Cómic franco-belga más allá de Tintín y Asterix: Yoko Tsuno, por Roger Leloup.

Blog # 96 (Y con éste restan 269 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Que me volví a ver La Sombrías Aventuras de Billy y Mandy, y que recuerdo lo divertido que era).

1768021
Antes de Lara Croft sí que había chicas determinadas y audaces, como Yoko Tsuno.

Generalmente entre creativos de cómic colombianos se suele estigmatizar la elección de un tema a la hora de hacer un cómic. Hay ocasiones en la que se condena el hecho de que un artista haga una historia con una trama o personajes de fuera, porque lo que debe hacerse es con elementos locales. Es difícil no recurrir a personajes extranjeros o historias foráneas cuando nos hemos visto rodeados de ellas en todo tipo de entretenimiento, desde cómics hasta cine, pero no debería ser condenado tomar inspiración del exterior, que de esa forma se cortan alas y se truncan las que a futuro serían buenas historias. Un ejemplo del que me gusta hablar es del principal personaje de Roger Leloup, una ingeniera proveniente de Japón a la que las aventuras la buscan, la joven, a pesar del paso del tiempo, Yoko Tsuno.

yaayy
No, que el que sepa karate no es estereotipo por ser asiática, es que Yoko necesita saber cómo defenderse.

Debutando en 1970, Yoko Tsuno es la creación de Roger Leloup, dibujante que colaboraba con Georges Remy “Hergé” al ayudarle en la elaboración de máquinas en sus historias para Tintín -por ejemplo, suyo es el avión de Lazlo Carreidas en Vuelo 714 para Sidney-. Leloup lograría crear a su propio personaje, que protagonizaría historias de ocho páginas en la todavía vigente revista de cómic infantil Spirou, y las cuales, desde el principio estarían involucradas con la tecnología. Para cuando se comenzaron a elaborar historias más largas y aptas para editar en formato álbum, conoceríamos más de la vida de Yoko, quien intentaba ganarse la vida como una ingeniera electrónica venida de Japón, y que justo esta experiencia le valdría para encontrar a sus primeros amigos en el país.

contra
Vic y Pol, de quienes sus nombres decían mucho sobre quienes eran.

Haciendo equipo con dos trabajadores televisivos, Vic y Pol, Yoko formaría con ellos el que sería El Trío de lo Extraño, nombre que recibiría su primera aventura compilada en álbum, y en el que conocerían a los vineanos, una civilización extraterrestre que dormitaban en la Tierra durante millones de años, luego de escapar de un cataclismo que afectó a su propia planeta. Así conocería a Khany, y a su hermana gemela Pocky – pero que se veía todavía como una niña -, a las que ayudarían a volver a Vinea para habitarlo. Pero antes de eso, tendrían que vérselas con el tirano vineano al que tendrían que derrocar, actuando todos juntos por la causa.

karate
Y las artes marciales también ayudan algo.

Las aventuras de Yoko irían entre viajar con sus amigos vineanos para aclimatarlos en su abandonado planeta, donde las cosas han seguido sin la presencia de sus habitantes, y el misterio tecnológico que desentrañaba la trama de la historia. En este caso, las aventuras eran más eclécticas, pues Yoko, Vic y Pol conocerían artefactos del pasado capaces de matar, como el Órgano del Diablo, donde conocerían a la organista Ingrid, y el misterioso mensaje que se oía desde un cráter, donde quedaban atrapados varios pilotos con sus aviones a lo largo de la historia. Sin importar cuán rara fuera la situación, la perseverancia de Yoko y la confianza en sus amigos siempre lograba vencer cualquier obstáculo visible, saliendo ilesos y preparados para la siguiente aventura.

pipa
Si encuentran la pipa de un órgano monstruoso enterrada en su jardín, sólo déjenla ahí.

