Y Houdini volvió de la muerte, en los cómics: Spawn , Showtime por Orzechowski, Grossberg y Capullo (I).

Blog # 72(Y con éste restan 293 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Ya sabemos que tienen resaca post-SOFA, y ya pueden dejar de publicarlo de sus redes sociales).

¿Quién ordenó hamburguesa de Spawn a la parrilla?
¿Quién ordenó hamburguesa de Spawn a la parrilla?
Harry Houdini, acróbata, escapista, prestidigitador, actor de cine, obsesionado con desenmascarar los engaños de los espiritistas y un largo etcétera que deja bien claro que tuvo una vida muy completa antes de morir a los 52 años un 31 de octubre de 1926. Desafortunadamente para él, la confianza en su físico prodigioso rebasó el conocimiento de sus propias limitaciones, y una peritonitis ocasionada por un puñetazo lo condenó a morir lentamente. Yo solía recordar esta fecha cada 31 de octubre, y hasta lo posteaba orgulloso en mi muro en honor al maestro escapista, pero ya no hago eso, y la fecha para recordar a Houdini la olvido cada año. Y así como hice con Jack Kirby, decidí hacerle un homenaje, aunque algo tardío a este artista que sorprendía a multitudes mientras se zafaba de una camisa de fuerza al tiempo pendía de cabeza a varios metros de altura para ponerle dificultad a la hazaña. Y lo haré a través de un cómic de Spawn, donde El Gran Escapista une fuerzas con el heraldo de Malebolgia para evitar una catástrofe nuclear – que extraño se puso esto-.
Si hay algo de lo que Houdini no podrá librarse, es de que le atribuyan ser un mago con poderes sobrenaturales. Y tal vez en este cómic ayuden a mantener esa opinión.
Si hay algo de lo que Houdini no podrá librarse, es de que le atribuyan ser un mago con poderes sobrenaturales. Y tal vez en este cómic ayuden a mantener esa opinión.
La historia empieza con un titular de un viejo periódico que reporta cómo Houdini, ante la mirada atenta de los espectadores y la policía, se dispone a liberarse de unos candados y cadenas mientras es encerrado en una caja fuerte, y esta a su vez sumergida en un tanque de agua. De ahí pasamos a 1945, en Nagasaki, donde un grupo de militares y hombres de negocios refugiados en un búnker, hacen la invocación de unos demonios para ayudarles a combatir a los aliados. Un demonio surge, y la segunda bomba atómica enviada por los estadounidenses cae, ante la mirada de unos seres demoniacos que monitorean la escena, esperando que el demonio sobreviviera a la explosión, cosa que no hace.
Imagínate que lo primero que ocurre cuando llegas a un nuevo lugar es que te explote el sitio en la cara, y sabrás como se sintió el demonio invocado por esos japoneses.
Imagínate que lo primero que ocurre cuando llegas a un nuevo lugar es que te explote el sitio en la cara, y sabrás como se sintió el demonio invocado por esos japoneses.
Pasamos al presente, donde Spawn, en un callejón despierta de una pesadilla donde recuerda sus días como asesino del gobierno mientras estaba en una misión en Moscú. Afortunadamente abre los ojos y se da cuenta que un carro de supermercado arrojado por un chico le explota en la cara. Más enojado que nunca, va a hacer tiras al bombardero, pero la repentina aparición de Harry Houdini lo detiene, para alivio temporal del joven que logra huir de la escena. ¿Pero qué hace Houdini en ese mismo momento? ¿Qué no estaba muerto?
Houdini regresó, y no precisamente para vengarse de Chris Angel por robarle los trucos.
Houdini regresó, y no precisamente para vengarse de Chris Angel por robarle los trucos.
Houdini no explica mayor cosa sobre porqué está ahí, y le dice a Spawn que por ahora deje al muchacho, que irán por él luego, ya que con la billetera que le robó sabrán donde encontrarlo. Pasamos a ver como los tres reporteros de noticias de los cómics de Spawn – ya saben, una mujer de cabello corto, un rubio de bigote, y un gordo de gafas- informan sobre la llegada de cuatro técnicos nucleares del antiguo bloque soviético llegan a los Estados unidos para dar una conferencia. Como es la costumbre, cada uno da su versión de la noticia, siendo la mujer vocera de CNN y yendo al grano, el rubio opinando sobre la ropa que llevan, por ser vocero de E! Entertainment Television, y el gordo de gafas oscuras de 5 Talkback (no sé si ese canal exista) que da su punto de vista, cargado de teorías de la conspiración.
Cuando leí por primera vez cómics de Spawn, estos tipos parecían aburrirme, pero ya ahora hasta me parecen basados en como Frank Miller retrataba a los periodistas en El Retorno del Caballero Oscuro.
Cuando leí por primera vez cómics de Spawn, estos tipos parecían aburrirme, pero ya ahora hasta me parecen basados en como Frank Miller retrataba a los periodistas en El Retorno del Caballero Oscuro.
