El episodio piloto que el tiempo olvidó: X-Men, Pryde of the X-Men (Final)

Blog # 76 (Y con éste restan 289 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. No descarto el tener que salir a cazar osos polares con este clima tan gélido que hace justo ahora en Bogotá).

Esta portada para el VHS ya era selfie antes que los selfies se pusieran de moda.
Esta portada para el VHS ya era selfie antes que los selfies se pusieran de moda.
Pryde of the X-Men, la que hubiera sido la primera serie de los Hijos del Átomo se quedó en la intención del episodio piloto, o eso es lo que nos gusta creer, que el concepto y las ideas aquí plasmadas trascendieron, como verán al final de la reseña, que vamos a continuarla. LYa concluida la primera mitad de la historia, volvemos a oir la voz de Stan Lee, el humilde narrador de esta historia, que nos relata que los X-Men, que van a bordo del Black Bird, están a punto de confrontar a Blob y a Pyro, los secuaces de Magneto, en el observatorio, donde tienen cautivos a la familia del astrónomo encargado dentro de una jaula hecha de fuego, mientras le sacan las coordenadas del cometa Scorpio. Así como están las cosas, ambos bando cruzan palabras, los malos aseguran que acabarán con la humanidad, y los buenos les dicen que no será así, y pasan a la acción. uego de recordar que Kitty Pryde llegaba la mansión X, invitada por Charles Xavier, quien quería alojarla como parte de su X-Men, que luego de las presentaciones partían a una emergencia. Pero esto sirvió para que Magneto y Juggernaut/Leviatán llegaran a la mansión para robar a Cerebro, que hace parte de su plan malvado. Sabiendo esto, vamos raudos a la reseña.
Y a más Wolverine australiano.
Y a más Wolverine australiano.
Ya concluida la primera mitad de la historia, volvemos a oir la voz de Stan Lee, el humilde narrador de esta historia, que nos relata que los X-Men, que van a bordo del Black Bird, están a punto de confrontar a Blob y a Pyro, los secuaces de Magneto, en el observatorio, donde tienen cautivos a la familia del astrónomo encargado dentro de una jaula hecha de fuego, mientras le sacan las coordenadas del cometa Scorpio. Así como están las cosas, ambos bando cruzan palabras, los malos aseguran que acabarán con la humanidad, y los buenos les dicen que no será así, y pasan a la acción.
Pareciera que se conocieran  de años y por eso se reciben con un abrazo pero no es así, que Colossus intenta mover al inamovible Blob.
Pareciera que se conocieran de años y por eso se reciben con un abrazo pero no es así, que Colossus intenta mover al inamovible Blob.
Con Colossus lanzado de un manotazo de Blob de vuelta con sus amigos, Pyro los acorrala en una cerca de fuego que Tormenta apaga al invocar una lluvia torrencial que extingue también la jaula de fuego que tenía aprisionado al astrónomo y su familia – que a saber porqué estaban ahí, si era el día de llevar a la familia al trabajo o algo así- , y no pueden informarse con él sobre lo que Blob y Pyro querían, que no se les ocurre preguntarles, y huyen de la escena al oir la llamada de la policía. Pero del astrónomo no reciben ni las gracias.
Y también se ensaña con Nightcrawler, que al menos ha logrado caerle bien a la hija.
Y también se ensaña con Nightcrawler, que al menos ha logrado caerle bien a la hija.
Nos vamos a ver a los malos, que tienen su cuartel general en el espacio, más específicamente en el Asteroide M – M por Magneto, obvio- donde ya tienen a Cerebro con las coordenadas del cometa Scorpio listas para enlazarlas con un enorme circuito ubicado en la cúpula de una sala de control. Esta tarea le corresponde a Sap, que es igualito al de los cómics. Y aparte de él, el otro miembro de esta “Hermandad de Mutantes Terroristas” – que largo el nombre- que nos falta conocer es Lockheed, una criatura alienígena muy similar a un dragón que hemos visto en los cómics como amigo y mascota de Kitty Pryde, y que acá no sirve más que para recibir las patadas de Magneto.
Y así Magneto pretende liberar a los mutantes de la opresión de los humanos, siendo cruel como él mismo.
Y así Magneto pretende liberar a los mutantes de la opresión de los humanos, siendo cruel como él mismo.