Para Yoko los viajes temporales tampoco eran un misterio, que gracias a que conoció a la joven viajera temporal Monya –proveniente del futuro donde la Tierra había sido devastada por una bomba de anti-materia y viajaba al pasado para evitarlo- tendría aventuras hasta en el renacimiento, donde la historia la recibía con una pintura de ella cuyo misterio de cuando fue hecha la llevaría a viajar a la época del cuadro, topándose con una intriga relacionada con un alquimista capaz de propagar la plaga con un rudimentario método de cultivo de enfermedades.

whirrl
¿Cabinas para transportarse en el tiempo? Lo he visto antes, pero con Yoko es como si supiera de esto por vez primera.

Aunque Leloup intentaría hacer que Vic Video y Yoko quedaran como pareja, por sus admiradores dejó de lado el romance, y lo dejó como sólo un amigo, y tal vez se le agradezca esto, que Yoko Tsuno es de las que demuestran que su independencia las hace indomables. Pero eso no la detendría para formar una familia, poniendo bajo su cuidado a la pequeña Brisa de la Mañana en una aventura en Hong Kong que involucraba monstruos gigantes, que en principio se suponían que harían parte de la producción de películas del género de ciencia ficción y horror.

46
Y ya puedo decir que a Yoko Tsuno no le hace falta haber vivido nada.

Con un álbum publicado una vez cada dos o tres años, increíblemente Yoko Tsuno se sigue publicando, siendo su última aventura una donde Yoko vuelve a ver a su amiga Khany en la superficie marciana para develar porqué provino del planeta rojo un ataque a un castillo europeo. Y aunque las aventuras de Yoko han sido traducidas a varios idiomas, el japonés no figura entre estos, siendo irónico que no sea conocida de forma masiva como publicación en el país de origen de la protagonista. Pero al menos sí ha sido difundida en España, y muy tímidamente en Latinoamérica, lo que agradezco que haya sido así, que me dio la oportunidad de conocer sus aventuras.

Y viendo este video donde un programa japonés entrevista a Roger Leloup, se puede decir que en la tierra del sol naciente conocen lo básico sobre su personaje.

Es genial ver como Yoko pone por encima de todo el valor de la amistad, haciendo así que en algunas ocasiones sus enemigos o gente a la que parece no apreciarla se pasen a su lado y compartan ese vínculo. Y es curioso que, sin volverse un cómic feminista o “rosa” como los que intentan poner en Marvel y DC con Batgirl y Spider Gwen, Yoko Tsuno logre gustar tanto a lectores como a lectoras, haciendo bien Leloup al elaborar cómics que gusten a todos y no sólo a un pequeño nicho lector.

yok cos
Y es lo bastante popular para que haya quien homenajee a la serie dedicándole cosplay.

Gracias a Yoko Tsuno, los complejos a la hora de hacer una serie con temática extranjera se han difuminado, que al fin y al cabo, uno hace cómic como le parezca. Sus tramas son realmente intensas, presentando historias de pura ciencia ficción que lo dejan boquiabierto a uno al encontrar tal madurez en una obra dedicada al principio al público infantil. Es una pena que Yoko tenga que reposar en la sombra de otros cómics franco-belgas que destaquen más que ella por popularidad, que con el pasar del tiempo no sólo el estilo de dibujo ha ido puliéndose –pasando de ser unos personajes caricaturescos y cabezones a personas con proporciones normales-, sino que también su historia se concreta cada vez más, durando años las aventuras de Yoko en Vinea, donde en cada tomo dedicado a la gente de este planeta avanza lenta pero vigorosamente, aportando una saga que merece ser conocida por los aficionados al género de ciencia ficción.

Un personaje que ojalá nos acompañe varios años más, mientras la vida le alcance a Roger Leloup para contarnos más de su eternamente joven, aplicada y fuerte hija de esbelta figura y rasgos orientales.

YOKO_rosee_poky_R
Una de las pocas historias que conozco que se pone cada vez mejor con el pasar del tiempo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s