Oda al Vampirismo Subacuático: Swamp Thing, Aguas Muertas, por Alan Moore, Stan Woch, Steven Bisette y John Totleben (Parte I).

Blog #42 (Y con éste restan 323 blogs para completar el bonito experimento de un blog por día. ¿Sabían que un vampiro no pueden entrar a una casa a menos que sea invitado a a ingreasar a ella?)

La historia es más fea de lo que se ve en la portada.
La historia es más fea de lo que se ve en la portada.

The Saga of the Swamp Thing fue una colección de terror dedicada a un personaje creado en un relato corto por Len Wein y Bernie Wrighston y aparecido en House of Secrets # 92, que contaba la historia de un hombre llamado Alex Olsen, quien a principios del siglo XX quedaba atrapado en la explosión en su laboratorio, y cuyos químicos le ocasionaron un cambio monstruoso en cuanto tocó el pantano que quedaba cerca del lugar, el cual le infundió sus fuerzas, convirtiéndolo en una especie de híbrido de hombre y planta. La historia involucraría a un aparente mejor amigo que lo traicionaría, causando la explosión de ese laboratorio para arrebatarle a la mano de su prometida, y al que Olsen después mataría antes que el traidor ex amigo mate a su gran amor.

La leyenda urbana sobre si la mujer de la imagen está inspirada en la escritora Louise Simonson es bien cierta.
La leyenda urbana sobre si la mujer de la imagen está inspirada en la escritora Louise Simonson es bien cierta.

Esta historia sería adaptada por sus creadores en el presente, con un químico botánico llamado Alec Holland, que sobreviría a la matanza de la que fueron objeto él y su esposa en su laboratorio en el pantano, y mutaría, por los químicos que le salpicarían cuando su laboratorio explotara en un nuevo Swamp Thing. Hasta ése momento, eso era lo que se creía, pero llegó el entonces escritor británico novato –en terreno americano- Alan Moore, y luego de matar a la criatura, revivirla, y alterar su origen, dejando claro que él no era Alec Holland sino un ser vegetal que aparentaba ser humano por el accidente que lo vinculaba con una entidad ultraterrena y elemental llamada The Green –o El Verdor-, la serie pasaría a llamarse únicamente Swamp Thing, y el terror que manejaría sería reinterpretado, y de eso se vería bastante durante la saga American Gothic.

Alan Moore recibiría una serie de tercera categoría, y la convertiría en un éxito de ventas, demostrando que no hay personajes ni series malas, sino malos manejos.
Alan Moore recibiría una serie de tercera categoría, y la convertiría en un éxito de ventas, demostrando que no hay personajes ni series malas, sino malos manejos.

Moore se alejaría de los convencionalismos a la hora de contar una historia de terror dentro de los cómics, dejando de lado el típico relato del hombre lobo o del muerto viviente para experimentar y dar motivaciones y dimensión a estas historias, incluso mezclándolas con psicología y problemática social, haciéndolas tan palpables como la vida misma, incluso dándole un giro grotesco a las historias al reinterpretarlas. Y eso mismo fue lo que pasó con una de las primeras historias del arco argumental American Gothic, una historia sobre vampiros que Alan Moore desarrollaría en Swamp Thing #38 y #39.

 Y veremos en la historia a John Constansting… digo, Constantine.
Y veremos en la historia a John Constansting… digo, Constantine.

Luego de morir a manos del monstruoso Cara Nuclear, un hombre que había desarrollado una tolerancia sobrehumana a los residuos tóxicos en una historia que aterraba por el duro mensaje sobre el desastre ecológico causado por las plantas nucleares, en la edición 37, Swamp Thing regresaba como un retoño de planta al que le tomó más de una semana regenerarse. Posterior a esto, John Constantine, un inglés detective de lo sobrenatural investigaba un caso relacionado con la premonición de su equipo de investigadores sobre un mal terrible que vendría al mundo, relacionado con un culto siniestro que comenzaba a hacer realidad las historias de monstruos para crear el ambiente propicio para que el mal surgiera en la hora más oscura del planeta. Como solía suceder en la vida de Swamp Thing, las cosas extrañas van hacia él en su hogar en el pantano de Houma, y la visita de Constantine mientras terminaba de regenerarse le vendría como un balde de agua fría, ya que él parecía conocerlo mejor que nadie, y sabía de antemano lo que era y las habilidades que sería capaz de desplegar con el tiempo, y de las que le ayudaría a saber más si le ayudaba con los casos de monstruos y fantasmas que vendrían para enrarecer el ambiente, previo a la llegada del gran mal que estaba por venir.

Para la película sólo tenían que adaptarlo así, tal cual, ¡Pero nooo! le pidieron a Keanu Reeves interpretarlo, y lo hicieron un exorcista cabreado que buscaba la redención.
Para la película sólo tenían que adaptarlo así, tal cual, ¡Pero nooo! le pidieron a Keanu Reeves interpretarlo, y lo hicieron un exorcista cabreado que buscaba la redención.

Como Swamp Thing quería saber más de él mismo, decide aceptar la invitación de Constantine de verse con él en Rosewood, cerca a Chicago, siguiendo su consejo de dejar morir su cuerpo para manifestarse en el lugar citado, y así descubrir más de sus habilidades. Con esta pizca de información, luego que su cuerpo termina de formarse, deja a Abigail Cable, su interés romántico, y deja morir su cuerpo para asistir a la cita con Constantine.

Si les parece raro que una mujer humana salga con un hombre planta, hay que ver como cierta reportera del Daily Planet se relaciona con aquel visitante de krypton.
Si les parece raro que una mujer humana salga con un hombre planta, hay que ver como cierta reportera del Daily Planet se relaciona con aquel visitante de krypton.