Volvemos a la Tierra, en la Escuela de Xavier, donde los X-Men encuentran a la mansión con daños que Magneto provocara durante su visita, y luego de sacar al Profesor X de los escombros, logran hacer que Kitty recupere el sentido, sólo para espantarse ante la visión de Nightcrawler – que antes de gritar al verlo deberían conocerlo, el tipo no es mala persona- y pelearse con Wolverine, que le riñe de manera australiana. Al reencontrarse con el profesor X, lamenta haberle fallado, pero el profe la tranquiliza, e intenta hallar con sus poderes mentales lo que planea Magneto.
Difícil considerar que estos dos trabajarían en equipo y aparecerían juntos en su propia miniserie.
Difícil considerar que estos dos trabajarían en equipo y aparecerían juntos en su propia miniserie.
Así vamos al asteroide M, donde Magneto posas sus manos para dirigir su poder al circuito que le permitirá retener al cometa Scorpio, y la verdad que éste es bastante similar al que veríamos en la primera película de X-Men, siendo ésta otra de las cosas que Pryde of the X-Men auguraría de la futura cinta en acción real.
Primero el Wolverine australiano y ahora la máquina que canaliza el poder de Magneto.
Primero el Wolverine australiano y ahora la máquina que canaliza el poder de Magneto.
El inmenso poder que usa Magneto para cambiar el curso de Scorpio conmociona a Xavier, que informa a sus X- men los planes del villano, que desea arrojar el cuerpo celeste a la Tierra para causar la extinción de la humanidad – y de los mutantes también, que no creo que tenga planeado salvarlos. Este plan de Magneto tiene fallas garrafales-. Con todos preparándose para ir hasta el Asteroide M a bordo del Black Bird, dejan a Kitty en la Mansión, quien acepta de mala gana, o eso pensamos, que cuando llegan a la órbita de la guarida de los Mutantes Terroristas y salen enfundados en sus trajes de astronautas para colarse en el cuartel, el profesor X descubre a Kitty escondida en uno de los casilleros, dispuesta a ayudar al grupo a detener a Magneto.
Y Kitty  extrañamente encontró un traje a su medida, y el profesor no tuvo determinación ni palabras para impedirle saltar directamente hacia el peligro.
Y Kitty extrañamente encontró un traje a su medida, y el profesor no tuvo determinación ni palabras para impedirle saltar directamente hacia el peligro.
Una vez cerca al Asteroide, Tormenta queda encargada de mantener la atmósfera en el asteroide una vez que Cíclope logre abrir un agujero en las paredes de la guarida con su visión de rayos con el casco puesto – misterios de la animación para niños- para que él y su grupo puedan entrar, pero como el sitio está cercado con alarmas, Magneto encarga a los miembros de su hermandad que se encarguen de ellos para evitar que impidan su plan de ejecutar la extinción masiva en la Tierra. Y como los villanos van de uno en uno como jefes en un videojuego, el grupo de héroes se va reduciendo mientras avanzan.
Casi que similar a cuando los X-Men se las ven con la hermandad en la película de Singer.
Casi que similar a cuando los X-Men se las ven con la hermandad en la película de Singer.
Sólo Nightcrawler logra llegar hasta Magneto luego de evadir a Blob, y el villano le explica que no lograrán detenerlo, que faltan 3 minutos para la colisión. Y justo cuando se prepara a acabar con el “Duende” con sus poderes magnéticos – o rayos genéricos, se les vea como se les vea- Kitty aparece de repente y evita el destino de su amigo con ayuda de Lockheed, que se venga de Magneto mordiéndole el pie. Esto hace que Magnus lance su rayo hasta la cúpula y la averíe.
Y pensar que Wolverine  la consideraba una niña llorona.
Y pensar que Wolverine la consideraba una niña llorona.
Luego de reivindicarse mostrando lo ruda que puede ser – así como en los cómics-, Por indicaciones mentales del profesor X Kitty logra poner a Magneto en el centro de su máquina para dirigir su energía al cometa Scorpio, con ayuda de Nightcrawler, que sirve de conductor de la cúpula, y así cambiar la trayectoria de Scorpio. Luego que se libera, Magneto sabe por Kitty y por las gráficas de la computadora central que el cometa está a punto de colisionar con el Asteroide M.
