El episodio de Doctor Who que parecía un especial de Halloween: Journey into Terror (Episodio 4 de 6 de The Chase).

Blog # 62 (Y con éste restan 303 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. Es bueno que El Siguiente Programa recuerde a los votantes por quien no deben votar mañana en las elecciones para alcalde).

Esto es algo así como “Doctor Who conoce a los Munsters”.
Esto es algo así como “Doctor Who conoce a los Munsters”.
Como les enseñé en el blog # 26, la mayoría de fans recientes de Doctor Who tan sólo han rascado la superficie de la serie al sólo apreciar la serie moderna, que bajo esta etapa, que tiene montones de fans en el mundo, está en cierta manera cimentada por 26 años de seriales, historias de corta y larga duración que permitían al público apreciar una aventura por semanas, incluso meses, dependiendo de los episodios que lo conformaran, que podían ser de uno hasta doce, emitiéndose uno a la semana, los sábados a la hora del té. Hubo Doctores que tuvieron más seriales que los otros, eso según el tiempo que cada actor retuvo el papel, siendo el Doctor con más seriales el de Tom Baker (Cuarto Doctor), que estuvo siete años en el papel, seguido de Jon Pertwee (Tercer Doctor), que hizo del señor del tiempo renegado durante cinco años. Si bien no duró tanto como sus predecesores, William Hartnell es bien recordado por ser el primero en hacer del Doctor, un hombre de a primera vista parecía ser gruñón y que miraba de reojo a los humanos que lo acompañaban en sus viajes, pero que en realidad escondía un gran corazón y que además era u héroe.
Ni corbatines, ni idelirios por tener el  poder  de alterar el tiempo a su antojo, William Hartnell como el primer Doctor simplemente era un nómada en la Cuarta Dimensión, vagando por el tiempo y el espacio.
Ni corbatines, ni idelirios por tener el poder de alterar el tiempo a su antojo, William Hartnell como el primer Doctor simplemente era un nómada en la Cuarta Dimensión, vagando por el tiempo y el espacio.
El primero en enfrentar a los Daleks, el Primer Doctor no necesitaba del destornillador sónico para hacerle frentes a las amenazas que encontraba a través del universo, pues contaba sobretodo con su infalible astucia e inteligencia, aunque en ocasiones pecara de ingenuo. Pero bien es sabido que aparte de los Daleks, también fue el primero en enfrentar y derrotar a los Cybermen, Pero antes de hacerle frente a estos hombres mecánicos, una vez el Doctor se vio obligado a enfrentar a los monstruos de monstruos, los clásicos a los que Universal sacara varias películas antes de desgastarlos y que todo el mundo reconoce de golpe, los monstruos clásicos de toda la vida. Y aquello sucedió durante el serial The Chase/La Persecusión de 1965.
Y si son fan de los Daleks, aquí los habrá por montones.
Y si son fan de los Daleks, aquí los habrá por montones.
Este serial es particular por varias razones, siendo una de ellas que el incluir la primera aparición de los Beatles en el programa musical Top of the Pops lo salvara de la purga que la BBC hacía a sus programas para reutilizar las cintas en las que se grababan, y que como era costumbre en los años del Primer Doctor, este serial, donde los Daleks eran enemigos, era escrito por el creador de aquellas criaturas, Terry Nation, quien en 6 partes pone al Doctor y a sus acompañantes Ian, Barbara y Vicki- que reemplazaba a Susan desde hace dos seriales, ya que ella deja la TARDIS por insistencia de su abuelo para que se forje ella misma su propia vida en el siglo XXII, al final de la invasión Dalek a la Tierra-, perseguidos a través del tiempo y el espacio por los Daleks, que poseen también una máquina del tiempo para emprender la persecución y destrucción de su más escurridizo y peligroso enemigo, el Doctor mismo. Llegando a áridos planetas desiertos, y pasando un par de veces por dos épocas distintas de la Tierra, donde llegarían a Nueva York en el siglo XX para confundir a un pobre turista, y al barco Mary Celeste en el siglo XIX para dar origen sin querer a la leyenda que cuenta que la nave llegó a puerto sin un solo pasajero dentro. Eso en los tres primeros episodios, que para el cuarto, Journey into Terror/Viaje Hacia el Terror, las cosas se ponen bastante raras.
Y en los sesentas el vórtice del tiempo era algo así como la imagen vista desde un caleidoscopio.
Y en los sesentas el vórtice del tiempo era algo así como la imagen vista desde un caleidoscopio.
