Un regalo de ultratumba: Hellboy, Una Navidad Bajo Tierra, por Mike Mignola.

Blog # 101 (Y con éste restan 264 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. El meme de John Travolta está hasta en la sopa. Lo sé, porque me tomaba una, y Travolta emergió de ella, mirando de un lado a otro como aturdido).

Hellboy_Christmas_Special
Ya habrá tiempo para explicar quién es el individuo del yelmo de armadura en otra reseña de este mes.

Arrancan desde hoy mis reseñas del mes de Diciembre, todas ellas hasta la víspera sobre especiales de navidad, y quien sabe, hasta termine hablando de personajes navideños. El blog con el que arrancaré hoy es sobre Hellboy, esa creación epónima de Mike Mignola que con su trágico destino marcado para convertirse en el azote de la humanidad al traer el infierno a la Tierra, ahora se tomará su tiempo para enfrentar a un demonio en la víspera de navidad, dirigiéndose hacia el inframundo para que un alma en pena pueda descansar en paz, e incluso hará de mensajero al mejor estilo que cierto señor de cierta celebridad festiva decembrina. Bienvenidos a pasar con Hellboy Una Navidad Bajo Tierra.

triste chris
Típico comienzo de una historia de Hellboy. Con alguien que se pierde, y un asunto sobrenatural en medio (algo así recuerdo en El Cadáver).

Es 1989 y Hellboy ha ido a su natal Inglaterra a tratar el caso de la aparición de la hija de una mujer moribunda que se aparece en el castillo. La hija, Annie Hatch, poseía una imaginación muy despierta, y desapareció hace años en uno de sus paseos al cementerio, cerca a unas piedras antiguas que están en la propiedad y que han estado ahí desde hace miles de años. Esto fue una desgracia para toda la familia, que uno a uno, los miembros de la misma se fueron muriendo, y en ese mismo momento sólo quedaba la madre de Annie, y esperaba a alguien para encargarle una misión, entregarle a Annie un regalo para ella.

papa
La señora pensaba que HB era Papá Noel, y tal vez sí tuviera la razón.

Conmovido por el gesto de la pobre señora, Hellboy da unas instrucciones al cura que le practicará la extremaunción antes de dirigirse a las ruinas antiguas, donde demuele una de un puñetazo y desciende por una entrada subterránea, encontrándose un suntuoso palacio, y por supuesto, a la desaparecida Annie Hatch.

cande
Y Annie demostraba que confundir a la gente con personajes de ficción es cosa de familia.

Invitando a Hellboy a la festividad mientras llega su príncipe, Annie le cuenta al agente del BPRD que cuando vivía con su madre, jugaba en el jardín de la casa, y que un ratón con ojos plateados la llevó al pasadizo donde conoció a un príncipe que le prometió todo cuánto quisiera a cambio de que se entregara a él. Annie, que estaba con la cabeza inmersa en sus fantasías favoritas, decide aceptar, sin saber que literalmente vendía su alma a un demonio.

009
Y así se sellaba el destino de la pobre Annie.

Annie declara que es feliz, pero Hellboy le pregunta si extraña a su familia, a lo que ella contesta que uno a uno bajan al palacio de su amado a reunirse con ella, y que todos están ahí esperando a que dé comienzo el banquete, una vez que la madre de Annie baje a unirse con ellos y el príncipe venga a hacer parte de la celebración.

cena
Todo se ve muy bonito, ¿Pero realmente lo es?

Hellboy parece harto de tan fingido escenario y le entrega de una vez el paquete que la madre de Annie le encargó entregarle. Éste resulta un relicario con un crucifijo, y su sacra esencia hace que todo el lugar se rebele como realmente es, una antesala al infierno donde los cadáveres de los familiares muertos de Annie son los invitados de honor a un festín de canibalismo.

012
Sí, “¡Cielos!”, Hellboy.

Mientras Hellboy pelea con los muertos vivientes, el anillo de Annie cae de su mano para convertirse en una lagartija ígnea que prende fuego al lugar, rompiendo así el vínculo con el Príncipe. Y mientras el cura sigue al pie de la letra – pero con reticencia- las instrucciones de Hellboy, que incluyen hasta clavarle una estaca, el aventurero conoce al amado de la joven Hatch, que en realidad es un demonio que no va a dejar que Annie lo abandone tan fácilmente.

017
Por la onomatopeya “BOOM” se puede sentir la intensidad de los golpes en las peleas de Hellboy.

La pelea es tremenda. El Reino Subterráneo del demonio se cae a pedazos con cada golpe, y se abre la tierra, que hasta temblores causan los golpes entre los dos contendientes. Mientras tanto, en la superficie, Annie Hatch se dirige a hablar con su madre en su forma fantasmal, después de tantos años.

019
Nos acercamos a la conclusión, que no será feliz, pero sí será un final digno para esta historia.

Entre golpe y golpe, Hellboy logra llevar al monstruo a la superficie, donde para su mala suerte, siente en carne propia el efecto de la superstición de la misa de gallo, que es anunciada por campanadas, y que es de conocimiento común que ahuyenta a los demonios. En el caso del príncipe del inframundo, siente el efecto de manera mortal.

020
Feliz navidad, espantajo.

El padre se reúne con Hellboy y le dice que no tuvo corazón para clavar una estaca a la señora Hatch como le indicaba en sus instrucciones. Y la historia termina con demonio y cura contemplando a la distancia como arden las habitaciones de la pobre mujer, quien había salvado a su hija al hacerle entrega a través de HB de un relicario santificado que rompió el vínculo con el demonio, porque fue una noche del demonio, y una navidad que difícilmente Hellboy y el padre olvidarán.

022
Una navidad donde el único presente para Hellboy es el eterno agradecimiento de la señora Hatch por hacer que su hija volviera a la superficie.

Una historia navideña al mejor estilo de Mike Mignola, autor que bebe bastante del género pulp, las obras de Lovecraft y los demás miembros de su “Círculo”, como Robert E. Howard, -y su errante aventurero, el puritano Solomon Kane-. Y aunque aquí se repite la fórmula de Hellboy resolviendo todo a base de golpes mientras recibe heridas brutales del monstruo de turno, se incluye una trama paralela donde la historia tiene en cierto modo una feliz conclusión, cuando madre e hija se reúnen al final para ir juntas al cielo. Una historia conmovedora y satisfactoria que merece la pena revisitar en cada navidad.

hellboy-christmas-1998
Hace gracia ver a Hellboy como un Papá Noel probablemente justo con los buenos y duro con los malos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s