Durante la despedida, Moore nos narra cómo unos niños juegan y nadan en una laguna, y que luego de salir espantados del agua por las sanguijuelas que se les pegan a la piel, ven cómo uno de ellos se queda, y se pone pálido como un papel, sin saber que bajo el agua el chico sirve de alimento a los vampiros.

Y son vampiros de cuidado, que hasta son punks.
Y son vampiros de cuidado, que hasta son punks.

Luego de dejarlo “más seco que estopa”, los vampiros se sumergen a la sumergida ciudad de Rosewood, dónde uno de ellos narra que aquel ciudad hundida es su hogar, dónde viven y prosperan como raza. A su vez, y en una serie de viñetas que favorecen la narración de los vampiros y los monólogos de Swamp Thing, el dios de la vegetación comienza a recordar su historia con Rosewood, una ciudad que sufrió una plaga vampíria hace dos años –en la colección original- , y que la inundación provocada por la ruptura de una presa purgó matando a todos los vampiros, o eso creía él.

Lástima la Fórmula Montesi es exclusiva del universo Marvel.
Lástima la Fórmula Montesi es exclusiva del universo Marvel.

Mientras Constantine habla a uno de sus asociados en Chicago acerca de la misteriosa muerte de una novia suya, los chicos comienzan a pelearse entre ellos por haber dejado a Nicky, el gordo del grupo, en el agua. Uno de los chicos asegura haber visto sombras de apariencia humana rondándolo y causándole la coloración pálida que probablemente lo llevó a la muerte, y lo poco que piensan hacer al respecto, temiendo que sus padres los castiguen por haber ido a la laguna. Pero sólo uno de los chicos, Howard, decidiría ir a buscar a Nicky, asqueado ante la cobardía de sus amigos.

Sí Howard, a veces la gente da mucho asco.
Sí Howard, a veces la gente da mucho asco.

Mientras transcurre esta escena, en la ciudad sumergida de Rosewood, los vampiros llevan un velo a una vampira obesa que vive en un cine. Su nombre original era Charlene, y está predestinada a aportar el siguiente escalón evolutivo de los vampiros subacuáticos, eso, mientras Swamp Thing termina de rematerializarse cerca de allí.

Una colonia de vampiros adaptados a la vida marina con su propia reina. Y se va a poner más raro.
Una colonia de vampiros adaptados a la vida marina con su propia reina. Y se va a poner más raro.

Cuando ST se quita el exceso de vegetación y raíces de su nuevo cuerpo, Constantine va a su encuentro y lo pone al día sobre lo ocurrido en Rosewood hace dos años, y de cómo la inundación de la presa mató a todos los vampiros, excepto a los que se escondían en los congeladores de un supermercado durante el día, y que sólo esperaron a que el agua dejara de fluir para volver a salir, y prosperar como una raza de vampiros subacuáticos, que como tales, no necesitaban aire para vivir bajo el agua, y desde ahí abajo y sin las limitaciones que les supone el ser vulnerables a la luz del día, o de llamar demasiado la atención de los cazavampiros, prosperarían como comunidad luego de comenzar de nuevo para engendrar una nueva especie, y que Constantine, como autroproclamado manager de Swamp Thing, lo trajo de vuelta a Rosewood para acabar definitivamente con los vampiros.

Y al leer el “reproducirse” enseguida da mala espina sobre lo que vendrá.
Y al leer el “reproducirse” enseguida da mala espina sobre lo que vendrá.

Volviendo a Howard, el chico vuelve a ver a Nicky, y el primero, al ver sano y salvo al segundo, obvia el detalle de que Nicky ya no pertenece al mundo de los vivos, y es capturado por un grupo de vampiros subacuáticos, al tiempo que transcurre la ceremonia de reproducción entre Charlene, y un vampiro semental, que espera a que “La Madre” ponga sus huevos, para fertilizarlos por vía externa como si fueran ranas, ante la mirada de los demás vampiros subacuáticos punks – que podrían dar una idea para una película al Sci Fi Channel con semejante combinación de palabras-.

Desesperación, horror y asco en una sola secuencia.
Desesperación, horror y asco en una sola secuencia.

Luego de la ceremonia donde “Madre” pone sus huevos – por alguna razón estos vampiros podían hacerlo, porque sí-, y “Vampiro Punk Anónimo” los insemina, ambos se desintegran una vez cumplida su función reproductora, ante la vista de los miembros de la colonia, que se toman las manos, mientras los embriones en el interior de los huevos se desarrollan con gran rapidez y comienzan a eclosionar. Mientras, en la superficie, Swamp Thing comienza a interrogar a Constantine acerca de la razón por la que lo de Rosewood ocurría justo ahora, y el investigador le deja claro que algo en el aire le dice a las criaturas monstruosas el evento macabro que está por ocurrir. Y luego de convencer a ST que le ayude a cambio de más información sobre su naturaleza, Constantine lo pone de su parte para enfrentar la primera de muchas amenazas paranormales que surgirán aquí y allá.

Luego de una zarandeada, los dos ya son “socios”.
Luego de una zarandeada, los dos ya son “socios”.

¿Qué pasará con el acomedido Howard luego que los vampiros lo atraparan? ¿Qué monstruosidad anfibia podría salir de los huevos de vampiro? ¿Constantine cumplirá su palabra, o solo dejará a Swamp Thing cuando éste no le resulte útil? Estas respuestas y más, mañana, con la conclusión de esta historia que promete dar asco y horror por partes iguales a los lectores en este giro de tuerca original a la maldición de los vampiros.

Lo que viene promete horror, fascinación y repudio, ante la visión de los espantosos “nuevos vampiros”.
Lo que viene promete horror, fascinación y repudio, ante la visión de los espantosos “nuevos vampiros”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s