La TARDIS se materializa en una suerte de castillo abandonado, y luego de que Ian señala que las escaleras de la casa les darán ventaja contra los Daleks – aquí todavía no se insinuaba que los Daleks podían volar- el grupo de viajeros se divide para explorar la casa, en la que unos ojos parecen observarlos. Ojos siniestros que se ven relucir desde la chimenea, que simula ser una cara pétrea con la boca abierta. Pero esto sólo es una muestra de lo que encontrarán en el interior de la mansión.
Aquí el Doctor no dará pie con bola para explicar a ciencia cierta qué lugar es al que han llegado.
Aquí el Doctor no dará pie con bola para explicar a ciencia cierta qué lugar es al que han llegado.
Con los Daleks pisándoles los talones, los viajeros se toman su tiempo para explorar la mansión, y mientras el Doctor e Ian suben a los pisos superiores, Barbara y Vicki se quedan a mirar la planta baja.
¡BUUU!
¡BUUU!
La chimenea las mira, y las dos mujeres deciden seguir el sonido de una extraña risa en un baúl, al que miran curiosas para encontrarlo vacío, hasta que un esqueleto que les cae del techo les saca un alarido. Para Ian y el Doctor la cosa no mejora tanto, ya que entre sonidos de relámpagos y murciélagos que revolotean aquí y allá, presencian fantasmas logrados con efectos especiales de la época y llegan a un laboratorio, donde el Monstruo de Frankenstein, que es bien educado, se para de la camilla y los recibe.
Y ahí es cuando el Doctor e Ian saben que deben volver por algo que se les olvidó en la TARDIS.
Y ahí es cuando el Doctor e Ian saben que deben volver por algo que se les olvidó en la TARDIS.
A Barbara y Vicki les corresponde conocer al Conde Drácula, quien sale de una compuerta en una pared y las saluda con un diálogo monótono en el que concentra el acento en la “U” de su nombre en lugar de en la primera “A”, sonado como “Dracúla”. Barbara repite insistentemente en que él no puede ser para nada real, pero el Conde no parece hacerle caso y se devuelve a la entrada en la pared de la que salió.
Y desde aquí los colmillos del Conde parecen de cartón. Seguro es por falta de calcio en su dieta.
Y desde aquí los colmillos del Conde parecen de cartón. Seguro es por falta de calcio en su dieta.
Mientras Vicki desaparece para mirar otro rincón de la casa, Barbara desaparece en el pasadizo por el que vio irse al Conde al intentar reactivarlo. En los pisos superiores, Ian escucha al Doctor razonar sobre la clase de lugar en el que están, y en lugar de usar la intuición y la observación como método para buscar respuestas, el Doctor simple y llanamente decide que están en una “Tierra de Sueños”, dónde los pensamientos y miedos de la gente se materializan en forma tangible, como si fuera un lugar que existe en la imaginación de las personas. Esto no es tan descabellado como suena, que bien el Doctor llegaría a pisar lugares similares, pero en este caso, Ian permanece escéptico, pues consulta al Doctor acerca de la posibilidad de los Daleks de llegar a aquel lugar si se supone que está afuera del tiempo y el espacio, y éste le responde que en ese caso, están a salvo. Tranquilo por las esperanzas que le da el Doctor, juntos se van a buscar a Barbara y Vicki, pero pecarían de confiados esta vez.
El Doctor no es ni será infalible, pero bien predijo el plot de una historia futura, The Mind Robber/El Ladrón de Mentes, que ocurría en una realidad donde los elementos de fantasía eran reales.
El Doctor no es ni será infalible, pero bien predijo el plot de una historia futura, The Mind Robber/El Ladrón de Mentes, que ocurría en una realidad donde los elementos de fantasía eran reales.
Los Daleks encuentran la ubicación del Doctor, y en sus pantallas psicodélicas ven el lugar para materializarse en él, leyendo en sus instrumentos de navegación que su persecución vuelve a llevarlos a la Tierra, en una época distinta, desmintiendo por completo al Doctor y su creencia de que estaban a salvo allí.
Los Daleks están a punto de protagonizar el enfrentamiento monstruoso más surrealista de la historia.
Los Daleks están a punto de protagonizar el enfrentamiento monstruoso más surrealista de la historia.
El Doctor e Ian no dan con Barbara y Vicki, y desesperados, vuelven al laboratorio de Frankenstein, donde se encuentran con un Dalek, al que logran impedir el paso con una jaula, teniendo el suficiente tiempo para escapar antes que el Monstruo se pare de la camilla y decida encontrarse con el Dalek, que reacciona atacándolo con un rayo, que sorprendentemente parece no afectar a la criatura de Frankenstein ni frenarla, atacando sin piedad a su adversario.
El Monstruo de Frankenstein contra un Dalek. Esto será de época.
El Monstruo de Frankenstein contra un Dalek. Esto será de época.
