Ojos y cerebro, querido lector: Sherlock Holmes en el siglo XXII

Blog # 71 (Y con éste restan 294 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Y dos días después me acuerdo que el 31 de octubre se celebra el aniversario por la muerte de Houdini).

Y en los noventas había fiebre por hacer series futuristas. ¿Recuerdan Batman del Futuro?
Y en los noventas había fiebre por hacer series futuristas. ¿Recuerdan Batman del Futuro?
Hoy puedo decir que lamento estar casi al término de leer las historias de Sherlock Holmes que escribió Sir Arthur Conan Doyle. Cada novela y relato mejor que el anterior, aunque uno que otro repetía fórmula, y casi que en Los Archivos de Sherlock Holmes se ve el agotamiento del autor – me he leído hasta La Melena de León- que cansado de su personaje, buscaba a toda costa “jubilarlo”. Este primer intento lo ejecutó en El Problema Final, último relato de Las Memorias de Sherlock Holmes. De antemano sabía, de qué iba esa historia, mucho antes de dedicarme a la lectura de los libros, que a Sherlock Holmes, como algunos, lo conocí primero en sus versiones para la televisión. Y la que tengo mejor en mis recuerdos es una que llevaba al Napoleón contra el crimen al futuro para terminar lo que quedó inconcluso en las cataratas de Reichenbach.

La situación en el futuro para Sherlock Holmes será ligeramente igual a la de sus días cuando vivía en Baker Street.

Si bien el primer episodio empieza con el Doctor John Watson relatando la historia- que Watson registraba los casos de Holmes para que fueran obras de conocimiento público- aquí nos narra cómo en las cataratas de Reichenbach, durante unas vacaciones, él y Holmes se apartan cuando un anciano le pide que vaya a la posada del pueblo a atender una emergencia. Si bien se apegan a lo ocurrido en El Problema Final, resulta pues que las vacaciones de los dos amigos eran más bien forzadas, ya que Moriarty seguía a Holmes para deshacerse de él por toda Europa, y es en esta parte donde finalmente lo encuentra, es descubierto por Sherlock gracias a su método de observación. Y una vez ha conseguido despistar a Watson, Moriarty se enfrasca en pelea con Holmes, cayendo ambos por el precipicio.