Gracias a que un amigo expatriado de los científicos que trabaja en el aeropuerto logra hacer que pasen las maletas de los hombres y el misterioso paquete que llevan consigo adentro, los cuatro técnicos soviéticos se van a un club de strippers, y ante el descuido de sus escoltas – uno se fue a llamar a un tal Ivanov para reportarse, y el otro estaba demasiado distraído- los hombres de ciencia escapan. Sólo tres siguen juntos, pues el cuarto, llamado Yousef, decide que es hora de ir a ver a sus amigos expatriados que viven en el país.
Y los que se van, se fueron.
Y los que se van, se fueron.
Al mismo tiempo, en la realidad convergente llamada La Coincidencia, lugar donde nació la magia y que está formado por partes de incontables mundos, sirve de escenario para un grupo de criaturas de varios lugares, las que monitoreaban la explosión en Nagasaki, para hablar acerca del manejo de los humanos de la energía nuclear, y de cómo pensaban volver a poner a prueba el experimento de resistencia de un ser demoniaco ante el fuego atómico, llevando a Spawn al corazón mismo de la detonación de una bomba que ordenarán a uno de los cuatro científicos que detone por intervención de Houdini, uno de sus agentes, eliminándolos a ambos, ya que el escapista les presenta problemas.
Y el orejón tiene toda la razón.
Y el orejón tiene toda la razón.
Volvemos al mundo humano, donde Yousef se va a visitar a su amigo, el maletero del aeropuerto, mientras se encuentra con el chico bombardero, Porsche Macneill.Macneill tiene ese nombre debido a que maneja un auto de esa misma marca, y dedica sus días a trabajar en una tienda de electrónica, dedicando sus noches a atacar a los vagabundos con bombas de su propia cosecha. Es algo así como un Jimmy Olsen terrorista y malvado.
¿Alguien que no quiera ver a este patán recibiendo su lección por terrorista?
¿Alguien que no quiera ver a este patán recibiendo su lección por terrorista?
En las azoteas, Houdini le explica a Spawn quien es él, pues no parece creerle que sea el mítico escapista. Y luego de llegar a un acuerdo en el que es difícil de creer en la naturaleza de ambos – uno un mago que viaja entre dimensiones, y otro un heraldo del infierno muy fuerte y poderoso- el escapista le da lecciones de magia a Simmons, diciéndole que puede enfocar su energía mágica para alterar la realidad y hacer aparecer todo lo que desee, y que su traje le ayuda a mantener al mínimo ese gasto de energía al defenderlo de cualquier amenaza por su cuenta. Y todo esto supuestamente lo sabe Houdini, ya que mientras hacía sus trucos de escapismo hizo descubrimientos extra dimensionales, lo que me lleva a pensar que bien ha llegado al presente mientras está ejecutando su espectáculo en otra era. Que profundo.
“La magia responde a una necesidad”.
“La magia responde a una necesidad”.
Luego de hacer que Spawn sea capaz de invocar objetos enfocando su magia, un grupo de cuatro pandilleros intenta asaltarlos, y haciendo uso de sus sobrenombres delictivos, Spawn y Houdini les dan una bizarra lección.
Y el de las cadenas parece que  fue el más suertudo,  en comparación con  sus compañeros.
Y el de las cadenas parece que fue el más suertudo, en comparación con sus compañeros.
Luego de hacerles ver y sentir grotescas ilusiones, Houdini le aclara a Spawn que no les tocó un pelo, y que sólo les hizo ver lo que quería que vieran, y que sus estúpidos apodos le dieron ideas. Luego de aquello, Houdini decide invitar a Spawn a la conferencia sobre energía nuclear que darán los científicos, dándole a Al Simmons la tarea de llevarlos hasta allí en un Rolls Royce. Pero justo cuando descienden de la azotea para irse a su destino, otra de las bombas de Porsche Macneill detona en el callejón, y sólo con suerte houdini logra contenerlo.
Mejor para Porsche que Spawn no lo encuentre nunca, si le gustan sus huesos donde están.
Mejor para Porsche que Spawn no lo encuentre nunca, si le gustan sus huesos donde están.
Ahora vamos al hogar de Terry Fitzgerald, antiguo amigo de Al Simmons/Spawn, y que se casó con la viuda de éste, Wanda, para ver una bonita escena familiar donde ambos duermen a la madrugada del domingo junto con su hija Cyan. A Terry lo llaman sus jefes del gobierno para encargarle que se ocupe de la misión de averiguar el caso de la bomba que los cuatro científicos soviéticos lograron ingresar al país, y su paradero. Y el cómic termina con hasta Terry Fitzgerald involucrado en una misión contrarreloj para impedir un desastre nuclear. ¿Pero podrán llegar a tiempo? ¿Houdini revelará sus intenciones a Spawn?
Horas extras, nunca son bien remuneradas.
Horas extras, nunca son bien remuneradas.
Y así los dejamos intrigados hasta mañana, donde el apocalipsis nuclear parece preconcebido por una organización de otra dimensión que sólo desea hacernos sufrir con el fuego atómico por lograr un experimento, y de paso librarse con uno de los dúos superheroícos más disparejos desde Archer y Armstron, un escapista poderoso y un emisario del infierno.

Y para recordar a Houdini, nada mejor que esta canción de una banda de Venezuela con un nombre que ya cala hondo en la cultura popular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s