no se lo tomó con el humor más negro del que pudo echar mano.

Era 1929, y Georges Remi, el dibujante mejor conocido como Hergé, proponía al Abate Norbert Wallez, director del Vintiégme Siclé, hacer una tira de su personaje, el reportero del Petite Vintiégme -suplemento infantil en el que aparecía- en los Estados Unidos. Wallez, que veía en Tintín una poderosa forma de implantar en las mentes jóvenes los modos católicos y fascistas del periódico y su persona – el tipo era religioso, pero no un “angelito”-, insistió fuertemente en que Tintín debía visitar La Unión Soviética para enseñar a los niños el anticomunismo. Eso creaba un problema para Hergé, que él ni había visitado Rusia nunca, y se tuvo que documentar con un folleto sobre Moscú escrito por un ex – cónsul belga que vivió allá. La verdad, los datos ahí escritos eran de dudosa procedencia, y Hergé tuvo que dejar esta obra suya en la categoría de “pecados de juventud” junto con Tintín en el Congo.

24
Uno sabe que esta aventura no es canon porque en las aventuras posteriores de Tintín no se le ve haciendo algo parecido como armar un carro con chatarra a lo MacGyver.

Pero sea como fuera la concepción de esta primera historia, desde el primer instante Tintín es blanco de la OGPU, la policía secreta rusa, que desea eliminarlo para evitar que cuente a occidente la verdad sobre la vida en la Unión Soviética. Sobrevivirá de milagro a una bomba que vuela a todos los vagones y pasajeros, excepto a él y a su fiel canino Milú, y llegará a Moscú para ser emboscados por el mismo agente de la policía secreta del que lograrán escapar gracias a su astucia.

29
La industria rusa “desenmascarada” por Tintín.

Pero si de algo no van a poder escapar Tintín es del aparente estado del Moscú del partido Bolchevique, donde la miseria se ve por donde sea que se detenga la vista, y la injusticia, donde se somete a los pobres a favor del partido socialista. Trampas en las elecciones, atención sólo a los comunistas mientras el pueblo muere de hambre y la crueldad de las fuerzas del orden son cosas que se pueden ver plasmadas en esta historia, que no bebe precisamente de fuentes fidedignas.

35
“Democracia” a punta de cañón de pistola. Dios nos libre para que no tengamos que llegar a eso.

Sin embargo, buena parte de las características de Tintín y Milú están aquí. Tintín sigue sin miedo a meterse en una buena pelea, y capaz de dar soberbios puñetazos que de un solo golpe arreglan para él cualquier disputa, además de que sigue siendo muy listo e ingenioso, aún para los estándares de un ambiente donde todo es más caricaturesco que en sus aventuras posteriores. Por el lado de Milú, sus constantes quejas plasmadas en sus pensamientos, y la afición a los huesos y la bebida se mantienen, además de su actitud heroica para ayudar a su joven amo y castigar a los malvados.

78
Y aún a pesar del estilo más bien absurdo de esta historia, Hergé consigue conmover.

Si algo es enormemente cierto, es que Hergé no consintió que Tintín en el País de los Soviets fuera recopilado e impreso en un álbum como en sus historias posteriores, y tampoco concibió la idea de redibujarlo y colorearlo como sí hizo con Tintín en el Congo. Pero como los apasionados a sus historias – casi todos en Bélgica- se rotaban versiones piratas de esta aventura, para los setentas decidió autorizar un recopilatorio, que Casterman publicó, permitiendo que esta historia se conociera también en castellano.

90
Porque desde mucho antes de visitar el Congo Belga, Tintín ya demostraba el poco apego que le tenía a la vida salvaje.

Eso sí, el humor de esta historia es imperdible, y seguro que en Rusia opinan igual, que en ningún momento alguien de allá se ha manifestado descontento por la opinión plasmada por Hergé sobre la situación de la Moscú de la década de los veintes y treintas. A pesar de superar las 137 páginas, es muy ligero de leer – por ser una publicación hecha en un diario, difiere del formato franco-belga que divide la página en 2 y poco recargada de texto-. Además también es una historia a considerar al mirar la evolución de Tintín y sus historias con el paso del tiempo, que dejaban de lado lo caricaturesco y las tramas poco coherentes – Tintín era tan famoso que desde Tintín en el Congo, Al Capone ya movía sus influencias para acabar con él-. Una historia que tal vez nunca se vea oficialmente adaptada a cine o a televisión, pero que si se dejan de lado los prejuicios, arranca algunas risas.

140
Como era de esperarse, Tintín era toda una celebridad allá donde fuera – con sus excepciones, claro está-.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s