Logran encontrarse finalmente con Barbara y Vicki, sólo para caer en manos de uno de los Daleks que se quedó vigilando la nave. Sin oportunidad de escapar, de repente Drácula sale saludando desde la compuerta de la pared, y esto les basta a los viajeros que, aprovechando que el Dalek está distraído, corran de vuelta a la TARDIS, dejando atrás a Vicki que decide advertir a Drácula del peligro que corre. Sin embargo esta advertencia está de más porque los rayos letales de los Daleks no parecen hacerle daño.
Mala suerte para el Dalek que no tiene a la mano ni estacas, ni crucifijos ni ajos para mantener a raya a Drácula.
Mala suerte para el Dalek que no tiene a la mano ni estacas, ni crucifijos ni ajos para mantener a raya a Drácula.
Vicki sin duda parece perdida cuando más Daleks reaparecen y la rodean mientras la TARDIS se desmaterializa sin ella, y antes que uno de los alienígenas dé la orden de exterminarla, El Monstruo de Frankenstein reaparece – vestido con chaqueta y pantalón porque sí, que antes solo llevaba vendas en todo el cuerpo y unos zapatos- y se encarga de uno de los Daleks, mientras otro es sorprendido por Drácula, que no para de saludar. Vicki ve esto como una pesadilla de la que quisiera despertar, y los Daleks se encuentran desconcertados al ver que ninguno de los monstruos parece sufrir algún daño por sus rayos. Y mientras uno de los suyos es destrozado de manera salvaje por “Franky”, los demás emprenden la huída y abordan su máquina del tiempo.
Y los Daleks encuentran así a la horma de su zapato.
Y los Daleks encuentran así a la horma de su zapato.
Ya a salvo una vez más de los Daleks, el Doctor e Ian comienzan a discutir acerca del lugar que acabaron de dejar, pues el primero insiste en que tenía razón en que aquel lugar estaba en un área del pensamiento humano, aunque Ian insiste en que el encontrarse a los Daleks desmiente su teoría, algo que el Doctor no quiere ni discutir ni aceptar. Y con Ian pensando en que debe haber una explicación más simple acerca de aquel lugar, volvemos a echar un vistazo a la mansión, donde una tiquetería revela por sus anuncios que en realidad era una atracción llamada la Casa de los Horrores de Frankenstein, organizada por el Festival de Ghana en 1996, y cancelada por Peking –probablemente la capital de China, la conocida en el presente como Beijing-.
Entonces los Daleks no pudieron contra unos robots animatrónicos de la atracción de un parque, y que además los sacaron corriendo. Esto sí que da qué pensar sobre el talento de Terry Nation como guionista.
Entonces los Daleks no pudieron contra unos robots animatrónicos de la atracción de un parque, y que además los sacaron corriendo. Esto sí que da qué pensar sobre el talento de Terry Nation como guionista.
Los diez minutos restantes concluirían con el Doctor y sus amigos percatándose de que Vicki no venía con ellos. Pero la niña afortunadamente se colaría en la nave de los Daleks y conocería de primera mano su plan de crear una réplica robótica del Doctor para confundir a sus asistentes y destruirlos a todos, mientras el Señor del Tiempo y Ian y Barbara planeaban hacerse con la máquina del tiempo de los Daleks para volver por Vicki, ya que la TARDIS no podía volver a la mansión embrujada debido a que le era muy difícil volver a un lugar en el que ya había estado. Y con este objetivo en mente, al final Ian y Barbara se despedirán del Doctor y Vicki, siendo esta su última aparición en la serie.
Y si no habían tenido suficiente con los monstruos robots, aquí va un Doctor Robot con el capítulo del siguiente episodio, que descarta por completo toda discusión entre fans sobre que “El Doctor es Doctor a Secas, no Doctor Who”.
Y si no habían tenido suficiente con los monstruos robots, aquí va un Doctor Robot con el capítulo del siguiente episodio, que descarta por completo toda discusión entre fans sobre que “El Doctor es Doctor a Secas, no Doctor Who”.
Otro tema que quería tocar en Octubre vuelto artículo, y que además es muy curioso, porque casi que parece surgido de una discusión de fans sobre quien ganaría si los monstruos clásicos se enfrentan a los Daleks, o de un enajenado crossover para una película de terror de la Universal estilo Frankenstein contra el Hombre Lobo y similares. Y pueden ver a partir de este blog que la serie clásica está llena de momentos surrealistas y extraños como este, y otros también muy ingeniosos que valen la pena descubrir, ya sea que los haya escrito Terry Nation u otro guionista de turno.
“Ya, ya, ustedes dos compórtense que el Dalek nos está mirando”.
“Ya, ya, ustedes dos compórtense que el Dalek nos está mirando”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s