En la serie, Watson los vería caer a ambos, pero en la historia corta el Doctor se enteraría de los hechos por una carta de despedida de Holmes y reconstruiría lo ocurrido al revisar los detalles de la escena.
En la serie, Watson los vería caer a ambos, pero en la historia corta el Doctor se enteraría de los hechos por una carta de despedida de Holmes y reconstruiría lo ocurrido al revisar los detalles de la escena.
Pasado este episodio, que suponía el final de la carrera y la vida de Holmes, nos trasladamos al siglo XXII, una época utópica, donde los autos vuelan, y los robots son una realidad. Y sin embargo, a pesar de que todo suene bonito, el crimen persiste, y así vemos como la oficial Lestrade del Nuevo Scotland Yard, junto a su compudroide Watson – lo ha llamado así por el Doctor- persigue a una pareja de ladrones, responsables de robarse un auto.
Veamos: Lestrade aquí es una mujer, y Watson un robot. ¿Qué sigue?
Veamos: Lestrade aquí es una mujer, y Watson un robot. ¿Qué sigue?
Uno de los ladrones, Martin Fenwick, genetista albino y aterrador, logra distraer lo suficiente a Lestrade para que su cómplice escape, pero la oficial alcanza a verlo. Y con la imagen del ladrón que escapó grabada en su retina y sus recuerdos, Lestrade lleva al secuaz a los cuarteles de Nueva Scotland Yard, donde recibe una reprimenda de parte de su jefe por los daños causados en la persecución. Pero como la oficial ve en el caso algo más que un robo de vehículo, le hace saber al inspector en jefe que el sistema de reprogramación cod-hipnótica practicada en Fenwick no ha tenido ningún efecto, y que eso merece investigarse. Y es que en el siglo XXII se supone que no hay cárceles porque a los criminales se les reprograma la mente para que dejen de delinquir, y esto seguro fue una solución para el hacinamiento carcelario, si es que lo hubo.
No, Fenwick no presenta casting para El Vengador del Futuro.
No, Fenwick no presenta casting para El Vengador del Futuro.
Como está segura de que Fenwick ha fingido que el proceso le ha hecho efecto esta vez, decide seguirlo una vez es liberado. Y su plan tiene éxito cuando lo ve entrar en el museo de Sherlock Holmes en el 221 B de Baker Street, que en ese momento había sido clausurado- y eso hace que uno se pregunte como puede ser, si desde su aparición editorial Holmes sigue estando de moda- y roba una barba y una nariz falsa exhibidas en un estante. Fenwick se les escapa por un túnel del subterráneo, y a Lestrade y a Watson no les queda más que revisar el lugar para ver qué se robó. Luego de comprobar que fue sustraído parte del disfraz de Moriarty, Lestrade descubre, por un cuadro en la casa del tristemente célebre profesor, que al hombre que vio durante la persecución pasada se le parecía bastante, o que en definitiva era él.
Y el cuadro parece hecho momentos antes que Moriarty y Watson cayeran por el precipicio. ¿Y por qué? ¿Qué sentido tiene eso?
Y el cuadro parece hecho momentos antes que Moriarty y Watson cayeran por el precipicio. ¿Y por qué? ¿Qué sentido tiene eso?
Aún ante las protestas de su jefe, que intenta decirle que posiblemente el hombre usó una especie de máscara de alta tecnología para parecerse a Moriarty, Lestrade investiga, y encuentra en el recuperado auto robado de la otra noche que las huellas del jefe de Fenwick no estaban registradas, y que siendo Fenwick genetista, seguro tuvo que ver con el regreso de Moriarty.Así, Lestrade llega a la lógica conclusión de revivir a Sherlock Holmes, cuyo cuerpo se conservó en miel – porque la miel puede durar años sin descomponerse, y además es un guiño a la labor de apicultor de Holmes en su retiro-, ya que sobrevivió de su enfrentamiento con Moriarty y murió de viejo. Y para la labor de resurrección, pide a un genetista que aplique al cuerpo del detective un proceso experimental de regeneración celular para revivirlo. Así Sherlock Holmes vuelve a la vida, 200 años después de su muerte.
¿Y era necesario guardar su cadáver en miel? ¿Se esperaban que a Holmes lo volvieran a llamar en el futuro?
¿Y era necesario guardar su cadáver en miel? ¿Se esperaban que a Holmes lo volvieran a llamar en el futuro?
Una vez consciente y con una apariencia rejuvenecida, Holmes hace uso de sus habilidades de deducción y resuelve que Lestrade es desdendiente del Lestrade que conoció cuando era detective privado, por su parecido familiar con él, y porque en su placa puede leerse su nombre – Holmes era buen observador, ¿Recuerdan?- y se entera por ella que ha sido devuelto a la vida, y con un look futurista que recuerda mucho a su traje victoriano con gorra de cazador de gamos incluída, para volver a encargarse de Moriarty, quien ha vuelto a las andadas. Holmes está confundido, que jura haber derrotado a Moriarty , y como debe aclimatarse a la nueva era en la que se encuentra para dar con el misterio del asunto, Lestrade le deja un dispositivo para que aprenda y se actualice sobre los tres siglos siguientes a su época para hacer más efectivo su trabajo.
Esto es algo así como un reproductor de CD portátil conectado a unos google glasses.
Esto es algo así como un reproductor de CD portátil conectado a unos google glasses.
Mientras Holmes está en proceso de aprendizaje, Lestrade discute con su jefe, que no está de acuerdo con que el detective haya sido revivido, y más ante la ola de crímenes generada por el fallo en el método de cod-hipnosis para reprogramar a los delincuentes. Y muy a regañadientes, el inspector en jefe acepta, admitiendo que en ese caso está dispuesto a autorizar que un detective muerto esté en el caso. Luego de presentarle a Watson, el robot, Lestrade decide seguir investigando el caso con Holmes en el cuartel general y deja al compudroide aprendiendo de los diarios de Watson, donde tiene las anotaciones, hechas públicas o no de los casos del detective.
Dos viejos amigos volverán a encontrarse pronto.
Dos viejos amigos volverán a encontrarse pronto.
Lestrade y Holmes se encuentran con el inspector en jefe, a quien enteran de que el proceso ha fallado por culpa de un responsable plenamente identificado, luego de ver a un criminal recién liberado, lo siguen hasta ver a donde va. La persecución da sus frutos, que lo ven recogido por Fenwick, y en vez de seguirlo, se devuelven a La Nueva Scotland Yard, donde Holmes asegura que el ordenador para la cod-hipnosis está siendo atacado.
Y vaya si Holmes tenía razón sobre que la negra mano de Moriarty estaba detrás de todo esto.
Y vaya si Holmes tenía razón sobre que la negra mano de Moriarty estaba detrás de todo esto.
Una vez allí, Holmes y Lestrade hallan al responsable de las fallas en el proceso de reprogramación, asistido por un robot que les ataca. Holmes logra sacar a Lestrade del fuego cruzado, y Watson el robot llega para ayudarles a escapar de una granada de gas que echa el atacante, que se revela como Moriarty. Al final del episodio, la crisis de la Cod-hipnosis se resuelve, Sherlock Holmes jura resolver el misterio de la reaparición de Moriarty, que para él aquel hombre no puede ser su viejo enemigo, y que no se detendrá por nada para lograr sus fines. Y además, Watson el compudroide se ha reprogramado a sí mismo, luego de las lecturas de los diarios del Doctor, comportándose como el Watson original.
Con un Watson robot, y la descendiente de Lestrade como colaboradores, Sherlock Holmes vuelve a estar en el caso.
Con un Watson robot, y la descendiente de Lestrade como colaboradores, Sherlock Holmes vuelve a estar en el caso.
Una serie de 26 episodios hecha entre 1999 y 2001 por una productora escocesa, Sherlock Holmes en el siglo XXII pone de manifiesto que lo más interesante del personaje, ya sea que lo trasladen de época – como en Sherlock, su caso más famoso- , o lo vuelvan perro – como en una versión en anime que vi por ahí-, es la manera en la que aplica su método de observación y deducción. La serie tiende a inspirarse en casos en los que participara Holmes en el pasado, a pesar que los casos en la serie se presentan como nuevos. Pero luego de ver más de una vez en la obra de Doyle que la premisa de La Liga de los Pelirrojos se retomó varias veces en historias posteriores, ya no le pongo tanto reparo. La serie es interesante, y si no les molesta todo ese ambiente cyberpunk noventero, pasarán un buen rato viéndola, mientras escuchan a Sherlock Holmes decir ante de una explicación “Ojos y cerebro” en lugar de “Elemental, mi querido Watson”, la frase relacionada eternamente al personaje.
Por si dudaban que esta serie llegó a existir, en este artículo ya resuelven la duda.
Por si dudaban que esta serie llegó a existir, en este artículo ya resuelven la duda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s