Pero todo plan tiene sus fallas…
Pero todo plan tiene sus fallas…
Pensarán que su plan está frustrado, pero Magneto, como buen observador, le hace notar a Kitty que están en un dilema, ya que como Nightcrawler complementa el circuito, si lo suelta, el cometa chocará con la Tierra, pero si sigue complementando la cúpula, él será destruido con asteroide y todo. Así ante su victoria pírrica, Magneto abandona el asteroide junto con su hermandad, a los que seguro fue recogiendo uno por uno, a bordo de uno de su campo de fuerza magnético.
“Les dejo el problema a ustedes. ¡Hasta la otra!”.
“Les dejo el problema a ustedes. ¡Hasta la otra!”.
Y ya verán cómo los últimos minutos son de lo más intensos. Nightcrawler niega dejar de servir de complemento al circuito ante las súplicas de Kitty, que por órdenes del profesor X se devuelve con el resto de los X-Men al Black Bird para ejecutar una maniobra peligrosa, sincronizando la posición de la nave con la del asteroide M para que cuando el cometa Scorpio choque con la guarida de Magneto, el “Duende” se teletransporte al interior de la nave. Pero no todo ocurre como se planea, la explosión es espectacular, pero Nightcrawler se materializa en el vacío, y a punto de atravesar la atmósfera terrestre para morir achicharrado durante el reingreso.
Y aquí hicieron explotar un asteroide antes que Michael Bay siquiera lo pensara.
Y aquí hicieron explotar un asteroide antes que Michael Bay siquiera lo pensara.
El Black Bird no logra extender a tiempo un par de brazos mecánicos para dar alcance a Nightcrawler, y en los monitores de la nave el pobre parece desintegrarse. Desesperada y triste por haber tratado mal a quien cayó como un héroe, Kitty rompe a llorar, lamentando haber tratado mal al pobre muchacho azul.
Kitty necesita un hombro sobre el cual llorar, o un abdómen bien marcado.
Kitty necesita un hombro sobre el cual llorar, o un abdómen bien marcado.
Pero nada, que si las pantallas dan evidencia de que Nightcrawler probó de primera mano el calor abrasador mientras ingresaba a la atmósfera terrestre, los hechos dejan claro que alcanzó a teletransportarse para reaparecer en los casilleros del Black Bird, haciendo una entrada inesperada como si fuera Harry Houdini. Y con el equipo alegre por su regreso, Kitty hace las paces con su nuevo amigo, mientras vemos que Lockheed se posa en su hombro, que siguió a la niña mientras huía con los X-Men para escapar de la colisión.
Nuevos amigos, nueva mascota.Bienvenida Kitty.
Nuevos amigos, nueva mascota.Bienvenida Kitty.
Y aunque Wolverine no tiene nada qué agregar, que Tormenta incluso se lo consulta, Logan opina que todavía es muy pronto para considerarla parte del equipo. Y la historia cierra con la narración de Stan Lee advirtiendo que Magneto seguirá planeando acabar con la humanidad, pero que los X-Men estarán ahí para “proteger a un mundo que les teme y los odia”. Desafortunadamente fue muy pronto para decir esto.
Y a pesar de su escritura cursi, este episodio piloto prometía.
Y a pesar de su escritura cursi, este episodio piloto prometía.
Al contrario de la serie oficial, Pryde of the X-Men contaba con buena animación, y una canción muy dinámica, cosas que la serie del 92 le podría envidiar. Pero por si esto fuera poco, el camino para el piloto no terminó ahí, que inspiró un videojuego tipo arcade muy exitoso a la gente de Konami. No quedó en el recuerdo de los fans como serie, pero sí que caló en la memoria de los gamers de la época.
Y seguro hasta el día de hoy ignoraban que el juego fue inspirado por un episodio piloto olvidado.
Y seguro hasta el día de hoy ignoraban que el juego fue inspirado por un episodio piloto olvidado.
Aparte de que la fomación de los X-Men era genial y contaba con mutantes a los que en la serie del 92 no se les daría tanto protagonismo – Colossus, Dazzler y Nightcrawler pasarían por la serie sin más, y Kitty no aparecería – y que estaba narrada por Stan Lee, Pryde of the X-Men merece la pena verse, que está más que ligada a la era de John Byrne y Chris Claremont de lo que lo estará la serie original, que está más influenciada por los X-Men de Jim Lee.
Y pasarían años hasta que a Kitty debutara en una serie animada, pero sin Lockheed.
Y pasarían años hasta que a Kitty debutara en una serie animada, pero sin Lockheed.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s